Liderazgo

Fred Kofman, actual asesor de Desarrollo de Liderazgo en Google: "Todo líder tiene que ser un héroe"

0
otc_8483.jpg

Lo que se necesitan hoy son líderes heróicos. De eso está seguro el presidente fundador del Conscious Business Center International, quien conversó en exclusiva para AméricaEconomia sobre el liderazgo consciente.

Por

Su misión no era dar cátedra de lo que la teoría dice respecto a un buen liderazgo en la última versión del Congreso Internacional de Innovación Educativa (CIIE) del Tecnológico de Monterrey en México. Su base y su esencia están lejos de eso.

Fred Kofman es autor, investigador y asesor en Desarrollo de Liderazgo en Google, además de director del Centro de Liderazgo Consciente del Tecnológico de Monterrey y presidente fundador del Conscious Business Center International.

Su filosofía apunta al ser interno, a la energía y a la forma de vida. Los valores, los principios, los propósitos y la forma en que un líder ejerce el poder, son claves para entender la verdadera función de quien se transforma en un ejemplo a seguir.

El experto conversó con AméricaEconomía respecto al liderazgo consciente. Sus interesantes respuestas, las puedes leer a continuación. 

- ¿Qué es el liderazgo consciente? ¿de qué se trata?

Liderazgo es la capacidad de evocar el compromiso interno del otro, inspirarlo para que se comprometa con una misión que le propongo. El líder es el que consigue lo que no se puede comprar. El líder lo que hace es merecer el respeto, ganarse la autoridad moral para que otros lo quieran seguir. Esa es mi definición de líder.

Liderazgo es una palabra neutra, hay líderes éticos y líderes malignos, y estos también pueden ser muy buenos líderes porque consiguen inspirar a mucha gente a hacer barbaridades. Ahora, tienes que estar consciente de lo que estás liderando. Consciencia significa comprender la naturaleza del ser humano, comprender los principios éticos que riguen una sociedad libre y que propone el florecimiento de los demás, significa amar la libertad, amar la verdad, amar la justicia, y liderar a la gente para que comparta ese amor y esa ética. Eso es liderazgo consciente.

A eso también le agrego la dimensión de heroísmo. El heroísmo es todavía más individualista y ácido porque ya no quiere inspirar a nadie, yo lo hago por mí porque yo quiero vivir así. Y en cierta forma, todo líder tiene que ser un héroe. Para liderar tu tienes que ser un ejemplo que la gente quiera seguir, debes tener una vida heróica en el sentido cotidiano de hacer el bien y cuidar a los demás, defender la verdad y la justicia. Pa mí el heroísmo es la base del liderazgo consciente, es el heroísmo de tener valores claros y defenderlos en situaciones de riesgo personal, donde sabes que vas a tener que pagar un precio porque te van a rechazar al ir en contra de hacerlo fácil.

- ¿Se aplica hoy este concepto o se queda más bien en lo fantasioso? 

Yo creo que esto es mileniario, desde principio de los tiempos. Como dicen en el Budismo, la verdad es siempre la misma, pero la forma de comunicarla cambia con los tiempos. Hoy los héroes son los emprendedores, los líderes de organizaciones, la gente que le dice que no a la inmoralidad. El concepto tiene un escenario diferente pero el principio es el mismo, entonces claro que se aplica, pero no se aplica como la gente lo hace porque hay muy poca gente que lo hace y está dispuesta a pagar el precio de vivir en armonía con sus valores, es caro. Hay que exponerse al rechazo de otra gente que se va a sentir expuesta por tu comportamiento. Entonces, mi perspectiva es que requiere de un entrenamiento muy fuerte y más allá de la capacidad conceptual de entender la filosofía sin una preparación física, síquica y espiritual, no, yo creo que la gente no tiene la fortaleza interna para hacerlo. Yo he tenido un largo entrenamiento en mi vida y sigo aprendiendo, tampoco me veo a mí como un modelo a emular.

Entonces, qué estamos haciendo en las universidades, en las escuelas secundarias para preparar a quienes dependen de nosotros para su educación, para vivir vidas heróicas, conscientes, ser capaces de hacerlo, dar el ejemplo y liderar a los demás. Y cuando miras a los instructores, los profesores, los maestros, los políticos, los gobernantes, hay muy pocos ejemplos dignos de emular para una vida ética. Cuántos hay que digas: yo quiero ser como ellos.

- ¿Cómo y dónde se aprende? 

No se aprende en el aula, esto se aprende en la academia de la paz y el amor. ¿Cómo se entrena? Con actividades, con proyectos, además de lo que se aprende intelectualmente.

- ¿Cuáles son las características puntuales del liderazgo consciente?

La más importante de todas: la responsabilidad incondicional. Lo que quiere decir, hacerte dueño de tu vida frente a cualquier circunstancia que te toque vivir. No echarle la culpa a nada, no sentirte con la indulgencia de la resignación y pase lo que pase el que tiene que responder eres tu. Esa responsabilidad absoluta de decir “yo soy dueño de mi vida y no importa el reto que tenga que enfrentar, yo soy el que tiene que responder”.

Ahora la pregunta es, ¿qué voy a hacer yo frente a eso? Nada que no dependa de ti condiciona tu vida. Ese es el primer principio básico. Todos somos tentados, pero la tentación no es lo que define, lo que define es tu respuesta a qué vas a hacer cuando tengas una decisión entre lo conveniente y lo moral.

- ¿Cuál es el primer paso para que un líder traspase de lo insconciente a lo consciente?

Mirarte en el espejo y decir: yo no soy un modelo y no quiero que mis hijos sean como yo. No me siento feliz, no me siento pleno en mi vida y hasta que yo no me sienta como alguien que yo admiro, no tengo el derecho a liderar. Tienes que sanarte, es un trabajo interno.

No hay nada que puedas hacer afuera que sea honesto, todo lo que hagas afuera va a hacer hipócrita si no tienes la preparación interna para que seas congruente con tu vida. Primero haz tu vida congruente, luego todo lo demás, sin eso todo lo demás es construir un edificio en arena movediza. Se te va a hundir y va a crear sinismo. La gente te va a ver si se va a dar cuenta que no eres de verdad.

En profundidad

Únase a la conversación