Liderazgo

Cómo los líderes pueden salvar a las empresas del COVID-19

0
paige-cody-ittqjs3upoy-unsplash.jpg

A continuación, las 5 R que se deben realizar para avanzar a la siguiente normalidad.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

La pandemia del Coronavirus Covid-19 cobra cada vez más vidas alrededor del mundo, pero también está matando a empresas por el cierre de operaciones, situación que está obligando a los líderes a transformarse radicalmente, pues el mundo de los negocios no será el mismo.

La nueva era que ya estamos comenzando por el coronavirus, tendrá una reestructuración del orden económico y social. En el futuro cercano, se verá el comienzo de la discusión y el debate sobre lo que podría implicar la próxima normalidad y cómo cambiará lo que antes moldeó nuestras vidas.

Esto obliga a pensar desde ahora, la forma de actuar de los líderes, tanto del sector público como privado, ¿qué deben hacer?, ¿cómo deben cambiar?, ¿qué habilidades deberán desarrollar?

Muchas son las preguntas sobre cómo actuar, pero para ello, Kevin Sneader, gerente global de McKinsey & Company, y Shubham Singhal, socio principal en la oficina de McKinsey en Detroit y líder mundial de la Práctica de Sistemas y Servicios de Salud, enlistan las 5 R que realizar para avanzar a la siguiente normalidad.

1. Resolver

A pesar de las acciones que los países están tomando para combatir al coronavirus, sigue sigue existiendo una combinación tóxica de inacción y parálisis, lo que obstaculiza las elecciones que deben hacerse: bloqueo o no; aislamiento o cuarentena; cierre la fábrica ahora o espere un pedido desde arriba.

Por eso, se debe comenzar con la primera etapa, la necesidad de determinar la escala, el ritmo y la profundidad de acción requeridos a nivel estatal y comercial.

“Como nos dijo un CEO: ‘Sé qué hacer. Solo necesito decidir si aquellos que necesitan actuar comparten mi decisión de hacerlo’”.

2. Resiliencia

Un análisis de McKinsey Global Institute, indica que la conmoción a nuestros medios de vida por el impacto económico de los esfuerzos de supresión de virus podría ser la mayor en casi un siglo. En Europa y Estados Unidos, es probable que esto conduzca a una disminución de la actividad económica en un solo trimestre que puede ser mucho mayor que la pérdida de ingresos experimentada durante la Gran Depresión.

Este y otros desafíos provocados por el virus, requieren del desarrollo de resiliencia. Por ahora, la prioridad es atender los problemas de cortos plazo como la liquidez y solvencia, pero después son necesarios planes de resiliencia que permitan mejorar las estructuras industriales establecidas, restableciendo posiciones competitivas.

“Los líderes de los sectores público, privado y social deberán tomar decisiones difíciles que equilibren la sostenibilidad económica y social, dado que la cohesión social ya está bajo una fuerte presión del populismo y otros desafíos que existían antes del coronavirus”, dicen los especialistas.

3. Regreso

La mayoría de las industrias necesitarán reactivar toda su cadena de suministro, incluso cuando la escala diferencial y el momento del impacto del coronavirus significan que las cadenas de suministro globales enfrentan interrupciones en múltiples geografías.

El punto más débil de la cadena determinará el éxito o no de un retorno a la recontratación, la capacitación y el logro de niveles anteriores de productividad de la fuerza laboral. Por lo tanto, los líderes deben reevaluar todo su sistema de negocios y planificar acciones contingentes para que sus negocios vuelvan a una producción efectiva a ritmo y escala.

Los líderes gubernamentales pueden enfrentar una "elección de Sophie" extremadamente dolorosa: mitigar el riesgo resurgente para la vida versus el riesgo para la salud de la población que podría seguir a otro fuerte retroceso económico.

4. Reimaginación

No hay que olvidar que se producirá un cambio discontinuo en las preferencias y expectativas de los individuos como ciudadanos, empleados y consumidores, o que se presentará en los siguientes meses.

“Las instituciones que se reinventen para aprovechar al máximo una mejor visión y previsión, a medida que evolucionan las preferencias, tendrán un éxito desproporcionado. Claramente, el mundo en línea del comercio sin contacto podría reforzarse de manera que modifique el comportamiento del consumidor para siempre”.

La crisis revelará no solo vulnerabilidades sino también oportunidades para mejorar el desempeño de las empresas. Los líderes deberán reconsiderar qué costos son realmente fijos versus variables, ya que el cierre de grandes franjas de producción arroja luz sobre lo que finalmente se requiere o no es bueno tener.

5. Reforma

Es probable que los gobiernos sientan mayor confianza y cuentes con el apoyo de los ciudadanos para asumir un papel más activo en la configuración de la actividad económica.

Los líderes empresariales deben anticipar cambios respaldados popularmente en las políticas y regulaciones a medida que la sociedad busca evitar, mitigar y prevenir una futura crisis de salud del tipo que estamos experimentando hoy.

De igual manera, los gerentes del sistema financiero y la economía, con las enseñanzas de los fracasos de la última crisis financiera mundial, ahora lidiarán con el fortalecimiento del sistema para resistir los shocks exógenos agudos y globales, como el impacto de esta pandemia. Las instituciones educativas deberán considerar la modernización para integrar el aula y el aprendizaje a distancia.

“Las secuelas de la pandemia también brindarán la oportunidad de aprender de una gran cantidad de innovaciones y experimentos sociales, que van desde trabajar desde casa hasta la vigilancia a gran escala. Con esto se comprenderá qué innovaciones, si se adoptan de forma permanente, podrían proporcionar una mejora sustancial al bienestar económico y social, y que en última instancia inhibirían el mejoramiento más amplio de la sociedad, incluso si son útiles para detener o limitar la propagación del virus”.

Equipo de planificación adelantado

Lo más importante es comenzar a conformar un equipo de planeación adelantado, que ayudará a tomar acciones prontas para la siguiente etapa, tener un pensamiento diferente y diseñar un plan estratégico de crisis-acción para guiar y aclarar la toma de decisiones.

En profundidad

Únase a la conversación