Gestión de Carrera

Autoformación no es aprender solo, sino de manera autónoma

0
jonathan_kaplan.jpg

Jonathan Kaplan, científico social participó de la IX Conferencia de Gestión del Conocimiento realizada en el Campus Santiago de la Universidad Santa María y de paso explicó el concepto de autoformación.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Jonathan Kaplan es uno de los expertos en Gestión del Conocimiento en Organizaciones (KMO) que estuvo presente en la IX conferencia de Gestión del Conocimiento que se llevó a cabo en el Campus Santiago de la Universidad Técnica Federico Santa María.

Kaplan se autodefine como científico social y también es consultor en educación para adultos. Actualmente trabaja en la Universidad de París Oeste (Universidad de París 10) enseñando autorregulación cognitiva, tema sobre el cual está constantemente investigando y que lo lleva a participar en proyectos europeos.

Su participación en la Conferencia realizada en la USM se debió a varias razones: a su interés en la Gestión del Conocimiento y que tiene estrecha relación con sus actividades como profesional y como investigador en Ciencias de la Educación. Al mismo tiempo, participó en el programa del congreso evaluando papers y también escribió un trabajo que presentó en la conferencia, realizó un tutorial llamado “Pasos para mejorar la experiencia de MOOC (massive open online course) y también dirigió la sesión del congreso, llamada “Necesidades de los aprendices en el campo del Desarrollo- enseñanza semipresencial”.

En cuanto a su tema de investigación, se trata de la autorregulación en el marco de la autoformación, lo que no quiere decir que el estudiante no esté en contacto o que se apoye en personas o recursos. Se trata de una corriente que se ha desarrollado principalmente en los países francófonos que no se basa en lo que otros le dicen lo que debe hacer de manera directiva, sino de ser proactivo en el aprendizaje, y de investigar e intentar comprender y valorizar el hecho de que como personas estamos aprendiendo constantemente, aunque a veces no lo hagamos de manera consciente y este aprendizaje se apoya en documentos, recursos y personas que uno conoce -ya sea de manera directa o virtual-, que se puede aprender de un profesor pero que se es capaz de conducir nuestro aprendizaje nosotros mismos y no esperar que alguien conduzca este aprendizaje.

Para que el autoaprendizaje sea productivo, requiere -entre otras cosas- de una fuerte base en un sistema educativo independiente, ya que la disposición y hábitos del estudiante serán diferentes, si uno ha estudiado siempre siguiendo una guía (o persona) que le dice cómo hacerlo y en qué orden, va a ser más difícil y es posible que se sienta perdido sin esa guía, que se debe a un aspecto cultural y que influye en la confianza en sí mismo, en su capacidad de hacer las cosas o autoeficacidad, explicó el experto.

Por ejemplo, cuando una persona quiere saber algo o tiene una duda, lo primero que hace es ir a un buscador, probablemente Google -ya sea en un PC o en su teléfono-, escribir algunas palabras clave y de entre todos los resultados que aparezcan, empieza a leer. “Si esto se convierte en costumbre estamos hablando de autoformación, ya que nadie le está diciendo qué hacer sino que la persona está buscando por sí misma. Al comienzo se enfrenta a una enormidad de información que puede resultar imposible clasificar, y que no sabrá qué hacer con ella, pero rápidamente se desarrollan ciertos criterios que le permiten seleccionar lo que parece pertinente de lo que no y al leer se encuentran similitudes y se comprende que éstas constituyen el corazón del tema y se da cuenta de que lo leído es confiable y se desarrolla la capacidad de juzgar por sí mismo lo que es pertinente de lo que no lo es, así como también estrategias que permiten estudiar, no de manera solitaria sino a conducir el estudio de manera autónoma, eso es la autoformación”, finalizó Kaplan.

Únase a la conversación