Mastretta: el emprendimiento tras el 1er deportivo mexicano

0
daniel_mastretta_3.jpg

Daniel Mastretta es uno de los dos hermanos que hicieron un bólido que ha dado que hablar. Pero antes, tuvieron que pasar por las mismas dificultades de cualquier emprendedor. El resultado: una innovación que sobrepasa los estándares latinoamericanos. Aquí su relato.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Daniel y Carlos Mastretta, son hermanos. El primero diseñador industrial y el segundo administrador de empresas. Tras años de trabajo conjunto, sacaron al mercado el primer automóvil deportivo diseñado y fabricado en México.

¿Cómo conformaron la empresa?¿A raíz de qué anhelo surge este bólido?¿Qué dificultades tuvieron? A continuación la historia de emprendimiento detrás de los hermanos Mastretta.

¿Cómo surgió la empresa Tecnoidea-Mastretta Cars?

La creamos Carlos y yo en 1987, con el fin de que fuera una consultoría de diseño, similar a las organizaciones en las que tenía experiencia. Al conocer el rubro, creímos que ya era tiempo de forma algo propio.

Desde 1976 que venía trabajando a nivel de compañías, diseñando para terceros modelos de autobuses; mientras Carlos se había ocupado de las ventas en empresas y tenía experiencia en el rubro de los electrodomésticos.

La comenzamos en Ciudad de México, con cinco empleados, una oficina y una planta. Como estábamos recién empezando no dejamos de lado nuestros empleos y estábamos en la oficina durante las tardes. Esta rutina se mantuvo durante dos años, hasta que nos comenzó a ir mejor.

Actualmente nos encontramos en Toluca, contamos con 35 empleados y tuvimos que cambiar de planta, pasamos de una de mil metros a una de dos mil. Trabajamos anualmente con unos tres o cuatro proyectos, junto con trabajar a full en el deportivo.

¿Cuándo y por qué deciden crear el Mastretta?

En 1987 nos imaginamos crear un automóvil deportivo porque nos interesaba hacer transporte. Pero se trataba de una idea a largo plazo. El que fuera un vehículo con estas características, era esencialmente porque queríamos dirigirnos a un nicho muy particular y de gran mercado. Además, en principio no teníamos los recursos necesarios.

¿De qué forma se solventa el deportivo?

A partir de 2006 presentamos el proyecto del Mastretta al gobierno mexicano, logrando su apoyo. Los que se basaban en compromisos concretos y metas, teníamos un plazo cercano a los tres años. Estuvimos muy contento por haber obtenido este apoyo, porque muchas compañías lo piden y no siempre lo obtienen. Nosotros nos presentamos sólo una vez y tuvimos esta ayuda económica. Hace año y medio vendimos el proyecto a un fondo de inversión. 

El Mastretta nació gracias al deseo de hacerlo y del apoyo, los que contribuyeron a que pasara del deseo a la realidad.

¿Tuvieron complicaciones para desarrollarlo?

No, obviamente siempre hay riesgos pero creímos en las condiciones de fabricación. Además, en México existe un buen mercado de fabricación de automóviles de bajo volumen. Básicamente, nos ayudó este factor y las condiciones favorables de México.

No tuvimos problemas, al contrario, nos apoyaron bastante las empresas y la prensa especializada.

¿Por qué del color y su nombre?

Nunca dudamos en colocarle nuestro apellido y en relación al color, quisimos que el mercado lo identificara positivamente. Además, nos pareció adecuado para este proyecto de auto de alto rendimiento.

En materia de innovación, ¿ qué aporta este auto?

Todo el diseño es innovador. El chasis por ejemplo, es único. Está hecho de aluminio y fibra de carbono, y Se encuentra adherido con pegamentos y adhesivos. Es muy fuerte, dinámico y muy veloz.

¿Cómo ha sido la acogida?

Muy bien, tenemos oferta de compra en México e Inglaterra. En este último el auto se vende a través de un distribuidor.

¿Cuáles son los planes a futuro?

Queremos de aquí a tres años fabricar unos 400 automóviles y crear variantes del mismo, pero con el mismo chasis. La fecha de este proyecto no lo tenemos muy clara.

En relación a la polémica con el programa de la BBC de Londres ¿por qué no aprovecharon esto para promocionar al Mastretta?

No fue necesario, el propio suceso generó una enorme respuesta y no hubo necesidad de más. Además, en el programa no hubo nada contra el auto, sino que contra el país. Más adelante haremos noticia mediante la prensa especializada. Al resto no los necesitamos.

En profundidad

Únase a la conversación