Recursos Humanos

8 tendencias laborales post coronavirus

0
stefan-stefancik-pza7qwnciyg-unsplash.jpg

Flexibilidad laboral y espacios cerrados, son algunas de las medidas que se ejecutarán.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

El regreso a la vida laboral post coronavirus traerá una serie de cambios, con los que se busca enfrentar de mejor manera los efectos de la pandemia. El uso de mascarillas, la distancia física, la toma de la temperatura corporal al momento de ingresar a un espacio público y el teletrabajo, son algunas de las medidas que se han estado utilizando para evitar contagios.

Desde ya las autoridades y empresarios están evaluando cómo será el regreso a las oficinas, si es que se decide hacerlo este año, o de qué manera se continuarán adaptando.

Sobre los posibles cambios que se vienen, Claudio Oyarzún, gerente general de HumanNet, propone algunas tendencias que se harán sentir en los próximos meses. Algunas ya se pueden ver y otras que tendrán que ser ejecutadas por norma legal:

  1. Oficinas reducirán su tamaño. Dado el avance del teletrabajo y ciertas normas que exigen mantener una distancia física entre las personas, muchas organizaciones ya han reducido el tamaño de sus oficinas mientras que otras lo están evaluando. “Existe una importante cantidad de metros cuadrados de oficinas que se han dejado de arrendar producto del Coronavirus. Como consecuencia del teletrabajo que va en aumento, las empresas buscan generar ahorros al ocupar menos metros cuadrados de oficina, sobre todo en aquellos casos en donde la productividad ha sido igual o mejor durante los periodos de cuarentena”, expresa el ejecutivo.
  2. Más interesados en teletrabajar. Aquellos trabajadores que están hoy muy cómodos con la modalidad del teletrabajo, en especial, profesionales que no cumplen funciones administrativas y que poseen ciertas habilidades digitales, lo más probable es que ellos continúen sus labores bajo ese formato una vez que el virus esté controlado o en descenso. Esto se traducirá en que los empleadores deban disponer una matriz de riesgos con el fin de resguardar la salud física y sicológica de los empleados que trabajan desde casa.
  3. El retorno al trabajo será lento y ordenado. De acuerdo con la experiencia de los países europeos y asiáticos, la vuelta al trabajo en Chile debiera ser gradual y por turnos. Aquellos trabajadores que por la naturaleza de su cargo se ven impedidos de optar por el teletrabajo, o simplemente que nunca se acostumbraron a laborar desde su casa porque sienten que son menos productivos, volverán a sus oficinas de a poco y por turnos. Estamos hablando de personal administrativo, operarios, etc. “Si en una oficina física de espacio reducido trabajaban antes de la pandemia seis personas ahora lo harán sólo tres y el resto vía teletrabajo, con el fin de resguardar la distancia física. Esto puede darse a través de turnos semanales donde los colaboradores se vayan rotando”, comenta Claudio Oyarzún. Asimismo, se establecerán horarios diferidos de entrada y salida de los trabajadores.
  4. Los turnos serán desplazados. Si anteriormente en las áreas operacionales de muchas fábricas era normal que el turno de noche terminara a las 8:00 AM y el turno del día comenzara a las 7:30 AM, ya sea para intercambiar información relevante o compartir entre colegas, una vez que se retorne al trabajo los turnos de día y noche no se toparán en ningún momento, con el fin de evitar aglomeraciones y cualquier foco de posibles contagios.
  5. Medidas de higiene y protocolos de seguridad. Las organizaciones continuarán aplicando protocolos de seguridad que resguarden la salud de sus colaboradores. Es así como seguirá siendo obligatorio el uso de mascarillas, alcohol gel, lavado de manos y respeto de la distancia física en las oficinas. Adicionalmente, algunas compañías, instituciones y negocios deberán medir la temperatura corporal de sus colaboradores al momento del ingreso, funcionarios y clientes. Asimismo, habrá zonas demarcadas para ingresar y salir de una oficina, tienda o edificio, así como limitaciones a la capacidad de personas que puedan usar los ascensores. “En China, por ejemplo, no pueden trabajar en un mismo espacio dos personas a menos de dos metros de distancia. Esta medida afectará mucho al personal de call centers o centrales de vigilancia, por mencionar algunos casos. La otra área que se verá afectada será la de los casinos de alimentación, pues estos dejarán de operar en el estilo buffet”.
  6. Flexibilidad laboral. Habrá muchas empresas que para seguir operando optarán por reducir la jornada laboral y las remuneraciones de su personal, como una manera de proteger el empleo. Otras darán vacaciones anticipadas a sus empleados. Y habrá también aquellas que opten por contratar servicios de outsourcing y servicios transitorios para enfrentar de mejor manera la nueva realidad laboral.
  7. Vuelta a los espacios cerrados. Las plantas libres o espacios de coworking que se habían impuesto por tendencia, comenzarán su retirada o cambiarán su formato “abierto” a uno más cerrado y con separaciones que protejan a los trabajadores y usuarios. “Es decir, una tendencia hacia el proteccionismo. Vamos a ver separaciones y biombos nuevamente, espacios y oficinas cerradas. La gente querrá tener su espacio de trabajo propio y que no sea usado por nadie. Y en caso que alguien lo ocupe, exigirá que sea sanitizado debidamente”, señala el gerente general de HumanNet.
  8. Evaluación por resultados. Dado que muchas personas trabajarán desde la casa o a distancia, la manera de evaluar su desempeño no será sólo en base al tiempo que pasará frente al computador, si no más bien al logro de resultados o metas concretas y medibles en el tiempo.

Foto: Unsplash.com

En profundidad

Únase a la conversación