Gestión de Carrera

COVID-19: jóvenes sin estudios se quedarán sin empleo

0
foto3.jpg

Fundación Forge estima que las mujeres y los jóvenes sin estudios superiores serían los más afectados.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

La pandemia del Coronavirus pone en peligro la salud de la humanidad, pero también impactará fuertemente en una economía mundial ya debilitada. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estima que se puede producir una contracción del PBI regional del 1,8%, y un aumento de la tasa de desempleo de hasta un 10%.

“Solo el mes pasado la mitad de la capacidad productiva del país se ha paralizado. Además, según Ipsos el 25% de peruanos ha perdido su trabajo. Esto afecta particularmente a las personas con trabajos temporales e informales, generalmente ocupados por jóvenes, que afrontarán niveles aún más elevados de informalidad, desempleo y subempleo. También a las mujeres que son quienes ocupan principalmente el sector servicios además de estar en primera línea de esta pandemia, como cuidadora y enfermeras. Es particularmente preocupante la población migrante no acompañada. En todo este contexto estamos manteniendo el optimismo, vamos a salir adelante”, señala María José Gómez, directora de la Fundación Forge.

El número de pobres en la región pasaría de los 185 millones actuales a unos 220 millones, es decir, el 30% de la población. Crecería de 67,4 millones a 90 millones el número de personas en pobreza extrema. Las personas no vinculadas laboralmente están desde hace días sin generar ingresos, muchas de estas familias en Perú viven con lo obtenido diariamente. Entonces, ¿qué pasará con los y las jóvenes que están en las puertas del mercado laboral? ¿cuántas personas entre 18 y 24 años que recién se habían iniciado, perderán su trabajo durante esta crisis?

Según las Encuestas de Empresas del Banco Mundial, el 36% de las compañías en América Latina y el Caribe afirmaban que les resulta difícil encontrar personas con las calificaciones adecuadas (comparado con el 21% en el mundo y un 15% en los países de OCDE). Esta brecha se amplía en entornos socioeconómicos desfavorables: mientras el 50% de los jóvenes de clase alta utiliza tecnología casi todo el tiempo en su trabajo, sólo el 10% la utiliza en los sectores bajos.

“Esta crisis la enfrentamos en conjunto. Existen organización sin fines de lucro como nosotros, que apostamos por capacitar a jóvenes e insertarlos en empleos formales, hacemos un llamado a las empresas para que dentro de sus posibilidades puedan brindarnos su apoyo para seguir capacitando jóvenes de bajos recursos económicos”, indica Gómez.

Forge Perú implementan cada año nuestro programa presencial formación y trabajo, actualmente y debido a las indicaciones del Gobierno el programa se mantiene por vía virtual. Más de 2.000 jóvenes que estaban cursando el programa continúan estudiando a través de la virtualización de contenidos.

Un mercado laboral cada vez más competitivo se verá seriamente impactado por la crisis. La desocupación de disparará y las personas más pobres tendrán cada vez más dificultades para encontrar un trabajo y sostenerlo. Es esa misma población joven la que se queda sin escuelas, con poco acceso a internet y sin opciones para formarse.

En profundidad

Únase a la conversación