Management

Fragueiro: Preocupa la escasez de CEOs con MBA en la región

0
fragueiro.jpg

Fernando Fragueiro, el nuevo rector de la Universidad Austral, en Argentina, advierte que el promedio de CEO con MBA en América Latina es reducido comparado con la media mundial y la otros de países emergentes. "Nos falta valorar más la educación", indica.

Por

“La designación me llena de orgullo, es una satisfacción enorme. Llega en un momento en el que estoy particularmente preparado”. Así recibe Fernando Fragueiro su nombramiento como rector de la Universidad Austral, en Argentina. Y tiene razón, pues el nuevo cargo viene a engrosar un ya nutrido currículo en la academia que, junto al grado de doctor otorgado por la University of Warwick, en el Reino Unido, incluye la calidad de profesor visitante en Harvard Business School y, por cierto, un decanato de trece años en IAE, la escuela de negocios de la Austral.

“Con toda esa experiencia, es un desafío muy rico y atractivo llegar a conducir la Universidad Austral, porque cuenta con la escuela de negocios, un hospital, seis facultades y otros institutos o unidades académicas menores”, dice. Agrega que su doctorado fue, precisamente, sobre dirección estratégica en organizaciones basadas en talento, por lo que “ésta es una oportunidad magnífica para seguir llevando a la práctica los temas a los que he estado dedicado en los últimos treinta años”.

¿Cómo gestionará el avance de la casa de estudios en materia de posicionamiento regional?

Esto lo he planteado en tres conceptos. Uno es la propuesta de valor académico, que sea de nivel y del más alto estándar internacional. He alentado a los decanos y a sus equipos directivos a que continúen superándose. El segundo es la sustentabilidad económica: no creo en las instituciones académicas con déficit o que tienen muy buenas iniciativas pero que, finalmente, no se sostienen. Cuando eso sucede es porque los destinatarios no le reconocen el valor. El tercer eje es favorecer el diálogo y la integración tanto de nuestros grupos profesionales, para que generemos sinergias, como de la diversidad de los alumnos. 

En otro ámbito, ¿cuál es su visión respecto a las demandas de una educación gratuita y de calidad vistas en países como Chile y Colombia?

La educación es hoy uno de los derechos humanos más necesarios. En América Latina es impensable que podamos seguir con un Índice de Desarrollo Humano entre 70% y 80%. La sustentabilidad de la sociedad pasa por la inclusión social y la región debe adoptar ese objetivo como gran prioridad, como un fin que nos interesa y conviene a todos, a los que disponen de recursos y a los que no.

La inclusión pasa por el acceso a la salud, al trabajo y a la educación y si ésta tiene que ser gratuita, que lo sea. Me gusta que cada uno ponga lo que pueda, pero también que lo económico no sea un elemento de exclusión (…) Ahora bien, creo que hay mucho camino por recorrer y que los países y gobiernos tienen que replantearse. No podemos ir del elitismo al populismo, que es una especie de enfermedad que tenemos que superar. Tenemos que centrarnos en el desarrollo humano y social y en invertir en educación. En Latinoamérica tenemos todo para crecer; me parece que nuestro único tema, la deuda que no nos permite dar el salto, es la inclusión social que pasa por la educación y por el acceso al trabajo y a la salud.

Los CEO en Latinoamérica

Usted realizó el estudio y ranking “Los CEO con mejor desempeño en Latinoamérica”. Con esa investigación de base, ¿qué particularidades identifican a estos ejecutivos en la región?

Da la impresión de que, más que liderar e interactuar con grupos de accionistas, tienen la capacidad de hacerlo de mejor manera en firmas estatales, que han sido estatizadas o que tienen una influencia fiscal importante, o bien en empresas familiares. Con esto último se relaciona otra peculiaridad, y es que los CEO llegan más por promociones internas que por búsquedas externas; es decir, la confianza generada en la familia facilita el acceso a la posición.

¿Cómo se compara la preparación y formación respecto de los CEO de otras zonas del mundo?

Esto nos debe preocupar. Es una asignatura pendiente que está vinculada al tema de la educación, a la que no estamos reconociendo como factor obligatorio para el desarrollo sostenible. El punto es que el promedio de CEO con MBA en América Latina es bajo comparado con la media mundial y la de otros países emergentes. Nos falta valorar más la educación. 

Por otro lado, pienso que los CEO latinoamericanos tienen, en general, la capacidad de lidiar con la volatilidad y eso es lo que hace que la mayoría de los 50 CEO que aparecen en este ranking sean de la región, tanto en las multilatinas como en las multinacionales con presencia en la zona. Es más, se observa una cierta tendencia hacia los nacionales; por ejemplo, en Brasil se opta por los brasileños, en Colombia, por los colombianos, y en Chile, por los chilenos. 

¿Qué sucede con la participación femenina a este nivel? 

Faltan mujeres. Esto lo estudia el Centro de Conciliación Familia y Empresa (CONFyE) del IAE, que está a cargo de Patricia Debeljuh. Es muy interesante lo que hace y entre sus postulados propone la existencia de un techo de cristal, que tiene que ver con un cierto prejuicio social que, en todo caso, se va superando. También habla del techo de cemento, que se autoimpone la propia mujer en el sentido de que las mayores responsabilidades pueden acarrear la pérdida de flexibilidad y el descuido de la vida familiar. Sin embargo, todos vemos que la responsabilidad del hogar es compartida, que no es de uno solo.

¿Cómo se puede revertir esa situación?

Primero, desde las instituciones educativas. Por eso creamos este centro, buscando promover que en realidad el trabajo no deshumaniza ni le quita lo femenino a la mujer. Hay una cuestión cultural que, no obstante, está avanzando. Por otro lado, en las empresas es posible desarrollar alternativas. Uno de los CEO que participó en el estudio mencionaba la asignación de mentores femeninos con experiencia profesional, porque son las que ellas encuentran con más capacidad para entender sus temores y preocupaciones.

Únase a la conversación