Recursos Humanos

10 lecciones eficaces para sumar talento a los equipos de trabajo

0
close-up-hand-ideas-1811996.jpg

Los primeros 90 días de un empleado son cruciales para fomentar la permanencia y disminuir la rotación en las empresas, de ahí la necesidad de un buen proceso de onboarding.

Por

La incorporación de empleados, hecho mejor conocido como “onboarding”, es el proceso mediante el cual los nuevos empleados adquieren los conocimientos, políticas y las habilidades necesarias para convertirse en miembros efectivos y comprometidos de una organización.

Es muy relevante, ya que el proceso de onboarding dicta la permanencia del empleado en la empresa y de acuerdo a nuestra experiencia, los primeros 90 días de un empleado son cruciales para fomentar la permanencia y disminuir la rotación en las empresas.

Los objetivos principales son aumentar la productividad, fomentar la retención a largo plazo y que los nuevos empleados conozcan a fondo la empresa y sus roles dentro de la misma.

Podemos ubicar diferentes beneficios de un buen proceso de onboarding:

Rotación

De acuerdo a diversos estudios, el onboarding puede reducir la rotación e incrementar la permanencia de los empleados drásticamente. Esto es increíblemente relevante para la organización, ya que los costos relativos a la rotación y a las nuevas contrataciones son muy caros para la empresa y resultan en pérdidas de tiempo y recursos.

El onboarding asegura que la empresa y sus partes tengan mucha más certidumbre del fit que existe con el empleado y la cultura de la empresa, por lo que un buen proceso de onboarding también funciona como un filtro para cerciorarse que en el largo plazo, el candidato podrá cumplir sus tareas de manera eficiente y en armonía con los demás miembros de su equipo.

En el caso de Worky, buscamos la manera de robustecer la plataforma para poder darle continuidad al proceso de reclutamiento y que el siguiente paso seguido de la contratación, sea el onboarding. De esta forma, la empresa puede seguir un roadmap muy claro, facilitando y dando transparencia a los pasos que el nuevo integrante tiene que seguir. Proporcionamos ese control al área de Recursos Humanos para que no se escape nada del proceso.

Productividad

Por un lado, después de un proceso estructurado y eficiente, las áreas encargadas de las nuevas contrataciones pierden menos tiempo y recursos; por otro, las nuevas integraciones comienzan con el pie derecho, teniendo muy claro sus roles, las políticas y los diferentes procesos de la empresa. Un mal onboarding puede costar mucho tiempo en el mediano plazo, pues difícilmente una nueva integración tendrá claridad en sus procesos, roles y objetivos.

Cultura e integración

El onboarding no se limita a que el empleado conozca a la empresa y sus roles. Después de un eficiente proceso de inducción, el empleado debe conocer a fondo la cultura, la misión y al equipo. Esto ayuda sustancialmente a que desde los primeros días, el empleado conozca e interactúe con los demás miembros de la organización y se sienta parte de la empresa y su misión.

10 consejos para un buen onboarding

Estas son algunas de las recomendaciones:

1. Ruta definida

Ten un roadmap de onboarding por tiempo asociado a los distintos perfiles de puesto de la empresa. La institucionalización de los procesos es fundamental para la escalabilidad del equipo. Siempre se debe tener muy claro cuáles son los roles, los objetivos y las tareas diarias de los distintos puestos.

2. Herramientas tecnológicas

Apóyate en plataformas tecnológicas que les faciliten la gestión de estos procesos.

3. Principios claros

Muestra la cultura organizacional. Explica cuál es la misión de la empresa y qué está haciendo para mejorar el mundo.

4. Bienvenida adecuada

Celebra junto con el equipo. Puede ser una comida o simplemente una reunión de bienvenida de los miembros relevantes de la empresa con las nuevas contrataciones.

5. Inducción personalizada

Proceso 1:1 (uno a uno) con los miembros de la empresa con los que los nuevos empleados interactúan de manera constante. Que entiendan cuáles son sus roles, cómo se comunicarán y que se conozcan a nivel personal.

6. Trámites ágiles

Adelanta todo el papeleo. Ten listos sus contratos y demás papeles que necesite firmar.

7. Prácticas internas

Comparte todas las políticas de la empresa como vacaciones, faltas y retrasos, prestaciones, formatos, etc.

8. Medidas prácticas

Cerciórate de que haya un encargado de TI que abra sus cuentas de correo, Slack, sistema de Recursos Humanos, CRM o cualquier plataforma tecnológica que utilizarán.

9. Presentación con los directivos

Dependiendo del tamaño y cultura de la empresa organiza una presentación con los directivos. Desde una comida, hasta un saludo casual.

10. Ten un detalle

Cualquier detalle de atención puede ser la diferencia entre un proceso de onboarding memorable y uno común.

*Por Carlos Marina, co-Founder y CCO/CFO de Worky.

FOTO: PEXELS.COM

En profundidad

Únase a la conversación