Educación

Diversidad, globalización y tecnología: claves para la formación jurídica

0
tingey-injury-law-firm-dzpc4uy8zty-unsplash.jpg

Informe de la IBA, la LSGL e IE Law School identifica las tendencias y los desafíos que las facultades de derecho están adoptando y/o afrontando.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

La internacionalización y la tecnología disruptiva destacan como las principales tendencias y oportunidades en el ámbito de la formación jurídica a nivel mundial y también como la causa de muchos de los desafíos a los que deben responder las facultades de Derecho.

Estos son los resultados del informe Developing a Blueprint for Global Legal Education, que fue desarrollado por la International Bar Association (IBA) y la Law Schools Global League (LSGL), y coordinado por  IE Law School.

“Las facultades de Derecho de todo el mundo deben cambiar sus modelos para incorporar todas las nuevas competencias que requieren los abogados para atender la demanda de servicios jurídicos en el siglo XXI y ejercer la abogacía de manera eficaz y competitiva.  Las conclusiones de este informe son particularmente conmovedoras en el contexto de la COVID-19, que ha puesto en relieve la importancia de la adopción de la tecnología en el sector", indica Fernando Peláez-Pier, expresidente de la IBA.

El informe pretende ayudar a estas instituciones a afrontar el cambio de paradigma actual y ofrecer un modelo de formación jurídica que responda a las necesidades actuales de la abogacía.

Ocho investigadores lideraron el estudio con la ayuda de cuatro colaboradores de siete regiones de todo el mundo: África, Asia, Australia, Canadá, la Unión Europea, Hong Kong, América Latina, y Reino Unido. Los investigadores analizaron más de 200 artículos, examinaron los sitios web de 420 facultades de derecho, recibieron más de 300 respuesta a encuestas realizadas online y mantuvieron entrevistas con más de 60 facultades de derecho y colegios de abogados de todo el mundo.

Soledad Atienza, decana de IE Law School de IE University afirma que “hemos visto que sólo unas pocas facultades de derecho logran alcanzar un nivel de internacionalización avanzado. Estas instituciones han acometido un proceso de internacionalización profundo para crear programas con títulos académicos que permiten a los alumnos ejercer la abogacía en más de una jurisdicción, lo que resulta sumamente útil en nuestro mundo interconectado, en el que los alumnos cruzan las fronteras con mayor frecuencia".

El informe identifica las tendencias y desafíos clave, clasificados por importancia y región, que las facultades de derecho están adoptando y/o afrontando, junto con algunas respuestas y sugerencias que algunas facultades ya están dando y que otras podrían adoptar.

Entre los principales cuatro desafíos se encuentran:

  1. Globalización - la tendencia principal en la formación jurídica. Las facultades de derecho de todo el mundo están trabajando para ser más internacionales. Sin embargo, se limitan a incorporar solo algunos componentes de carácter internacional, en lugar de acometer una remodelación completa para lograr la plena internacionalización de la formación jurídica;
  2. Tecnología se está utilizando en la práctica de la abogacía de una forma que hubiese sido impensable hace unos años. El impacto de la tecnología en el ejercicio de la abogacía y en la educación no concuerda. La COVID-19 ha subrayado la necesidad de dar prioridad a la tecnología como herramienta de enseñanza;
  3. Marcos normativos son considerados como el mayor obstáculo para la innovación en la formación jurídica, ya que los marcos que rigen el acceso a la abogacía también pueden obstaculizar el progreso, y los colectivos profesionales, incluidos los colegios de abogados y las asociaciones de abogados, imponen restricciones a los planes de estudios en función de la jurisdicción;
  4. Diversidad en todas sus formas, incluidos el origen étnico, el género, la cultura y el entorno socioeconómico, tanto de los estudiantes como de los docentes, también plantea problemas. La falta de diversidad e inclusión limita la experiencia de todos en lo que respecta a la diversidad de pensamientos, ideas y formas de trabajar que las personas de diferentes países, con competencias e identidades distintas aportan a la profesión; y la pandemia del COVID-19 ha puesto de relieve la importante brecha económica en el acceso a la formación jurídica entre los estudiantes, y las facultades de derecho han observado cómo se abre un abismo entre quienes pueden permitirse la tecnología necesaria para cursar sus estudios a distancia, lejos del entorno de las facultades de derecho, y quienes no pueden hacerlo. Tener acceso a portátiles, ordenadores o teléfonos inteligentes para asistir a la formación online es uno de los retos actuales a los que se enfrentan las facultades de derecho.

Las conclusiones del informe se presentaron el martes 10 de noviembre durante la conferencia IBA 2020 - Virtually Together Conference en el IBA Showcase sobre reinventar la formación jurídica mundial para abordar la transformación actual de la abogacía: un modelo para el cambio.

En este evento, un grupo de abogados procedentes de bufetes de abogados, empresas, colegios de abogados nacionales, organizaciones y entidades reguladoras analizaron las recomendaciones del informe y los objetivos principales del proyecto, entre los que se incluyen:

  • Comprender cómo la globalización, la tecnología y la cuarta revolución industrial, entre otros factores, afectan a la formación jurídica a nivel mundial.
  • Identificar los desafíos que son comunes a la formación jurídica en todo el mundo, reconociendo al mismo tiempo la importancia de los contextos locales (culturales, normativos, históricos, etc.) que enmarcan estos desafíos.
  • Reconocer y comprender las principales respuestas a estos desafíos por parte de las facultades de derecho de todo el mundo, sobre todo en lo que respecta a los títulos oficiales.
  • Establecer los principales desafíos que aún persisten, así como las consecuencias negativas de la falta de adaptación.
  • Desarrollar soluciones compartidas a los desafíos, reconociendo al mismo tiempo la necesidad de contar con soluciones que tengan en cuenta las necesidades locales.
  • Producir un compendio de mejores prácticas para cada jurisdicción.
  • Generar un modelo para ayudar a las facultades de derecho a afrontar el cambio de paradigma.
  • Difundir e implantar el modelo, en colaboración con los principales grupos de interés.

La iniciativa conjunta forma parte de la investigación que está llevando a cabo la Commission on the Future of Legal Services (Comisión sobre el futuro de los servicios jurídicos) de la IBA en relación a las tendencias que están conformando la profesión jurídica, presidida por Fernando Peláez-Pier junto con la Soledad Atienza, decana de IE Law School.

En profundidad

Únase a la conversación