Liderazgo

Consejos para ser un líder resiliente ante el reto COVID-19

0
kait-loggins-291456.jpg

Mantener el equilibrio bajo presión es una de las habilidades más importantes que los líderes de todos los niveles deben dominar.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

La ong Center for Creative Leadership, dedicada a fortalecer el liderazgo alrededor del mundo, comparte sus lecciones de resiliencia en tiempos de crisis; a raíz del brote mundial de coronavirus (COVID-19), que nos recuerda que el cambio está en curso, los planes se desmoronan y no siempre se cumplen las expectativas.

Las personas que no pueden manejar un ritmo rápido o incertidumbre son menos propensas a sentirse motivadas en el trabajo y más propensas a sentirse abrumadas. Las exigencias de la vida como hijos pareja y adultos mayores de nuestra familia extraen energía y difícilmente se puede separar de los retos profesionales.

Mantener el equilibrio bajo presión es una de las habilidades más importantes que los líderes de todos los niveles deben dominar. Enfocarse exclusivamente en cómo enfrentas el reto, es lo que se espera de un líder resiliente.

Todos podemos beneficiarnos de ser más resistentes, lo que nos hace más capaces de enfrentar la crisis, recuperarnos y adaptarnos.

En CCL, promueven estas tres prácticas para desarrollar una resiliencia a prueba de cualquier reto:

  1. Gestión personal de la energía. Gestiona tu propia resistencia. "Entrega el 100%", da lo mejor de ti y renuncia al apego al resultado, mientras entregues tu mejor versión en cada reto habrás hecho lo correcto. Quédate en el presente y evita especulaciones
  2. Modifica tu perspectiva. Cuestiona tu punto de vista sobre cómo piensas ante la adversidad. Analiza tus creencias acerca de la situación y elige tu mejor reacción. Fortalece la compasión por ti mismo y por los demás.
  3. Sentido de propósito. Desarrolla un "por qué personal" que le dé sentido a tu vida. Esto te ayuda a enfrentar mejor los desafíos. Es recomendable buscar alternativas para lograr que la crisis y la adversidad conecten con tu propósito de vida esencial.

Otro punto crucial para salir fortalecido de un reto como el que enfrentamos el mundo entero en estos momentos es cuidarte mejor. Nuestra capacidad para hacer frente al estrés, la enfermedad y el cambio mejora cuando cuidamos mejor de nosotros mismos.

Estas son algunas ideas que compartimos con nuestros participantes a los seminarios de liderazgo para ayudarles a desarrollar su resiliencia:

  • Duerme lo suficiente. Idealmente 8 horas de sueño cada noche. De preferencia con un horario de sueño regular, incluso los fines de semana. Desconecta y estaciona esos dispositivos lejos de la cama. Crea un ambiente relajante oscuro, fresco y tranquilo.
  • Prioriza el ejercicio. Durante la jornada laboral, levántate y muévete cada 90 a 120 minutos. Sugiere una reunión caminando o de pie. Sube escaleras en lugar de tomar el ascensor, encuentra la forma de insertar en tu rutina al menos 4 sesiones de 40 minutos a la semana de cardio.
  • Practica juegos cerebrales. Aprende cualquier cosa nueva. Resuelve un rompecabezas desafiante. Encuentra distracciones positivas que reten tu intelecto, practica la meditación.
  • Identifica tus emociones. Averigua quién y qué dispara tus reacciones. Aléjate, baja el ritmo, consigue un aliado para ayudarte a prevenirlas y a elegir tu respuesta ideal. Crea un diario de gratitud. Cultiva la solidaridad haciendo algo bueno por otra persona.
  • Mejora las conexiones sociales. Pide consejo a un colega, regala comentarios positivos, comparte algo que hayas aprendido recientemente; asegúrate en cada situación de ser percibido como alguien que aporta y no como alguien que succiona energía.
En profundidad

Únase a la conversación