Liderazgo

Fundadora de Giving Birth sobre mujer y maternidad: "Los programas de mentoring son un gran aliado para trabajar la motivación"

0
foto_silvina_prekajac_1.jpg

Silvina Prekajac es la creadora de la consultora argentina de mentoreo, quien relata a continuación el trabajo que realizan, la importancia del acompañamiento a las profesionales y qué falta por hacer.

Por

Empoderar a las mujeres y permitirles ascender en su carrera profesional está siendo parte de la estrategia de varias compañías que ven esto una manera de lograr objetivos medibles. Es así como se está trabajando para que puedan conciliar su vida laboral y profesional y acceder a capacitación con foco en liderazgo.

Pero como todavía queda mucho por hacer, surgen instituciones que buscan colaborar en esta causa. La consultora argentina de mentoreo Giving Birth es una de estas. Fue fundada por Silvina Prekajac, quien concibió la idea mientras trabajaba como gerente de Marketing en una multinacional cuando esperaba a su hija. En ese momento, se dio cuenta de la necesidad de acompañar a las mujeres durante la maternidad, periodo trascendental para asegurar una salida y regreso de las profesionales a sus trabajos con la motivación y compromiso necesarios para seguir creciendo y aportando valor.

Para Prekajac, “durante la maternidad surgen sentimientos y pensamientos que muchas veces no se verbalizan por miedo o culpa, y que en gran parte son los que nos limitan y no nos permiten disfrutar”.

Y esto también implica en que haya menos ejemplos de inspiración, porque “se sabe que sólo 1 de cada 10 puestos de dirección son ocupados por mujeres, y a la vez es importante poder contar con referentes que hayan transitado situaciones similares con éxito”.

Prekajac relata que junto con su experiencia y previa investigación, fue clave para levantar esta consultora el tener 15 años de experiencia liderando negocios y equipos de empresas.

-¿Cómo surge Giving Birth?

Nace como respuesta a la creciente necesidad en el mercado laboral de lograr un sano equilibrio entre carrera y vida personal, acompañando a mujeres y a empresas desde el mentoreo a transitar juntos una etapa tan fundacional y transformadora como es la maternidad, en busca de potenciarse y potenciar sus resultados.

A partir de mi propia experiencia, comencé a investigar profundamente en el tema, hablando con expertos de diferentes especialidades. Fui sumando otras vivencias de colegas y llegué a referentes de mentoring de Inglaterra y otros países, en los que se trabaja hace más de 10 años acompañando a los recientes padres y las empresas.

En este camino descubrí mi propósito, y que es el ADN de Giving Birth: acompañar a las madres profesionales que tienen el deseo de seguir creciendo en sus ámbitos laborales.

-¿Cómo ha sido la puesta en marcha? ¿Cuántos componen el equipo?

Estoy al frente de la gestión integral de la consultora, desde su concepción, desarrollo de contenidos y puesta en marcha. Cuento con un equipo de mentoras, certificadas también en coaching y mentoring, que se fueron sumando a medida que fui testeando y ajustando la propuesta, dispuestas a compartir sus experiencias de haber transitado la maternidad desde puestos gerenciales en empresas multinacionales de primera línea.

A su vez, trabajo con un equipo de expertos que asesoran en temáticas complementarias relacionadas con la maternidad.

-¿Por qué dirigirse a las mujeres y también a las empresas?

Porque se trabaja para lograr un beneficio recíproco entre las empresas y las mujeres profesionales que las integran. Por un lado, se promueve el desarrollo de carrera de las mujeres que siendo madres desean seguir creciendo profesionalmente y, por el otro, se contribuye a que las empresas logren beneficios medibles (mayor competitividad como marca empleadora, retención de talento clave, reducción de los costos de reemplazo y aumento de la representatividad de la mujer en posiciones de liderazgo con su impacto positivo en el negocio, entre los principales).

Asimismo, es importante integrar al equipo de trabajo y al jefe directo en el proceso de adaptación, para asegurar un mayor en esta etapa de transición temporal, que marcará un antes y un después en la carrera de toda mujer, madre y profesional. Quienes se van mal de su trabajo al comenzar su licencia suelen no volver o si lo hacen hipotecan su futuro al volver desmotivadas, porque no sienten que son parte de un proyecto que conjuga su nueva realidad con sus posibilidades de proyección

-¿Por qué en Giving Birth se elige el mentoring para ayudar a las mujeres? ¿Se complementa con otros métodos?

Se trabaja con el mentoring como eje transversal, porque hoy son pocos los modelos de éxito a seguir. Es clave en este periodo de cambios que muchas veces se transita en soledad, saberse acompañada con personas que vivenciaron experiencias similares a las de una.

En los programas se aplican herramientas en común con otras prácticas al servicio del desarrollo personal y profesional, como lo son el coaching o en counselling, por ejemplo.

-¿Cómo es el proceso de trabajo con las mujeres y las empresas?

Los programas de mentoring abarcan el acompañamiento de la profesional desde el último trimestre del embarazo y hasta el primer trimestre luego de la reincorporación al entorno laboral. Están divididos en cuatro etapas: visión, conexión, reinvención y proyección. Cada una de ellas con objetivos accionables para ayudar a la profesional a instalarse nuevamente en una posición competitiva.

Se llevan a cabo a través de sesiones semanales con la profesional y sesiones puntuales con su jefe directo y partner de Recursos Humanos, sumando de ser necesario a parte del equipo directo.

-¿Existe en las empresas en Argentina desconocimiento o falta de políticas para apoyar a las mujeres en el desarrollo de su carrera?

En nuestro país hay empresas muy diversas, con sesgos propios de cada industria y también de la antigüedad propia de cada una (no es lo mismo una empresa de más de 100 años que hereda una cultura corporativa que debe ir adaptando, que otra con una década en el mercado), por ende la variedad de políticas o la falta de ellas para apoyar la proyección de la mujer dentro de las compañías, es muy amplia.

Hay empresas muy conscientes de su responsabilidad como actores de cambio, que incorporan políticas de flexibilidad con beneficios exclusivos para las mujeres durante la maternidad como el soft landing, un lactario o flexibilidad horaria, pero si bien son sumamente importantes para conciliar la vida de madre con la vida profesional, es importante también contar con el apoyo desde la salida de la profesional hasta su reintegro para asegurarse un regreso con la motivación y compromiso necesarios para instalarse nuevamente en una posición competitiva.

-¿Cuál es el diagnóstico de las empresas en Argentina con respecto a la contratación de mujeres, licencias por maternidad y su reincorporación? ¿Cómo ha sido la evolución?

En Argentina, las mujeres representan más de la mitad de la fuerza laboral en la base de las estructuras corporativas, pero menos del 30% llega a niveles de mandos medios y menos del 15% a puestos de decisión.

Esto se debe en gran parte a que cada vez más mujeres postergan la maternidad coincidiendo con momentos críticos de carrera. Sólo 4 de cada 10 mujeres profesionales continúan con el ejercicio de su profesión luego de ser madres.

En ese sentido, muchas empresas están comenzando a tomar partido, sabiendo que si no se acompaña al talento clave en su maternidad se pierden un potencial. El definir cómo se conjugan maternidad y carrera resulta decisivo para revertir las estadísticas y lograr un cambio positivo donde todos ganen.

-¿Qué falta todavía por hacer?

Si bien se ha avanzado mucho en políticas de flexibilidad, incorporando esquemas de licencias de maternidad extendidas, de soft landing o job sharing, incluso en algunos casos la posibilidad de contar con un lactario o guardería en el lugar de trabajo, aún falta mucho camino por recorrer en el reconocimiento de lo que implica la maternidad para la profesional y en cómo acompañarla para potenciarla en su carrera en sintonía con su nuevo rol.

Es por eso que los programas de mentoring se convierten en un gran aliado para trabajar la motivación y lograr el compromiso necesario para seguir creciendo y aportando valor.

Por otro lado, es importante también avanzar en la implementación de políticas de paternidad acordes a la realidad actual de las mujeres que toman cada vez más protagonismo en los ingresos del hogar, sumado al interés creciente de los padres de poder compartir más tiempo de calidad con sus hijos.

Argentina está entre los países que menos días de licencia de paternidad otorga. Modificar esto será una vía de colaborar en la integración de más mujeres a puestos de decisión y de lograr una mayor representatividad en la toma de decisiones críticas de negocio.

-¿Tienen proyectos que les interese compartir?

Próximamente comenzaremos el ciclo de webinars sobre Maternidad y Profesión dirigidos a futuras y recientes madres profesionales, con temáticas relacionadas con la maternidad como período de reinvención y empoderamiento.

Se comenzará, también, a dar cuerpo a la comunidad de mentoring Giving Birth, un grupo de conexión y pertenencia que reúne a las profesionales para seguir desarrollándose y transmitir su legado a las generaciones más jóvenes.

En profundidad

Únase a la conversación