Emprendimiento

Johanna Reyes, directora de Mujeres Emprendedoras: "No se está potenciando el segmento específico de las mujeres"

0
johanna_reyes.png

Hace siete años que Mujeres Emprendedoras se encarga de fomentar y promover el emprendimiento femenino, especialmente en quienes desean desarrollar y concretar sus ideas de negocio, alcanzando emprendimientos competitivos y de alto impacto.

Por

El emprendimiento femenino crece en la región. En el caso de Chile, 39,2 % de los emprendimientos pertenecen a mujeres, quienes en su mayoría provienen de la Región Metropolitaba (44%), de acuerdo con cifras del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, que también revela que estos negocios se concentran principalmente en comercio (34,9 %), servicios (33,6 %) e industrias manufactureras (20,2 %).

Es esta realidad la que genera que se creen instancias de apoyo a mujeres que no siempre pueden acceder a información o apoyo para emprender. Un ejemplo de esto es Mujeres Emprendedoras, donde desde hace siete años se encargan de fomentar y promover el emprendimiento femenino, especialmente "en quienes necesitan o desean desarrollar y concretar sus ideas de negocio, alcanzando emprendimientos competitivos y de alto impacto", destaca Johanna Reyes, directora de Mujeres Emprendedoras.

Es por eso que apoyan a las que se encuentran en una etapa inicial, las que ya llevan tiempo emprendiento y a las consolidadas. Las primeras han decidido emprender, pero aún no lo hacen, por lo que necesitan apoyo con su negocio y orientación para dar el paso mediante capacitación. Y las segundas, con más experiencia, "están formalizadas ante el Servicio de Impuestos Internos, ya están facturando, pero necesitan aumentar sus ventas y hacer crecer sus negocios. Permanentemente están capacitándose y buscando posibilidades que las ayuden a crecer y lograr sus metas", detalla Reyes.

En tanto, las terceras son mujeres que ya emprendieron y tuvieron éxito en su negocio, pero buscan expandirse o ayudar a otras mujeres a que tomen el mismo camino. Estas mujeres buscan colaborar, ya que están conscientes del poder de la colaboración; además, saben que de esta manera podrán fortalecer sus redes de contacto para sus negocios.

Para conocer más sobre esta iniciativa y saber cuál es su visión con respecto a los procesos de empoderamiento de la mujer en el mundo emprendedor, conversamos con Johanna Reyes.

-Desde que se creó Mujeres Emprendedoras, ¿cómo ha evolucionado el ecosistema emprendedor en Chile?

Mujeres Emprendedoras se creó en 2012, pero considero que en los últimos diez años el ecosistema emprendedor de Chile ha evolucionado mucho. Cifras del Reporte Mundial de Emprendimiento o "Global Entrepreneurship Monitor" (GEM) ubicaron a Chile en el tercer lugar entre las naciones con mayor actividad emprendedora en etapas iniciales, alcanzando un 25,1%, subiendo 12 puntos porcentuales en una década. Además, el emprendimiento femenino alcanzó un 32,5% en 2018, según cifras de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), lo que evidencia su gran crecimiento.

En la actualidad, existe más apoyo, tanto en capacitación como financiamiento, para los emprendedores, lo que es un gran avance. Además, existen muchas instituciones que buscan potenciar el emprendimiento a nivel general, no obstante, no es suficiente para nosotras y para las regiones. Por ejemplo, se debe trabajar en políticas focalizadas en mujeres y en las regiones.

En general, se está haciendo un buen trabajo con los emprendedores, pero no se está potenciando el segmento específico de las mujeres, ya que como probablemente son dueñas de casa, dependientes, madres solteras y quieren emprender, se necesitan medidas focalizadas como una sala cuna para mujeres emprendedoras, para que puedan dejar a sus hijos. También es muy importante el rol de cónyuges o parejas en este sentido, o de la familia en general. Todos estos factores hacen que las mujeres en Chile emprendamos a avanzada edad, por lo que se debe revertir esta situación e incentivar a que las mujeres emprendan más jóvenes.

-¿Cuáles son las principales brechas a las que se enfrentan las mujeres al emprender?

La principal traba para todo tipo de negocio propio es el financiamiento, sin embargo, para los emprendimientos que se crean con el objetivo de salir de un estado de vulnerabilidad o por necesidad, el principal obstáculo es la falta de capacitación e información para que puedan atreverse, saber cómo crear una empresa en un día, cómo poder vencer los miedos para dar el paso, arriesgarse, creer en el proyecto y comenzar con un plan de negocios. La mayoría de las mujeres piensan que se debe ser ingeniera comercial o saber bastante de contabilidad para ser empresarias, pero no es así. 

En este segmento el financiamiento no es la gran piedra de tope, ya que los recursos que se necesitan no son tan altos, debido a que se apunta a comprar materia prima, algún computador o máquina, y ese financiamiento es más accesible en la actualidad en bancos o entidades estatales. Además, la tecnología está a la palma de la mano, donde se puede encontrar un gran un apoyo en redes sociales o una página web que ayudan a difundir los productos o servicios.

Por otro lado, los negocios que se emprenden, al ver una oportunidad en el mercado y que ya están funcionando, sí necesitan más recursos, porque probablemente es una oportunidad de negocio a gran escala que necesita recursos para seguir creciendo, por lo que es más complicado el acceso al financiamiento, pues los créditos son con exigencia de garantías y altos intereses.

Según un estudio de Chiledeudas.cl, en base a información de la Superintendencia de Bancos a Instituciones Financieras (SBIF), actualizada a octubre de 2018, reveló que si una mujer quiere emprender en nuestro país. la banca le dará un crédito comercial a un plazo de 32 meses, con una tasa de interés promedio de 14,4%, mientras que a los hombres se les cobra una tasa de interés promedio de 12,3%, a un plazo de 24 meses para cancelar, lo que significa un monto 17% mayor por un crédito comercial de similares características. El Ministerio de la Mujer debería poner su foco en las discriminaciones financieras y crediticias que sufrimos las mujeres, ya que los bancos no tienen argumentos técnicos para castigarnos de esa manera. Es totalmente injusto, ya que está demostrado que somos mejores pagadores y administradoras que los hombres.     

-Ustedes se enfocan en general en emprendimientos no tecnológicos. ¿Sienten que estos han quedado un poco olvidados?

Existen otras organizaciones que se preocupan más y están enfocados en emprendimientos tecnológicos. Nosotras no estamos enfocadas en esto no porque no queramos, sino porque solamente no llegan mujeres del área tecnológica. Ahora, si tuviéramos más mujeres enfocadas en esa área, claramente potenciaríamos este ámbito.

Generalmente para realizar emprendimientos tecnológicos se debe tener estudios y capacitación en el área; es difícil emprender en tecnología si no se tienen los conocimientos o experiencia.

-Con el surgimiento de cada vez más coworkings para mujeres o asociaciones que las apoyan, ¿deberíamos ver más mujeres en equipos de emprendimiento o detrás de interesantes proyectos en Chile?

Claro que sí, las mujeres estamos más empoderadas cada día y nuestro rol es fundamental en todos los aspectos de la sociedad, por lo que cada vez vemos a más mujeres que se atreven o integrando interesantes proyectos. Es una tendencia que va al alza. Según Corfo, que analizó 5.984 proyectos que se adjudicaron fondos, entre los años 2001 y 2018, el 51,53% de los equipos tenía a una mujer en sus filas, lo que constituye una importante mejora si se considera que en 2010 ellas solo integraban un 31,1% de los equipos ganadores.

El dato más llamativo del informe indica que los proyectos que cuentan con alguna integrante femenina tienen una mayor tasa de sobrevivencia que los que son integrados solo por hombres, donde la tasa de mortalidad es un 27,9% en el caso de los hombres y un 21% en las mujeres.

-Uno de los frenos para emprender para las mujeres es que solemos ser poco arriesgadas. ¿Cómo se puede erradicar esta mentalidad?

Las mujeres deben atreverse, creerse el cuento y perderle el miedo al fracaso. Tener claro que de los errores se aprende y que si no hago nada por cambiar las cosas, nadie lo hará por nosotras. Además, siempre se debe aprender y sacar conclusiones de los fracasos para fortalecerse. Del mismo modo, siempre debemos estar capacitándonos, ya que se puede emprender por intuición, pero en algún momento necesitarás capacitación y conocimientos técnicos para poder crecer.

IDEA FUERZA

-¿Qué tipo de ideas de emprendimientos interesan más a las emprendedoras que se afilian a ME?

Los emprendimientos son bien transversales, no tenemos ningún área específica ni predominante, pero son por ejemplo enfocados en manufacturas, servicios o productos de belleza, comercialización, asesorías, consultoras, capacitaciones, banquetería, producción de eventos e importadoras, etc.  

-¿Qué conocimientos o habilidades suelen ser más débiles?

A nivel de emprendedoras incipientes o primerizas, generalmente hay que apoyarlas en todas las áreas, por eso las asesoramos y capacitamos en áreas como finanzas, contabilidad, jurídica y marketing digital, a través de talleres, cursos y seminarios (en Santiago y todo Chile). No saben cómo generar un plan de trabajo ni como materializar sus negocios. Por eso vamos avanzando paso a paso, desde la constitución legal de su emprendimiento, contabilidad, hasta estrategias de marketing digital para que promocionen sus productos y servicios por sus redes sociales.   

-Además de tener una idea y la motivación para llevarla adelante, ¿qué se necesita para dar vida a un emprendimiento? ¿Qué competencias habría que tener y qué conocimientos se necesitan aprender?

Lo primero, es que se debe tener claro el foco de lo que quiero hacer, pues uno de los principales problemas de los emprendedores, en general, es que no tienen un objetivo bien definido, una idea fuerza que te muestre el camino. Una vez que se tenga clara esa idea, analizar cómo avanzar.

Lo segundo, y que es de igual importancia, es perderle el miedo al fracaso y atreverse; tener claro que de los errores se aprende y que si no hago nada por cambiar las cosas, nadie lo hará por uno. Además, uno siempre debe aprender y sacar conclusiones de los fracasos para fortalecerse.

En tercer lugar, hay que establecer un plan de negocios y comenzar a buscar financiamiento en entidades estatales como Corfo o Banco Estado, entre otros, que tienen programas de apoyo a la mujer emprendedora.

En cuarto lugar, hay que ir poniéndose metas diarias, semanales y mensuales, que te permitan visualizar cómo se está avanzando y trabajar duro, permanentemente, ya que sin un trabajo constante es difícil lograr los objetivos propuestos.

En quinto lugar, si el negocio prospera y hay ganancias, se debe comenzar a invertir de inmediato para ir creciendo.

-¿Qué debe saber toda persona que busca emprender de esta forma?

Primero deben tener claro el producto y para eso deben realizar un estudio de mercado. Ojalá sea algo innovador y que no existe en el mercado, que no esté en Chile, y que exista la necesidad de ese producto; que exista gente que compra ese producto, y esa información se puede obtener a través de un estudio de mercado o alguna encuesta previa al viaje, para que sepan lo que andan buscando y así no perder tiempo. Esto es para las emprendedoras que viajen con la intención de poder emprender. Por otro lado, tenemos a la que ya tiene un negocio y que viaja a buscar más ideas o más productos, y esta también es una muy buena instancia para estas mujeres que ya tienen un negocio establecido. En nuestra misión comercial están consideradas las asesorías comerciales en terreno y capacitaciones para poder negociar con los productores chinos y todas las indicaciones para poder traer un container desde China, además de todos los trámites burocráticos y técnicos asociados.

-Harán un viaje a Yiwu para las que están interesadas en importar productos de China. ¿Qué perspectivas tienen este tipo de negocios en Chile?

Tienen un gran potencial, porque una emprendedora puede importar productos al por mayor, a buenos precios. Yiwu es conocida como la mayor feria de bienes de consumo del mundo con más de 1,8 millones de productos diferentes, de alrededor 43 industrias de alta calidad y precios competitivos. Es una gran oportunidad, ya que pueden tener contacto con un universo de 200 mil proveedores entre electrónica, ropa, zapatería, accesorios, óptica, joyería, salud y belleza, partes de automóviles, construcción, ferretería, muebles y decoración, juguetería, jardinería, etc.

-¿Cuáles son las formas en que las mujeres pueden participar en ME?

Pueden participar de Mujeres Emprendedoras de muchas maneras, como socias o participando colaborativamente con nosotras y otras mujeres, o aportando al ecosistema de emprendimiento femenino. Ayudando a otras mujeres a empoderarse, etc. La idea es que se hagan socias y que trabajen y colaboren permanentemente con nosotras.

-¿Qué ventajas tiene ser parte de ME?

Nuestras socias pueden acceder a una serie de cursos y capacitaciones gratuitas que realizamos todos los meses, en áreas de finanzas, contabilidad, jurídica y del marketing digital, a través de talleres, cursos y seminarios. Del mismo modo, pueden acceder a una gran red colaborativa.

En profundidad

Únase a la conversación