Recursos Humanos

Entre cristales y pisos pegajosos, glosario de género en el trabajo

0
woman-using-silver-laptop-2265488.jpg

Para ascender hay que estar disponible en todo momento y lugar, considera 77% de las compañías y según un estudio de la OIT, eso pone en desventaja a las mujeres.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Piso pegajoso, techo de cristal, brecha salarial. Estas frases son otra manera de decir: las mujeres en México dedican cinco veces más tiempo que los hombres a las tareas del hogar y, por eso, menos de la mitad puede tener un empleo; sólo una de cada 10 será jefa y quien lo logre ganará 34% menos que sus compañeros varones.

Para abreviar toda esa retahíla hay un glosario que lo compendia. “Es necesario entender qué hay detrás de cada término, pues aunque cada vez más hay mujeres en el mercado de trabajo, las condiciones en las que llegan y las que soportan en su vida profesional siguen obstaculizando su pleno desarrollo”, apunta en entrevista Martha Tagle Martínez, diputada federal por Movimiento Ciudadano.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a nivel mundial, 50% de las mujeres en edad de trabajar forma parte de la población económicamente activa, frente a 75% de los hombres. México está un tanto peor. Aquí, del total de mujeres que podrían acceder a un trabajo, sólo 45% lo tiene o está buscándolo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Al explicar la metodología que utiliza para levantar ese estudio, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que le da “un lugar específico” a la población que no representa competencia laboral. En ese universo están muchas mujeres que se autodescartan porque, al dedicarse al hogar “no han acumulado experiencia laboral”.

Suelo pegajoso

Todo comienza aquí. Esta expresión hace alusión a las dificultades para despegarse “de la base” a ir a buscar trabajo o prepararse para conseguirlo. Uno de esos obstáculos es el tiempo que pasan limpiando, comprando comida, cocinando, lavando o cuidando de alguien más, apunta Martha Tagle.

Según la OIT, las mujeres mexicanas destinan 26 horas a la semana a las tareas anteriormente descritas, mientras que los hombres asignan a éstas apenas dos horas de su tiempo semanal en promedio.

Techo de cristal

En esta fase las mujeres ya han accedido al empleo, algunas quizás ascendieron algunos puestos. Pero llegar a la cúpula de la organización, será casi imposible. En México, sólo una de cada 10 trabajadoras tiene un cargo directivo en las empresas, de acuerdo con LinkedIn. En el gobierno federal, sólo 30% de las direcciones son ocupadas por mujeres, según el portal de datos abiertos.

“Una carrera profesional de alto nivel implica estar disponible en todo momento y lugar”, considera 77% de las compañías, apunta un estudio de la OIT. Si las mujeres siguen asumiendo el trabajo doméstico, están en desventaja, señala la organización internacional.

Paredes de cristal

Una mujer logró soltarse del piso pegajoso, estudió, consiguió empleo y ascendió algunos niveles del escalafón, pero en funciones de apoyo administrativo, como recursos humanos, finanzas y administración.

“En dichos cargos, la mujer tiene un poder de decisión limitado y escaso margen para realizar aportaciones estratégicas, y, por lo tanto, escasas posibilidades de ascender en la empresa”, detalla la OIT.

En cambio, los hombres se desempeñan más en las áreas de investigación y desarrollo, pérdidas y ganancias, y operaciones. Estos departamentos, “por lo general, conducen a cargos más altos”, agrega el organismo.

Fuga de mujeres

Imaginemos que la trabajadora superó todos los obstáculos anteriores y ya tiene una dirección a su cargo. Al entrar a las reuniones del consejo de administración estará rodeada de hombres y, quizá, de alguna mujer.

El porcentaje de mujeres tiende a reducirse a medida que se asciende en el escalafón directivo. Y cuando las mujeres no están suficientemente representadas, “carecen de la influencia necesaria para alterar la cultura del lugar de trabajo, y el círculo vicioso del predominio masculino se perpetúa”, de acuerdo con la OIT.

Brecha salarial

En México, en promedio, las mujeres ganan 34% menos que los hombres por hacer el mismo trabajo, de acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). En algunas actividades, como la conducción de maquinaria móvil, a ellas les pagan hasta 40% menos que a sus compañeros, aunque desempeñen las mismas funciones.

Según los resultados de la ENOE, 15% de los hombres y 26% de las mujeres en México gana un salario mínimo al día. En cambio, hay más varones que perciben hasta cinco salarios mínimos: 3.8% de ellos, frente a 2.3% de ellas.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación