Recursos Humanos

7 retos del siglo XXI para el director de Recursos Humanos

0
colleagues-company-cooperation-1081228_1.jpg

Ante los desafíos actuales, es indispensable que el director de Recursos Humanos desarrolle capacidad de adaptación al cambio, detecte tendencias y se anticipe a situaciones.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

El mundo actual se encuentra inmerso en una constante evolución, lo local ha pasado a lo global y lo físico a lo virtual, de tal forma que el sector empresarial y, particularmente, sus respectivos departamentos de Recursos Humanos no están exentos de esta realidad.

Para lograrlo, debe emprender el proceso de transformación del área, a través de la planeación e implementación de acciones cuyo objetivo principal sea lograr que el departamento se convierta en una parte estratégica para el cumplimiento de objetivos de la organización.

Cómo empezar…

1. Decisiones estratégicas

En primera instancia, el director de Recursos Humanos debería convertirse en un tomador de decisiones y desde esa posición, afrontar y dirigir el desafío de convertirse en un aliado estratégico del director general y los directores de área, ya que ha quedado atrás el tiempo en el que cada área de la organización trabajaba de manera aislada. Sus indicadores son fundamentales para la conducción del negocio, y la gestión del talento es, hoy en día, una de las prioridades para los CEO de todo el mundo.

2. Buena percepción

Una buena gestión del talento conduce a una buena percepción de los Recursos Humanos por parte de toda la organización. Es la mejor manera de promocionar internamente al departamento. Aquí, el director de Recursos Humanos debe buscar posicionar el departamento que dirige entre los empleados y el comité directivo. Con acciones como relaciones públicas y comunicación interna, se puede buscar adhesión a las políticas y hacer que toda la empresa las sienta como propias. En este sentido, la presentación de indicadores analíticos es necesaria para demostrar el retorno sobre la inversión (ROI) a nivel interno.

3. Cultura definida

La política corporativa de Recursos Humanos debe surgir del diálogo y puesta en marcha de las mejores prácticas de la empresa a nivel internacional, que incluya políticas globales que integren peculiaridades locales y regionales, y que además fomente una cultura de Recursos Humanos común e integradora.

4. Atención a los retos

El director de Recursos Humanos que busque afrontar los retos que se le presenten en el camino debe gestionar la complejidad de un entorno global, evitar los enfoques amoldados a la diferencia fronteriza y pensar en el conjunto de su organización, así como encontrar y formar al mejor talento interno, y buscar al mejor talento a nivel internacional, atraerlo y retenerlo, lo que implicará trabajar con equipos diversos por generaciones, nacionalidades y contextos culturales.

5. Fuente de información

El director de Recursos Humanos de hoy debe buscar ser una fuente global de información y comunicación para que la información circule libremente en una organización abierta que impulse el intercambio entre los empleados, así como fortalecer la interacción de la organización en todas las direcciones y sentidos para romper todas las barreras físicas que impidan que la comunicación se dé, fomentando la accesibilidad de todos los colaboradores a los mismos recursos de participación organizativa.

6. Talento al centro

Colocar al talento humano en el centro de la organización permitirá que el director de Recursos Humanos adquiera fuerza suficiente que deberá emplear para trasmitir y ser un reflejo de los valores corporativos, mostrar un alto grado de compromiso y generar confianza para poder influir en las decisiones estratégicas de la compañía.

7. Tecnología aliada

La gran aliada para el cumplimiento de los objetivos del director de recursos humanos será la tecnología. A través de la puesta en marcha de una herramienta de Recursos Humanos a nivel global, con una única identidad personal para cada empleado, que permita una gestión a lo largo de toda su vida laboral, desde el proceso de atracción, selección, retención, su completo desarrollo en la organización e incluso, cuando se desvincule de la misma. Tecnología que también permita contemplar las diferentes necesidades locales y globales, y las integre, para saber lo que ocurre en toda la organización, en tiempo real, para mejorar así la gestión diaria.

*Por Maribel Cano, gerente de marketing de Meta4 para Latinoamérica @Meta4_lat.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación