Gestión de Carrera

Confían en apoyo privado para plataforma de intercambio académico de Latam

0
intercambio_academico.jpg

Para la secretaría general iberoamericana, Rebeca Grynspan, el asunto "se está moviendo" con diferentes instituciones y una fórmula es que las interesadas puedan "colgarse" a esa plataforma.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

La secretaría general iberoamericana, Rebeca Grynspan, expresó hoy su confianza en que la plataforma para el intercambio de profesores y estudiantes latinoamericanos pueda contar con el apoyo de numerosas instituciones, una parte de ellas privadas.

Durante un desayuno informativo organizado por el Club Internacional de Prensa, Grynspan se refirió a ese proyecto, que pretende apostar por la movilidad de estudiantes y docentes, aunque apuntó las diferencias respecto al programa Erasmus, que desde hace más de dos décadas promueve los intercambios entre los países de la Unión Europea.

En primer lugar, los latinoamericanos no tienen un presupuesto comunitario, a la manera de la UE, por lo cual lo que se plantea es una plataforma que fije unos estándares para favorecer el intercambio académico.

El asunto "se está moviendo" con diferentes instituciones y una fórmula es que las interesadas puedan "colgarse" a esa plataforma.

Se trataría de entidades públicas y privadas que podrían desarrollar también otros proyectos, sin exclusividad respecto a la plataforma latinoamericana, que por el momento - a diferencia de los Erasmus - no tiene nombre.

Grynspan hizo hincapié en la importancia de ese proyecto y aportó el dato de que el 70 % de los estudiantes universitarios latinoamericanos son pioneros en eso en sus familias.

A poco más de un mes de la Cumbre Iberoamericana de Veracruz (México), que será los días 8 y 9 de diciembre, Grynspan dijo que espera una "altísima" participación de líderes, aunque no dio cifras ni se extendió en precisiones.

Recordó que será la última cumbre anual (se han celebrado sin interrupción desde 1991) y que la próxima será en 2016, dado que en los 23 años transcurridos la región ha cambiado mucho.

Entonces era el único foro en el que se veían los presidentes latinoamericanos y ahora hay diferentes organismos y asociaciones (Celac, Unasur, Alba, Mercosur), mientras que la OEA, que es anterior, sólo reunía a los cancilleres.

Grynspan, que llegó a la Segib en abril pasado, afirmó que su etapa debe afrontar la renovación, no sólo por lo que respecta a los encuentros bienales, sino en que la comunidad iberoamericana tenga una relación más simétrica, que pasa por reducir las cuotas de España y Portugal respecto a los americanos.

Así, del actual reparto 70-30 en las cuotas se pasará en 2015-2106 al 65-35, siempre con más aportación de los europeos, aunque en dos años se volverá a revisar, de acuerdo a los parámetros de las Naciones Unidas.

Grynspan aseguró que la contribución de las cumbres debe centrarse en avances en materia de conocimiento, los intercambios culturales y la cohesión social y ella, además, quiere promover las políticas de género.

Todo ello sin menoscabo de que se traten temas de carácter más político y diplomático, que se suelen reservar para la reunión privada de los presidentes.

"Hacer todo lo que nos une es muy político. Hemos planteado poner en la agenda lo que nos une y no lo que nos divide y eso favorece la confianza", indicó la secretaria general iberoamericana.

En profundidad

Únase a la conversación