Tecnología

Universidades tecnológicas

0
sungard2.JPG

El vicerrector de la Universidad de San Diego, Christopher Wessells, explicó a AméricaEconomía.com, cómo la tecnología ha convertido a la institución en un "campus digital".

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Santiago. A fines de 2005, la Universidad de San Diego de California, Estados Unidos, contrató al académico Christopher Wessells para potenciar y desarrollar el área tecnológica de la institución.

La misión del experto, hoy vicerrector de esa casa de estudios, se convirtió en uno de los mayores desafíos de su carrera: construir una red completa e inalámbrica dentro y fuera del campus, reemplazar la infraestructura computacional y crear nuevos sistemas para entregar mayor eficiencia al momento de promover la enseñanza y el aprendizaje.

En el marco de su visita a Chile, en donde participó en un seminario organizado por Sungard Educación Superior y la empresa consultora IDC, Wessells comentó a AméricaEconomía.com los principales beneficios de esta transformación tecnológica que ha llevado a la institución a convertirse en un verdadero “campus digital”.

- ¿Cómo nace la idea de llevar adelante este proyecto tecnológico?
A fines del 2005 se me contrató para encargarme de toda la parte tecnológica de la Universidad de San Diego, desde construir una red completa para la universidad hasta crear una red inalámbrica tanto dentro como fuera del campus, reemplazar la infraestructura computacional e incluir nuevos sistemas que pudieran entregar una mayor eficiencia y que nos ayudaran a promover el aprendizaje, la enseñanza y la investigación. Uno de los sistemas claves que implementamos fue Sungard Higher Education, además de un producto acompañante que es un portal, que tiene imágenes y documentos. Comenzamos a implementar estos sistemas y en un periodo de 12 a 18 meses completamos toda esta implementación.

-¿Qué es lo que caracteriza a este sistema?
Una de las bellezas de este sistema es que permite integrar varios en el sistema central de la universidad, de forma muy simple. Los problemas que enfrentaban antes los alumnos eran el registro, que todo era por papeles o por teléfono, en vez de poder hacerlo en línea. No podían pagar la matrícula, chequear el avance de sus cursos y había muchos otros servicios que se hacían de una forma bastante anticuada. Por eso, una vez que empezamos a promover la tecnología, nuestra institución comenzó a subir a un nivel bastante alto.

-¿Cuáles son las mayores ventajas de este software?
La ventaja por lejos es que hay muchas ganancias en términos de eficiencia, todos los datos que se manejan han acelerado la generación de reportes, todo lo que es la inteligencia de negocios, para que los ejecutivos tomen decisiones rápidas, y eso ha sido un cambio tremendo. Una de las cosas que ha sido sin embargo una sorpresa para nosotros, es la parte de imagenología de documentos. Nos sorprendió descubrir que todo el manejo de Sungard ha cambiado todo lo relacionado a como manejábamos la inmensa cantidad de papeles. Hoy tenemos casi un millón de páginas que están adosadas a todos los registros de los alumnos. La gente puede ver toda la información en línea y ya no tiene que estar revisando tantos papeles. También he visto que las decisiones se toman mucho mejor por parte de presidente, vicepresidente, los ejecutivos, cuando uno necesita responder de manera clara respecto a admisiones, por ejemplo.

-¿Cuáles son las características gráficas del portal?
El portal tiene una parte que es abierta para toda la comunidad, en la que los alumnos pueden crear sus propios contactos y contenidos, subir textos, currículum, material personal, pero además tenemos canales cerrados que pertenecen a distintas aéreas de la universidad, o de oficinas en particular, y que incluyen contenidos más específicos ligados a estas áreas y que son más bien administrados por autoridades.

-¿Cómo se estructura el sitio?
Lo fantástico de este portal es que puede ser estructurado con seguridad. Los alumnos tienen acceso a información que es específica para ellos y el portal puede estructurarse de distintas formas e incluir información general, de reuniones de ex alumnos, recolección de fondos. Entonces, es un ciclo de vida de los estudiantes, establecemos con ellos una relación duradera, desde que ingresan a la universidad hasta mucho después de que se gradúan.

-¿Cuál es la situación de las universidades latinoamericanas en este tema?
Creo que hay algunas universidades que ya vieron la luz y están reconociendo la importancia del sistema, pero en general diría que las universidades estadounidenses están un poquito más avanzadas en términos de implementación de este software. Creo que las universidades debieran invertir al menos, un 5% de su presupuesto anual en la informática, pero claramente destinar esta cantidad puede ser complicada considerando que, en parte, existe burocracia en las instituciones. De alguna forma hay trabas, las decisiones deben pasar por muchas personas, por directores, decanos, rectores, por lo que a veces se opta por aceptar las ineficiencias ya que eso es más fácil. Es más fácil cumplir con la tarea, no complicarse mucho, pero a la larga esto no es lo más eficiente.

-¿De qué forma podría beneficiar este sistema a las escuelas de negocios?
Obviamente la tecnología beneficia y en el caso de las escuelas de negocios este puede ser un beneficio institucional y puede ayudar, por ejemplo, a reclutar alumnos, ofrecer ayuda financiera, promover el intercambio con estudiantes de otras universidades y tener conexiones con otros, una de las principales ventajas a mi juicio. Para nosotros, Sungard es una red social profesional, es como una versión formal de Facebook o MySpace y por lo tanto puede generar una gran red de personas conectadas.

En profundidad

Únase a la conversación