Recursos Humanos

3 de cada 10 chilenos temen por la posible llegada del Coronavirus a su lugar de trabajo

0
wes-hicks-4-eetnac1s4-unsplash.jpg

Expertos entregan recomendaciones para estar alerta y explican conductas de autocuidado.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Las últimas semanas han estado marcadas a nivel mundial por el brote por enfermedad asociada al virus COVID-19 (anteriormente denominada Coronavirus), la que fue notificada por primera vez en Wuhan (China) el 31 de diciembre de 2019, según la Organización Mundial de la Salud, y ya ha afectado a más de 100 países.

La gran interrogante era si este virus se seguiría expandiendo y llegaría a nuestro país, lo cual definitivamente ocurrió y mantiene alerta a gran parte de la ciudadanía. De hecho, según un estudio de la multinacional de Recursos Humanos Adecco, 3 de cada 10 chilenos asegura sentir temor por la llegada de la enfermedad a su lugar de trabajo.  Y es que si bien todos estamos expuestos, las empresas y oficinas son los lugares de mayor afluencia y contacto con la gente, por lo que suponen un alto riesgo de contagio.

“Estamos enfrentando un período difícil a nivel nacional, lo que nos hace más susceptibles sobre todo en materia mental y emocional. Es justo en este momento donde las organizaciones tienen una gran responsabilidad a la hora de contener a sus colaboradores, ya que podrían experimentar sentimientos de angustia, estrés, pánico y eso incidirá en su desarrollo personal y profesional”, explica Patricio Reyes, experto en cambios conductuales de la OTEC R-Yes.

Por su parte, Michael Campos, jefe del departamento de Prevención de Riesgos de Adecco Chile, explica que las compañías aún no tomaban decisiones concretas sobre cómo actuar frente esta contingencia, lo cual ha cambiado con el pasar de los días. “En Estados Unidos y otros países donde el virus está presente, las compañías hicieron grandes planes de acción y poco a poco Chile lo está replicando. Éstos contemplan principalmente la suspensión de vuelos al exterior o países de mayor riesgo y adoptar el home office como alternativa de trabajo. Actualmente la mayoría de las oficinas cuenta con notebooks y es posible ejecutar tareas a distancia”.

Con respecto a las medidas que se pueden comenzar a instaurar, destaca la higiene diaria, tanto personal como de elementos compartidos en el trabajo. “Algo indispensable es adoptar el hábito de lavarse las manos constantemente y las jefaturas deben incentivarlo; para ello, recordarlo mediante comunicación directa o a través de newsletters son buenas alternativas; se recomienda también mantener alcohol gel en distintos puntos de la oficina y entregar panfletos o comunicados internos sobre el modo de actuar frente a esta emergencia. Algunas compañías incluso han comprado un termómetro digital que opera por láser, y que al apuntar, arroja la temperatura y previene que quienes son casos sospechosos puedan poner en riesgo al resto de los trabajadores”, explica el experto de Adecco Chile.

Y agrega: “Otras recomendaciones son similares a las de un resfrío común. Por ejemplo, usar la manga al estornudar o toser, en caso de fiebre asistir inmediatamente a un centro hospitalario, y tratar de higienizar todo lo que se ocupa, como las chapas de las puertas, baños, utensilios de cocina, hervidores y microondas, así como también mantener limpias las superficies de trabajo, teléfonos, huelleros y otros dispositivos de uso común”.

De cualquier manera, los expertos hacen hincapié en que la cifra de personas que asegura sentir preocupación por la llegada del COVID-19 a su trabajo no es tan alta como se podría suponer, y hacen un llamado a mantener la calma y aplicar normas de autocuidado que protejan la salud propia y de los compañeros de trabajo.

“Es muy relevante ser conscientes de la situación y saber que debemos estar preparados sobre todo para los meses de invierno. Lo  ideal es realizar desde ya acciones colectivas de prevención y anticiparse, controlando el estado de salud de los colaboradores y conteniendo a los equipos de trabajo, tanto a nivel mental como emocional”, concluye Michael Campos.

En profundidad

Únase a la conversación