Educación

Formación dual, oportunidad para mejorar la empleabilidad

0
business-coworking-desk-7093.jpg

La Universidad Interamericana para el Desarrollo encontró en la formación dual una buena fórmula para mejorar la empleabilidad de sus egresados; 8 de cada 10 alumnos que estudian bajo este esquema consiguen un empleo.

Por

La Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID) comenzó a aplicar desde el 2008 en México el modelo alemán de formación dual. La institución encontró en este esquema de estudios una buena fórmula para incrementar la empleabilidad de sus egresados. 

El Modelo Mexicano de Formación Dual se implementó por primera vez en el ciclo escolar 2013-2014 en 11 estados del país, únicamente para bachillerato técnico. Sin embargo, la UNID lo usa en nivel licenciatura para que los estudiantes tengan una experiencia temprana en el mundo laboral. 

“Con este modelo se disminuye la brecha entre las competencias que buscan las empresas en el talento y las que desarrollan las universidades”, explica Caroline Mendoza, directora de Vinculación Institucional Académica de la UNID. 

En la UNID han egresado 600 estudiantes bajo este modelo educativo y otros 1.200 cursan uno de los cuatro programas académicos con este esquema. La empleabilidad de los estudiantes duales es de 80%. 

“Estamos totalmente convencidos que este modelo ayuda al alumno a desarrollar habilidades como trabajar en equipo, resolver problemas y relacionarse con otros compañeros de trabajo”, dice Mendoza. 

Con base en la experiencia de la UNID, las empresas buscan cada vez más en los candidatos habilidades blandas como liderazgo o el dominio de un segundo idioma.

A diferencia de los programas de estudio presenciales, la formación dual requiere de un mayor esfuerzo y compromiso de los estudiantes porque el tiempo que pasan en la empresa es mayor al que destinan los alumnos duales de bachillerato técnico, apunta la directora de Vinculación Institucional Académica de la UNID.

Los retos del programa 

La universidad enfrentó dos retos en la implementación del modelo dual. El primero fue la rigidez de los programas educativos, pues de los diez cuatrimestres que dura una licenciatura o ingeniería, seis se estudian en una empresa. El segundo, convencer a las empresas para involucrarse en la formación de los estudiantes. 

Galletas Dondé es una de las 312 empresas con las que la UNID tiene convenio. La organización tiene cuatro años participando en el modelo dual, en los que ha recibido a siete estudiantes, tres de ellos hoy son empleados de la compañía. 

“Nuestra responsabilidad es formar a los jóvenes y acompañarlos en su desarrollo. Las nuevas ideas que traen los estudiantes nos ayudan a hacer cosas diferentes. Es un excelente modelo porque los jóvenes tienen una doble formación, una teórica y otra práctica “, comenta Luis Felipe Zaldívar, gerente de Capital Humano de Galletas Dondé. 

Perfil totalmente versátil

El modelo dual se puede adaptar a cualquier programa de estudio, enfatiza Caroline Mendoza, pero su aplicación requiere, en primera instancia, que las licenciaturas e ingenierías respondan a las necesidades laborales de la localidad.  

“Parte de la formación es que los jóvenes sepan cómo comportarse en una empresa y las responsabilidades que implica un trabajo, como tener un jefe y dar resultados. En Dondé les damos un trato como un empleado más de la compañía y se les contrata desde el primer día”, comenta Zaldívar. 

Las estadías en las empresas también tienen como objetivo que los estudiantes se involucren en proyectos que generen valor para las compañías. Mendoza asegura que en ese punto hay una gran diferencia con las prácticas profesionales y el servicio social. 

El gerente de Capital Humano de Galletas Dondé considera que este modelo es una oportunidad para tener un semillero de talento, pues al terminar sus estudios el joven ya conoce la operación de las empresas. 

Por otra parte, Mendoza afirma que en la medida que más empresas apuesten por este modelo de formación se incrementará la empleabilidad en el país.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación