Recursos Humanos

Congreso mexicano obligará a empresas a contratar 10% de jóvenes

0
adults-brainstorming-business-1595385_3.jpg

El Senado reformará la Ley Federal del Trabajo para que los patrones estén obligados a garantizar que una décima parte de sus colaboradores tiene entre 18 y 23 años.

Por

Las empresas en México estarán obligadas a tener en su plantilla laboral al menos 10% de jóvenes entre 18 y 23 años de edad.

El Senado de la República prepara una reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) para incluir esta nueva responsabilidad para los patrones. El dictamen ya fue avalado por la unanimidad de los integrantes de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara alta y será presentado ante el pleno para su discusión en los próximos días.

El proyecto impulsado por la bancada de Morena en el Senado modifica el artículo 132 de la LFT para establecer que los patrones “deben darle oportunidad a los jóvenes mayores de 18 años para poder incluirlos en la participación laboral, es decir por cada diez trabajadores debe haber un joven laborando para la empresa, considerando la edad promedio de jóvenes de 18 a 23 años, con la oportunidad de que la empresa pueda capacitarlos para el ejercicio de sus funciones laborales”.

Las únicas empresas que quedarán excluidas de esta obligación son las que tengan menos de 10 trabajadores.

La iniciativa fue impulsada por el senador Jesús Encinas Meneses, quien suplió en el periodo ordinario pasado al senador Alejandro Armenta.

El poblano argumenta que para la cuestión laboral y de ingresos, tener un título universitario en la actualidad no es de gran relevancia, ya que al momento de contratar personal las empresas le dan más importancia a la experiencia laboral que al perfil académico obtenido, lo que le cierra la puerta a los recién egresados.

Trabajan, pero no en lo que estudiaron

De acuerdo con datos del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve), sólo un 30.7% de los jóvenes logra obtener un empleo formal, y de entre dicho grupo, únicamente uno de cada tres se desempeña en actividades vinculadas con sus estudios profesionales.

Información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), refiere el legislador en su proyecto, ponen en evidencia que en el país hay cerca de 885,000 personas con estudios universitarios que no tienen un empleo formal.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que los jóvenes mayores de 22 años tardan aproximadamente un año y medio en encontrar un trabajo formal y, cuando lo logran, su salario puede ser menor al que obtiene un trabajador sin estudios universitarios.

“En promedio 65 de cada 100 egresados, por la desesperación de no poder encontrar un empleo, deciden trabajar en un área diferente a la que estudiaron, se subemplean en trabajos como choferes de transportes públicos, empleados en taquerías, cafeterías, bares o se dedican al comercio ambulante”, expresa el legislador poblano.

Datos del Inegi han puesto sobre la mesa de análisis el complicado panorama laboral de la juventud, entre los jóvenes entre 20 y 24 años la tasa de desocupación es del 6.7%, casi el doble de la que se reporta para la población en general. Lo mismo ocurre con la informalidad, la tasa entre la juventud es de 62%, mientras que la general es cercana a 56 por ciento.

“La realidad en México es muy clara, la tasa de desempleo es más alta para los egresados universitarios que para los jóvenes que cuentan sólo con nivel de bachillerato”, expone el legislador.

Ante este contexto, expone, es necesario garantizar “buenas fuentes de empleo y capacitación” para los jóvenes de entre 18 y 23 años, para que al concluir su preparación profesional tengan la experiencia laboral que demanda la mayoría de las empresas.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación