Management
0
austin-distel-675052-unsplash.jpg

Cómo el COVID-19 puede impulsar un futuro más sostenible y resiliente

Las medidas tomadas por diferentes naciones para enfrentar la crisis sanitaria, han generado impactos positivos en el medio ambiente, lo que se refleja, en la disminución de gases de efecto invernadero.

Por

¿Cuáles serán los posibles efectos positivos que provocará el COVID-19 en el medio ambiente? Las organizaciones que se rigen por los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), instaurados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), trabajan en cómo construir ciudades amigables con el medio ambiente y que, al mismo tiempo, tengan una fuerte capacidad de resiliencia.

Junto con el respiro al planeta, también se ha generado una suerte de emancipación de la fauna silvestre, liderada por el avistamiento de animales salvajes en sectores urbanos. Pero este positivo escenario también necesita de una segunda mirada, ya que al término de la crisis sanitaria el reto climático seguirá más presente que nunca, esto por un posible “efecto rebote” en materia de contaminación ambiental.

El desafío, entonces, es realizar un cambio en la actual manera en que los ciudadanos habitan las urbes.“Debemos cambiar la cultura acerca de lo que consumimos, cómo nos trasladamos e incluso cómo nos alimentamos, y debemos construir una sociedad más resiliente, que aproveche los espacios públicos, que disminuya de una vez por todas sus emisiones y que aproveche este tiempo para reorganizar sus instituciones”, explica Francisco Valdivieso, líder del área de Consultoría y Sostenibilidad de Arcadis Chile.

Según el profesional, la crisis abre una ventana para poder replantearse cómo construir un futuro más sostenible. “Nos estamos dando cuenta de que es necesario cambiar nuestras costumbres, debemos aprovechar la transformación digital que nos ha permitido comprobar que es factible trabajar desde la casa, manteniendo la eficiencia y minimizando la utilización del transporte público y su emisión de gases de efecto invernadero y, por otro lado, hoy sabemos que se puede convivir con la naturaleza y con nuestra propia sociedad de una manera más armónica”.

Este cambio debe estar liderado por empresas, autoridades e instituciones, quienes deben visualizar dicho proceso de permutación como un todo. Las diversas entidades públicas y privadas tienen la misión de innovar en materias tan variadas como modificar la matriz energética, dar un mejor uso a los espacios públicos o desarrollar nuevas formas de transporte que sean más sostenibles. 

La pandemia nos ha vuelto a recordar que contamos con las herramientas necesarias para construir una sociedad más resiliente y con los conocimientos indicados para elaborar un futuro sustentable y sostenible. Solo queda unificar la tecnología, junto los recursos económicos y políticas medio ambientales eficaces para no desviar el rumbo.

En profundidad

Únase a la conversación