Comercio

Empresarios latinoamericanos miran hacia Europa para consolidar sus estrategias de internacionalización

0
americalatina_educacion_1.jpg

Jaime Gilinski, propietario del Gilinski Group: “Resulta imprescindible contar con equipos de trabajo que se integren de manera eficaz”.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Las multilatinas, que iniciaron su internacionalización en el continente americano, pusieron en el punto de mira a Europa para consolidar sus procesos de expansión. España, en concreto, ejerce un especial atractivo sobre los inversores, y son muchos los talentos latinoamericanos que ocupan posiciones relevantes en empresas de este país. Todo esto en la XXV Asamblea Plenaria CEAL, que se está celebrando en Madrid, dos mesas de debate analizaron sta cuestión.

En la primera, que fue presentada por Moisés Naín, economista, escritor e investigador principal del think tank Carnegie Endowment, trató de responder a la pregunta de por qué éste es un momento idóneo para reforzar las sinergias empresariales en el espacio iberoamericano.

El propietario de Gilinski Group, Jaime Gilinski, ilustró su respuesta a través de su experiencia con el Banco Sabadell. “Hace cinco años, surgió la oportunidad de diversificar una parte importante de nuestro patrimonio debido a la oportunidad de crecimiento que nos ofrecía España”, explicó. “Las políticas emprendidas por el Gobierno ante una situación económica compleja nos dieron seguridad, y confiábamos en la recuperación”, agregó. No obstante, insistió en la necesidad de que este tipo de operaciones se lleven a cabo con base en una estrategia sólida y a largo plazo.

Del mismo modo, destacó la calidad del talento español. “Es imprescindible contar con equipos de trabajo capaces de integrarse de manera eficaz. Es necesario conocer primero a las personas y, después, construir la empresa”, matizó.

Por su parte, el fundador y presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet, subrayó el incentivo que los bancos españoles ejercieron en su proceso de internacionalización. “Son entidades que lograron competir en nuestros países de origen y ser reconocidas globalmente. Fueron nuestro referente en la entrada en España”. Sin embargo, llamó a la cautela al referirse a la complejidad y madurez de este mercado, algo que exige realizar inversiones racionales y técnicamente precisas. “La paciencia y la vocación a largo plazo deben guiar el proceso. Así, siempre surgirán nuevas oportunidades”, indicó.

En este mesa también intervino el presidente del Grupo Herradura Occidente, Roberto Alcántara, quien dijo que tras la internacionalización está el constante esfuerzo que los empresarios realizan por innovar y mantener sus niveles de competitividad. “La búsqueda de nuevos modelos de negocio inspiró nuestra apertura hacia Europa”, opinó.

En concreto, la amenaza que las líneas áreas de bajo coste supusieron para el transporte de pasajeros por vía terrestre, actividad inicial del grupo, les llevó a diversificar el negocio y fijarse en el transporte aéreo y ferroviario. El salto a España llegó algo más tarde, al buscar contenido de entretenimiento para los usuarios de sus servicios. En este sentido, insistió en la necesidad de crear sinergias sólidas: “Con la suma del esfuerzo de muchos podemos alcanzar grandes metas. Solos somos débiles, por lo que el crecimiento empresarial debe apoyarse en la integración y el fortalecimiento del equipo”, concluyó.

La segunda mesa de debate, que se centró en el papel de España como plataforma para la internacionalización, fue introducida por el presidente del Real Instituto Elcano, Emilio Lamo de Espinosa. El presidente del Grupo P.I. MABEL, Gilberto Marín, que reafirmó la posición estratégica de España como puente hacia mercados tanto europeos como del norte de África. “Su proactividad hacia políticas de comercio internacionales ha favorecido el proceso”, indicó. Del mismo modo, destacó las oportunidades que las pymes españolas pueden encontrar en el mercado latino.

Para Carlos Añaños, consejero de AJE, la constancia y el trabajo son elementos imprescindibles para todo proyecto empresarial, más aún cuando se emprende un proceso de expansión. Del mismo modo, la cultura es un elemento clave y, a su parecer, España es un enclave estratégico al compartir una estructura de valores. “Las empresas latinoamericanas no nos sentimos foráneas aquí”, afimó. Y es que el país ofrece numerosas ventajas para la inversión extranjera. Algunas de ellas han sido desveladas por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, que también participó en esta mesa de debate de la XXV Asamblea Plenaria CEAL.

García Legaz destacó el hecho de que, al formar parte de la Unión Europea y la Eurozona, España da acceso al mercado más grande del mundo en volumen, por delante de Estados Unidos y China. Del mismo modo, se trata de un país con una gran capacidad de apertura económica y estableció acuerdos de libre comercio con gran parte de continente americano. La protección a las inversiones, que cuenta con el garante de organismos arbitrales internacionales, y las últimas reformas laborales y fiscales son otros aspectos que favorecen la inversión latinoamericana. 

“España tiene siempre abierta la puerta a Latinoamérica. Contamos con una economía profundamente abierta y nos sentimos muy cómodos con la inversión extranjera”, dijo. “Hemos comprendido que el éxito económico del siglo XXI pasa por convertir a nuestras empresas en compañías globales”, finalizó.

En profundidad

Únase a la conversación