Educación

El problema de la deserción online y sus principales causas

0
pexels-photo-52608.jpeg

¿Qué factores deben analizarse respecto a la deserción en las salas virtuales? A continuación, algunas recomendaciones en voz de expertos.

Por

Actualmente, las instituciones educativas han identificado la educación a distancia como un producto con una gran demanda y fácil de comercializar, pero existe un gran problema, la deserción del alumno.

Según los expertos de e-konocimiento, para evitar la deserción en la modalidad de estudios a distancia, es necesario analizar tres factores básicos: tomar en consideración las necesidades del cliente, definir el perfil adecuado del estudiante e identificar el nicho de mercado o grupo en particular al cual se dirigirá el producto.

La deserción estudiantil en los programas a distancia es el área que mayor atención ha recibido, esto con el propósito de identificar la problemática del abandono por parte de los estudiantes a distancia. Existen investigaciones que explican el fenómeno de la deserción desde tres enfoques básicos: el primero relacionado con las características demográficas de los alumnos en términos de la edad, género, número de hijos, educación previa, condición laboral y carga académica.

El segundo enfoque consiste en revisar los cursos e identificar cuáles de sus características están asociadas a tasas altas o bajas de deserción ya que los estudios han encontrado que los cursos con altas tasas de deserción han estado asociadas a la falta de sesiones presenciales, tener menos créditos, no hacer cambios metodológicos los últimos años, insuficientes libros de texto, material deficiente, falta de tutorías, y a los escasos recursos de apoyo audivisual.

El tercer y último enfoque está orientado por factores con variables sicológicas internas y por variables ambientales externas.

Factores de deserción

Un estudio desarrollado por la Universidad de Chile en 2008, y una investigación desarrollada por Un Techo para Chile, entre múltiples factores que influyen en la deserción de los estudiantes de educación superior, distinguen:

  • Quienes terminaron la enseñanza media con mejores notas tienen menores probabilidades de desertar 
  • Mujeres tienen menos probabilidades de desertar que los hombres 
  • Solteros tienen menos probabilidades de desertar que los Casados 
  • Beneficios de becas y créditos reducen las probabilidades de deserción 
  • A mayor ingreso en el hogar menor probabilidad de desertar 
  • Situación Económica 
  • Rendimiento Académico 
  • Falta de claridad vocacional 
  • Apoyo académico virtual o mentoring a lo largo del curso.

Cómo solucionarlo

Según estudios un buen mentor puede ayudar en un 50% a bajar la deserción, si cumple con los siguientes atributos. 

Habilidades comunicativas: El mentor no solo debe saber comunicarle al aprendiz un conjunto de contenidos, conceptos, procedimientos, etc. del oficio, sino que también debe saber escuchar al mentoreado y entender qué necesita aprender, qué quiere, cómo aprende mejor. En definitiva, debe ser un buen comunicador y un buen escuchador. 

Disponibilidad y flexibilidad: Para estar con el mentoreado y poder intervenir en su camino de aprendizaje en momentos oportunos. No obstante, el grado de disponibilidad y flexibilidad debe ser acordado entre ambos. 

Inteligencia emocional: El mentor debe tener amplias cualidades emocionales. Entre otras, la habilidad de ser empático, saber escuchar las emociones de su mentoreado, gobernar su propia emocionalidad, inspirar confianza, disponer de recursos de motivación o contagiar emociones positivas. 

Prestigio en la comunidad: Implica que el mentor es una persona reconocida dentro de la comunidad a la que el aprendiz quiere pertenecer o, cuando menos, es alguien a quien el mentoreado admira. Su prestigio puede venirle de su reconocimiento institucional, su trayectoria, su habilidad, su carisma, fama o excepcionalidad. 

Implicación personal: Requiere la apertura del mentor para crear un vínculo personal con su mentoreado, el compromiso para desarrollar en el tiempo acordado la relación entre ambos, involucrarse, dedicar tiempo al proceso de mentoring, poner atención en la relación, y compartir experiencias y conocimiento, entre otros aspectos. 

Competencia práctica: Exige pericia, ejercicio continuo, dominio de la técnica, de los saberes procedimentales, de la ejecución operativa de las habilidades, el know how de un oficio. 

El éxito de la educación online, donde la flexibilidad es una característica primordial, requiere de profesores apasionados de la función de menitoreo que guiarán a los estudiantes, lo que hará realidad una formación universitaria más personalizada, y hará que la vocación docente sea aún más trascendente. 

Algunas acciones recomendadas para docentes son las siguientes: 

  • Recibir la mentoría de parte de un colega más experimentado, formarse como experto en mentoria, cultivar la empatía, horizontalizar la relación con el alumno, y escriban sobre los casos de éxito en los que van participando como mentores.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación