Emprendimiento

Cómo llegar a Silicon Valley sin perderte en el intento

0
accomplishment-ar-augmented-reality-936575.jpg

Joshua Aguilar, emprendedor y autor de El millonario de Silicon Valley, dice, que es posible llegar a la región ubicada en San Francisco, California, sin quedarse pobre o perderse en el intento.

Por

Silicon Valley es el impulso para aquellas startups que quieren crecer de forma acelerada, llegar a nuevas nacionalidades, tener mayor acceso a capital, mentoría y talento humano, pero probar suerte en la capital de la innovación no es sencillo.

Joshua Aguilar, emprendedor y autor de El millonario de Silicon Valley, dice, que es posible llegar a la región ubicada en San Francisco, California, sin quedarse pobre o perderse en el intento.

Para lograrlo, el autor diseñó el “círculo del emprendedor”, una serie de puntos que el empresario requiere seguir. En entrevista a El Economista, Joshua detalla que no hay que renunciar al trabajo, porque cuando se emprende con pocos o sin recursos existe una alta probabilidad de fracaso, y aquí es donde el sueldo de un trabajo fijo funciona como respaldo.

De acuerdo al círculo del emprendedor, lo primero que hay que hacer es encontrar un trabajo donde se puedan aprender cosas que sean útiles para cuando se desee emprender.

“De esta manera, vas adquirir experiencia y te van a pagar por adquirirla, y además no vas a perder dinero, tu estatus social, ni te vas a ver con limitaciones económicas”, dice Joshua.

El segundo punto es ser un emprendedor 100%, es decir, dedicar este porcentaje del tiempo y recursos económicos a trabajar en la idea que tienes. “Si es posible, buscar algo relacionado con Internet, para poder disminuir los costos”.

“Durante todo ese tiempo que estás trabajando vas a tener que correr una milla extra, porque llegarás a casa cansado y encontrarás mucho trabajo, que es tu propia empresa, pero si realmente lo deseas, vas a encontrar las fuerzas y energía para hacerlo”, precisa el emprendedor.

El tercer punto es usar bootstrapping, que significa hacer más con menos, o en otras palabra, usar los recursos de forma inteligente. “Como yo siempre digo, usa tu creatividad y no el dinero. He visto cómo muchos emprendedores cuando empiezan mandan a hacer playeras, gorras, una oficina lujosas, ése es un grave error, siempre hay que poner la creatividad primero”, ello llevará a crear una empresa rentable.

“De la necesidad surge la creatividad”, dice Joshua, quien recuerda que cuando publicó su primer libro, Diario emprendedor, de forma independiente, a los 22 años, no tenía recursos para pagarle a los traductores.

“En ese entonces era un estudiante universitario y lo que hice fue convencer a otros alumnos que estudiaban idiomas para que tradujeran el libro gratis, a cambio, aparecerían en los agradecimientos como traductores oficiales y acumularían experiencia”, relata Joshua.

Así, su libro se tradujo a inglés, francés, catalán e italiano sin necesidad de invertir un solo peso en la traducción y brindándole la oportunidad a otras personas para crecer profesionalmente.

El último paso es ser un emprendedor 100% y a este punto se llega una vez que se ha pasado exitosamente por los anteriores. “Ahora, si me puedo permitir renunciar a mi trabajo y dedicarme exclusivamente a mi emprendimiento”.

Joshua menciona que aunque el círculo del emprendedor podría parecer que es cuestión de sentido común, los emprendedores no siempre suelen aplicarlo y ponen mayor atención en el dinero que en la creatividad, y al final el proyecto termina fracasando.

Afrontar los retos

Actualmente Joshua está al frente de su empresa que fundó hace siete años, Earth Technologies, que diseña artículos tecnológicos, uno de ellos es Pluto Wireless, un cargador inalámbrico que recaudó 3 millones 285.194 pesos en una campaña de Kickstarter, pero dice que crear este producto no fue sencillo.

Hace un año lanzó la primera versión, pero “habíamos llegado tarde al mercado”, era un cargador con cables y al segundo día de lanzar una campaña de 30 días en Kickstarter le robaron la información de la campaña, los cuatro prototipos, el contrato firmado a mano y tarjetas de crédito, pero ello no lo detuvo para seguir adelante y mejorar el artículo.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación