Recursos Humanos

Aumenta la informalidad laboral en Perú

0
foto_adecco1.jpg

Entre los jóvenes de 15 a 29 años, el empleo informal alcanza el 78%.

Por

De acuerdo con la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), en Perú, el empleo informal representa un 70 %, pero dentro de las empresas formales existe más del 20% de informalidad. Es decir, existen trabajadores en empresas constituidas sin contratos de trabajo.

Trabajar informalmente implica que los trabajadores no reciban beneficios como la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS), gratificaciones, ni mucho menos tener acceso a protección social, pensión o salud. La escasa creación de empleos formales por parte del Estado y la alta competitividad del sector privado, serían el resultado de la informalidad laboral según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Los jóvenes: 8 de cada 10 trabaja de manera informal

Entre los jóvenes de 15 a 29 años, el empleo informal alcanza el 78%, lo que significa que 8 de cada 10 jóvenes trabaja de manera informal. Además, sólo el 22% de la Población Económicamente Activa, entre los 15 y 29 años, labora en la formalidad, según el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) al 2016.

Frente a este problema, el MTPE señaló que se espera llegar a más del 50% de formalización laboral al término del gobierno actual con el incremento de la generación de puestos de trabajo, además de programas laborales como impulsa Perú, PROJOVEN, entre otros.

“La tarea del Gobierno en este sentido es compleja y requerirá el apoyo de todos, no sólo de los poderes del Estado, sino de los empresarios y de la sociedad en su conjunto. Junto con la educación, la informalidad es el motivo de la falta de desarrollo y baja productividad que existe en el país”, comentó Carlos San Román, director general de Adecco.

En esta línea, desde Adecco dicen que cuentan con propuestas laborales para los diferentes niveles de instrucción como técnicos y mandos medios. 

San Román agregó que "el nivel de informalidad en el país es sorprendente, y lo peor de todo es que vivimos acostumbrados a esto. Si queremos un país distinto para las futuras generaciones, todos debemos luchar contra la informalidad y dar facilidades para que las empresas y los trabajadores vean los beneficios de ser formales en el largo plazo”. 

En profundidad

Únase a la conversación