Liderazgo

Empoderador y empático, así será el liderazgo post COVID-19

0
christina-wocintechchat-com-b6dfpnha81w-unsplash.jpg

En la nueva normalidad, el líder ya no está enfocado solo en el mando, deberá ejercer un liderazgo empoderante de su gestión y empoderador de su equipo.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

El liderazgo ha evolucionado en los últimos años, pasó de ser el jefe que mandaba y debían acatarse sus órdenes sin importar más, a un líder más cercano con su equipo, que inspira y motiva a crecer y desarrollar otro tipo de habilidad, pero ahora con la pandemia del coronavirus, está sufriendo otra evolución, a uno todavía más humano, empático y empoderador de los colaboradores.

Renata Maldonado, directora de Recursos Humanos de Natura, explicó que esta crisis permite desaprender y a aprender nuevas habilidades y conceptos, sobre todo a nivel de líder, quien ha entendido que hay actitudes que debe cambiar.

“El líder entendió que debía soltar y confiar, que las cosas que se van presentando, las ajusta en el camino porque estás en una situación muy atípica”, explicó.

En la nueva normalidad, el líder ya no está enfocado solo en el mando, deberá ejercer un liderazgo empoderante de su gestión y empoderador de su equipo, dando plena confianza para que las personas se sientan respaldadas, valoradas y que ofrezcan mejores resultados.

En este sentido, Miguel Lozano, director general adjunto de Recursos Humanos de Scotiabank, destacó que es vital desarrollar la confianza en los colaboradores, sin estar detrás todo el tiempo. Cuando esto se hace, los empleados viven con mayor estrés y ansiedad, lo que repercute en su desempeño y productividad. Ahora es el momento de mejorarlo.

“Como líder, no puedes estar pensando si está trabajando, viendo la tele, está en short o le pides corbata, es impensable. Hay que dar confianza para desempeñsrse adecuadamente y entegar el trabajo. El problema es que no se confía”.

Visitantes de hogares

Desde el inicio de la pandemia, las empresas han sido visitantes de los hogares de los colaboradores. Se conocían a las personas en el empleo y se sabían cosas de su vida, pero ahora, la interacción ha llegado a la familia, su entorno y problemas cotidianos. Sin embargo, esto causa estrés y ansiedad en los colaboradores.

Dana Victores, gerente sénior de talento y desarrollo en Nestlé, resaltó que para esto, la empatía debe ser mayor, al igual que el respeto, porque son ahora los líderes y la organización que entran en la vida personal de los empleados.

“No pasa nada, no todo debe ser perfecto, hay que entender que el ambiente es distinto. A los colaboradores les dijimos, ‘tranquilos, yo soy quien está siendo invitado a tu casa, con tu familia y ese es tu espacio, de donde colaboramos pero eso no debe hacerte sentir más estresado’”, dijo.

De igual manera, se debe entender que habrá problemas, por ejemplo, en la conectividad, las redes de comunicación, la luz, entre otros. Todo es comprensible y no debe juzgarse por ello. La perfección no debe ser prioridad, hay que bajar el nivel sin descuidar los objetivos.

“La empatía se volvió un factor mucho más importante, se creó mayor conexión emocional con los colaboradores. Tienes que redescubrir y desarrollar más la escucha”, señaló Renata Maldonado.

Añadió que esto también significa ser consciente de que el estar en casa no significa excederse o que el trabajo se vuelva tóxico. En esto, recursos humanos tiene el rol de que la organización mantenga un buen ambiente a la distancia y se tengan reglas de oro de convivencia para cuidar del bienestar del colaborador.

La flexibilidad para adaptarse a las condiciones de las personas, al igual que dar la libertad a la gente de decir qué horarios pueden trabajar mejor, es vital para las nuevas formas de trabajo.

Cuidar la salud

Otra de las misiones de los líderes ahora es asegurarse del bienestar físico y emocional de sus colaboradores al igual que de las familias.

“Bienestar es productividad. Si garantizo que estés bien en tu ambiente, entonces darás la productividad necesaria para alcanzar los objetivos”, enfatizó Victores.

Daniel Ellenberf, director senior región pacífico P&G, indicó que se requiere un entrenamiento en salud mental para saber identificar crisis en los colaboradores y así, referirlos con especialistas o programas de atención especializada.

“Se trata de entender qué pasa en la casa de cada uno para hacer la actividad más efectiva, de que se sientan cómodos diciendo la verdad, sin decir mentiras”.

Mauricio Ariza, gerente diversidad e inclusión para Latam norte EY, indicó que otras medidas que los líderes deberían implementar son acciones contra la violencia intrafamiliar, que se ha incrementado durante el confinamiento. También, hay que evaluar cómo el encierro ha afectado a cada persona.

En profundidad

Únase a la conversación