Wadhwa: "Las escuelas de negocios están muy desactualizadas"

0
vivek_wadhwa2.png

El autor, emprendedor y académico, Vivek Wadhwa, estuvo presente en el Primer Foro de Emprendimiento e Innovación de la Alianza del Pacífico, donde se refirió al emprendimiento en el mundo y el rol de las escuelas de negocios.

Por

Vivek Wadhwa es uno de esos líderes que impresionan por su curriculum, pero atraen por su sencillez. Sonriente y afable, entrega la misma calidad de tiempo a jóvenes o a ministros de gobierno. Se emociona y asombra con muchas cosas y no duda en dar crédito a quien se lo merece. Pero tampoco deja de criticar aquello que considera está mal.

Como todo emprendedor también es multifacético. Es vicepresidente de investigación y desarrollo en la Universidad de la Singularidad, institución que ayudó a crear y que se ocupa de formar a líderes sobre las tecnologías que cambiarán al mundo, académico en el Centro de Gobernanza Corporativa de Stanford, director de investigación en el Centro para el Emprendimiento de la Universidad de Duke y académico de la Universidad de Emory. Es autor del libro "El éxodo del inmigrante: por qué EE.UU. está perdiendo la carrera global por retener el talento” nombrado por The Economist como el texto del año 2012.

Destacado como uno de los 100 pensadores contemporáneos más relevantes y uno de los 40 mayores influenciadores en tecnología, Wadhwa es asesor de diversos gobiernos, mentor de emprendedores y un columnista regular de sitios como el Washington Post, Wall Street Journal Accelerators, Bloomberg BusinessWeek y el blog LinkedIn Influencers, además de haber fundado dos compañías de sowftware.

A principios de diciembre estuvo en Primer Foro de Emprendimiento e Innovación de la Alianza del Pacífico LAB4+, realizado en Santiago de Chile, verificando los avances en terreno de Startup Chile. “Mi bebé”, como él lo llama. Una iniciativa que nació de una conversación casi de pasillo y que hoy es una de las instancias que han posicionado a este país latinoamericano en distintos continentes como una marca asociada al emprendimiento y el apoyo al talento en los negocios.

Wadwha nació en la India, pero al ser hijo de diplomático ha pasado gran parte de su vida viajando. “Me muevo en distintos mundos”, dice sonriendo.

- ¿Cómo evalúa el éxito de Startup Chile?

Startup Chile es algo de lo que hablamos hace unos años con Raúl Rivera, Nicolás O'Shea y Juan Fontaine, en ese entonces ministro de Economía en Chile, y trabajamos juntos en su diseño. Escribí sobre eso y lo promocioné en distintas plataformas. Hoy es increíble ver el éxito que ha tenido y lo que ha significado para el país. Todos hablan sobre Startup Chile y el impacto que ha tenido entre los emprendedores, lo que me da mucho orgullo.

- Se ha criticado que Startup Chile apoya al emprendimiento global, dejando de lado al desarrollo del emprendimiento local.

Pero eso está empezando a cambiar. Y tiene que ver con la propia cultura del país. Cuando comenzó no era aceptada localmente, no se le tenía confianza. Ahora que es apreciado en lugares tan distantes como Australia o Sudáfrica, esto está cambiando. Si vas a Startup Chile verás que emplea mucha gente local, y ellos están aprendiendo respecto del ambiente emprendedor y en tres años formarán sus propios emprendimientos. Por eso mi consejo para Corfo es aumentar la participación local y que sea 50-50. Hay que darle un par de años más para ver mejores frutos.

- Hay quienes dicen que parte del éxito es haber fracasado y que también haya una buena cuota de suerte. ¿Qué opina al respecto? 

Creo que es muy importante. Como profesor y como emprendedor, sé que uno aprende más de los fracasos que de los éxitos. En Silicon Valley, cuando te encuentras con emprendedores, apenas terminan de presentarse, te están contando sobre sus fracasos. Es como tener un grado académico. Y si han fallados tres veces tienen un doctorado. Quiere decir que ya aprendieron, que son listos porque entendieron la lección. También hay un poco de suerte. A veces se hace todo bien y se falla, en cambio, en otras no se hace todo según las reglas y las cosas van bien. Así que la suerte también está en la receta.

- Pero en otros lugares no es así...

Cierto, en Latinoamérica, tanto como en la India, la gente se avergüenza de sus fracasos. Socialmente es mal mirado y no debería ser así. Si fracasas quiere decir que ya no volverás a cometer los mismos errores de nuevo. Sólo cometerás nuevos errores (ríe). Es algo cultural que irá cambiando.

- ¿Cómo califica la preparación que se hace en las escuelas de negocios para el emprendimiento? 

La mayor parte de las escuelas de negocios están muy desactualizadas. Están tratando de adaptarse pero siempre a un paso lento. Aún siento que están en los años 80, enseñando sobre planes de negocios, con un curriculum antiguo. Hoy el mundo es diferente, todo está cambiando. 

He escrito varios artículos al respecto, explicando por qué no contrato a egresados de MBA's debido a que son muy rígidos, se forman con una orientación hacia las finanzas, hacia la banca y no en emprendimiento. Ciertamente algunas escuelas están cambiando, unas más rápido que otras, pero muchas de ellas se quedaron en el pasado.

- Y desde ese punto de vista, ¿cómo califica las incubadoras que tienen algunas escuelas de negocios?

¡No se están comportando como verdaderas incubadoras y ese es el problema! Enseñan cursos gastados, emprendimiento del pasado, sólo unas pocas han montado incubadoras de verdad, pero muy pocas. Necesitan actualizarse rápidamente. Su curriculum está pasado de moda y son caras. Por eso es que no le aconsejo a los estudiantes a ir a escuelas de negocios. Les recomiendo estudiar ingeniería primero, y luego hacerse emprendedores.

- Entonces ¿qué les diría a estas escuelas?

Que actualicen su curriculum o se van a quedar sin empleo. Porque son demasiado caras, anquilosadas, y viven en el pasado. Deben adoptar nuevas tecnologías, comprender el emprendimiento de hoy, aprender sobre cómo son las cosas en Silicon Valley, por ejemplo.

- ¿Qué piensa sobre los emprendimientos sociales ahora en alza? 

El emprendimiento social es muy relevante. Yo creo en hacer al bien a los demás y a la sociedad, pero no creo que la forma correcta sea sin fines de lucro o mediante caridad. Se pueden tener ganancias y a la vez hacer el bien. Es necesario tener industrias y negocios sustentables para no depender de otros. 

Con la caridad dependes de la voluntad de otros y eso no es positivo. Debes aprender a ser autosustentable. No es necesario tener un gran margen de ganancias, pero suficiente para que el negocio tenga éxito por sí mismo. El modelo de Alejandro Zolezzi para depurar el agua es un ejemplo perfecto: con la venta de sus unidades depuradoras a personas de mayores recursos, podrá entregarlas al costo a personas más necesitadas, y así mientras más vende, más puede producir. Si sólo las regalara, dependería de las donaciones, pero de esta manera serán accesibles para cualquiera, tal como es hoy tener un teléfono celular. Eso es lo que enseñamos en la Universidad de la Singuralidad.

- ¿Qué valor tiene para Ud. los mentores?

Son extremadamente importantes. Yo soy emprendedor, fundé dos empresas, y parte de mi éxito fue porque tuve dos excelentes mentores: Venaut Costla, un gran ventures capitalist, y también Gene Bidell. He tenido muchos mentores, ya que nadie sabe todo de todo, así que es necesario acudir a diferentes personas para distintos temas, debes escuchar a muchas personas a lo largo de tu vida.

- ¿Ha sido mentor?

De muchas personas. Últimamente me he sentido muy ligado al chileno Alfredo Zolezzi, a quien conocí a través de la Universidad de la Singuralidad. Para mí, es el Albert Einstein de nuestro días: sanitiza el agua, está por desarrollar una tecnolgía alternativa al petróleo, también trabaja en super conductividad. Creo que en 10 años será uno de los hombres más valiosos del continente.

- La Universidad de la Singularidad es una instancia que Ud. creó. Cuéntenos sobre ella.

Tenemos programas de una hasta 10 semanas. El programa de verano cuesta US$ 25 mil, pero becamos a la mayoría de los estudiantes. Seleccionamos sólo 80 alumnos por curso, de un total de 2.500 postulaciones. Dos de nuestros últimos alumnos fueron el actor Ashton Kutcher y el músico WILL-I-AM.

En el programa de 10 semanas, enseñamos sobre los avances en tecnología más relevantes y los desafíos del mundo actualmente. La idea es reunir a gente sobresaliente en sus respectivos campos, tecnología, ciencias, negocios, pero también arte y cultura, para enseñarles y abrir sus mentes. 

La enseñamos sobre las diferentes tecnologías, desde inteligencia artificial hasta biología, nanotecnología, robótica, energía, todos los principales avances en los ámbitos más relevantes, y luego los conminamos a que piensen en los problemas que deben resolverse en el mundo, y que propongan ideas para superarlos.

- Suena a algo que podría haber creado Leonardo da Vinci...
Sí, Da Vinci habría encajado perfectamente en nuestra universidad. De hecho, creo que sería parte de nuestro staff.

Únase a la conversación