Management

Directora regional de Ventas de Citrix: "La sobrecarga y la complejidad entorpecen la experiencia y reduce el compromiso en los empleados"

0
maria-celeste-garros-critix-702x336.jpg

María Celeste Garros asegura que en esta era de transformación digital, muchas empresas aún no han logrado brindar a sus empleados una experiencia de trabajo flexible y un ambiente seguro.

Por

-¿Por qué hoy es tan importante abordar la transformación de los espacios de trabajo por parte de las empresas? 

Nos encontramos en un mundo cada vez más conectado y tecnológico, donde las empresas deben adaptar sus estrategias para lograr mejores resultados. Las compañías que utilizan la tecnología para impulsar nuevas formas de trabajo y brindar a los empleados las herramientas para desempeñarse de manera más eficaz y significativa, pueden ofrecer una experiencia superior; al mismo tiempo, no solo atraer a los talentos que necesitan, sino que mantenerlos comprometidos y productivos para mejorar los resultados de negocios. Por eso repensar el espacio de trabajo es vital.

-La idea es llevar los espacios laborales a un ambiente digital.

Las organizaciones están conscientes de que la manera de trabajar cambió y por eso es necesario invertir en tecnologías que permitan mayor movilidad, flexibilidad y accesibilidad a los datos corporativos, de manera segura. Además, se estima que los empleados de hoy trabajan con hasta once aplicaciones diferentes durante el día, para realizar su trabajo, donde no utilizan la mayor parte de sus funcionalidades y pierden demasiado tiempo -casi diez horas semanales- buscando la información que necesitan. La sobrecarga y la complejidad entorpecen la experiencia y reducen los niveles de compromiso en los empleados.

Los avances en tecnologías que permiten crear espacios de trabajo completos y entregarlos de forma segura, dan la posibilidad a los empleados de realizar sus tareas desde cualquier lugar y con el dispositivo de su preferencia. Esto permite lograr una mejor atención a los clientes, dado que los empleados pueden estar donde el negocio esté.

Asimismo, la flexibilidad laboral permite que los colaboradores tengan un equilibrio entre la vida laboral y personal, factor que en Chile, según el estudio "El Trabajador Digital en 2019", de Citrix, es uno de los más importantes al momento de buscar trabajo.

-Hoy las organizaciones, a nivel global, ¿tienen dificultad para dar este paso?

En los últimos años, se ha hablado mucho sobre la construcción de una cultura empresarial de "trabajo desde cualquier lugar" para reducir los costos, aumentar la productividad y mejorar la experiencia del empleado, algo cada vez es más común a nivel global. Se ha avanzado mucho técnica y digitalmente para permitir dicha transformación, pero en el día a día siguen habiendo negocios que no han logrado dar el salto, ya que muchas empresas aún se niegan a creer que el trabajo ha evolucionado, por lo que no ven necesario invertir en tecnología. 

Ahora, el desafío que tienen las organizaciones para hacer esta transformación pasa por redistribuir los roles dentro de las áreas de administración, específicamente de Recursos Humanos con el área de TI. Según el estudio "The Experience of Work", realizado por The Economist y Citrix, la experiencia de los empleados es un tema de discusión de la alta dirección, donde son los líderes de RR.HH. quienes suelen asumir esta responsabilidad, mientras que el CIO es el rol que menos suele adueñarse de gestionar la experiencia del empleado.

Sabemos que la digitalización hace que los empleados sean más productivos y tengan un mayor compromiso con la empresa, gracias a la experiencia positiva que esta les entrega en el trabajo, por lo que la intersección de estas dos áreas (TI y RR.HH.) es fundamental. El primer paso para avanzar hacia esto es que ambos líderes vean la transformación digital como un proyecto compartido. Y luego, que puedan establecer indicadores clave de rendimiento, utilizados tanto por TI como por RR.HH. para medir aspectos de la experiencia de los empleados.

-¿Cuál es el panorama latinoamericano de este proceso? ¿Cómo podemos comparar Chile con las otras naciones?

Chile se encuentra avanzando, al igual que los demás países de la región. Según el estudio "El Trabajador Digital de 2019", realizado a nivel latinoamericano por Citrix, (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú), el 38% de los encuestados aseguró que la empresa donde trabaja le permitía hacerlo de forma remota. En Chile, esta cifra no es lejana, el 31% de los chilenos aseguró lo mismo, lo que demuestra que el país ha ido creciendo en este aspecto.

Sin embargo, esta cifra no supera la mitad. Actualmente, muchas empresas se resisten a adaptar sus modelos al trabajo flexible y desechan la innovación, porque generalmente obtienen buenos resultados con su forma tradicional de hacer las cosas. Pero cada vez vemos que hay más información que comprueba la necesidad de transformar los espacios de trabajo. Es ahí cuando se debe impulsar a que las organizaciones se motiven a hacer un cambio.

-¿Esta transformación se conecta con la flexibilidad laboral y la construcción de otra cultura laboral?

Sin dudas. Las nuevas tecnologías y la Cuarta Revolución Industrial han entregado las herramientas para incrementar la eficiencia y productividad de los procesos, creando una nueva forma de trabajo. Además, la percepción que las personas tienen sobre el trabajo flexible, sus beneficios, el rol de la tecnología en el trabajo del futuro, ha ido evolucionado.

Según el estudio de Citrix "El Trabajador Digital en 2019", 94% de los chilenos cree que en los próximos diez años el rol de la tecnología en el ámbito laboral será positivo; asimismo, consideran que los profesionales deben adquirir conocimientos de tecnologías aplicadas a su profesión para prepararse para el futuro del trabajo. Lo que demuestra que esta transformación es un proceso hacia una construcción nueva de cultura laboral, donde el trabajo flexible será el pilar principal. El formato tradicional va quedando atrás, mientras que las formas de trabajo flexible son cada vez más comunes.

-¿Cómo guiar a las empresas que no saben qué estrategias tomar para la flexibilidad laboral, en línea a las nuevas tecnologías?

Las empresas muchas veces no tienen claro cuáles son los pasos necesarios para adoptar una estrategia que permita mayor flexibilidad laboral, en línea con las nuevas tecnologías disponibles. Sin embargo, hoy el espacio de trabajo debe ser un lugar donde los empleados puedan acceder sin problemas a cualquier aplicación desde cualquier dispositivo, proveedor de cloud o conexión; tengan la posibilidad de aumentar su productividad con soluciones de flujo de trabajo inteligentes; y puedan trabajar de forma segura con un inicio de sesión único y control de acceso a las aplicaciones. 

Pero a su vez, en este espacio de trabajo el equipo de TI de la empresa debe poder ofrecer cargas de trabajo portátiles que puede mover y escalar a través de múltiples proveedores de cloud sin el riesgo de un bloqueo del proveedor; administrar todas sus soluciones en la nube como una sola, con visibilidad, control y experiencia del usuario consistentes; y aplicar controles de seguridad contextuales para proteger la información confidencial contenida en todas sus aplicaciones SaaS.

-¿Qué pasa con la convivencia de las distintas generaciones en este entorno laboral? ¿Cómo combinarlo con las nuevas propuestas tecnológicas?

Hoy en día, en todas las compañías nacionales existe una conversión multigeneracional que abarca desde los baby boomers (55–73 años) hasta los millennials (23-38 años). La convivencia de cada generación con la tecnología es muy distinta. Los primeros se han tenido que adaptar, y los más jóvenes, nativos digitales que crecieron junto a la digitalización, muchas veces se ven enfrentados a empresas que no están tan avanzadas tecnológicamente como ellos, y también deben adaptarse. Pero la verdad es que es el trabajo el que deben adecuar las diferentes generaciones, para mejorar la experiencia de cada uno y para que todos sean más productivos.

Por ejemplo, en Chile, el 46% de los encargados del área TI (según datos de un estudio realizado por Citrix en 2018) afirma que la generación más vulnerable en términos de seguridad de datos son los baby boomers, seguidos por los millennials con 28% y la generación X (39-54 años) con 26%. Para disminuir los riesgos a los que cada generación expone los datos, es necesario que las empresas cuenten con un perímetro digital seguro e inviertan en softwares de seguridad, además de enfocar gran parte de sus esfuerzos en seguir capacitando a trabajadores en políticas de seguridad, para así reducir futuras filtraciones de datos.

Sin las herramientas necesarias, sin entrenamiento y sin motivación para adaptarse a los nuevos tiempos, la primera reacción de los trabajadores es el rechazo al cambio. Y es ahí donde los proyectos tecnológicos se estancan o, directamente, fracasan.

En profundidad

Únase a la conversación