Educación

Cómo aplicar IA en la educación

0
priscilla-du-preez-xkkcui44im0-unsplash.jpg

El uso de nuevas tecnologías regularmente se utiliza en las industrias, pero finalmente la educación podría recibir alguno de sus beneficios.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Poco a poco la inteligencia artificial se va aplicando a nuevas materias, aunque sea tan solo en etapas de desarrollo. De cualquier manera, la forma en que los estudiantes aprendan cambiará al mismo tiempo que el resto del mundo.

“En la educación, se espera que la IA cumpla un rol significativo para mejorar el desempeño de tareas administrativas, como el poner notas, u otras como el aprendizaje personalizado”, comenta Marcelo Sukni, gerente general de SAS Chile.

Asimismo, el ejecutivo agrega que “es fundamental invertir en nuevas tecnológicas dentro del sector educativo, ya que los ayudara a potenciar y ser más eficiente el sistema”.

Entre los múltiples beneficios de la aplicación de inteligencia artificial en la educación se encuentran:

  • Más allá de la selección múltiple. Los resultados automáticos en las pruebas de selección múltiple son algo que conocemos desde hace décadas, pero esto podría mejorar gracias a la Inteligencia Artificial. Una de las nuevas aplicaciones podría ser evaluar con tecnología las respuestas escritas a mano, o incluso cálculos matemáticos en papel.

A pesar de que los profesores todavía tendrían que corregir coherencia, ideas y estilo, la tecnología podría acortar el proceso al evaluar gramática y puntuación para que los docentes ahorren tiempo, gracias a desarrollos del procesamiento natural del lenguaje, computer vision y reconocimiento óptico de caracteres.

  • Aprendizaje Personalizado. Cada estudiante aprende a un ritmo diferente, por lo que el calendario de materias debería estar adaptado a distintos intereses y capacidades. Históricamente la educación se ha concentrado en entregar contenido promedio a estudiantes promedio, realizando un trabajo más adaptado a la masa general.

La revolución de la IA puede cambiar todo esto, al entregar a cada alumno una versión a medida del programa central de cada curso, y con información específica basada en sus fortalezas y debilidades.

Esto puede ser una ventaja, sobre todo para quienes aprenden más lento, ya que al tener acceso 24/7, la Inteligencia Artificial ofrece un compañero tiempo completo al que hacer preguntas sin miedo a equivocarse.

  • Mejor administración. Por último, el proceso educacional desde una perspectiva administrativa, puede mejorarse al ordenar de mejor manera los perfiles de los estudiantes, automatizando un proceso de desarrollo que toma mucho tiempo.

Algunas personas pueden sentirse inseguras ante estos desarrollas, pero muchos de ellos ya están mostrando sus beneficios, por ejemplo, con Waze o Netflix, por lo que, si miramos la tecnología en la educación de esa misma forma, los procesos de aprendizaje pueden mejorarse sin problemas.

Foto: Unsplash.com

En profundidad

Únase a la conversación