Gestión de Carrera

Dieck: Los desafíos de la nueva Egade Business School

0
mdieck_egade.jpg

Con la unificación de los campus de Monterrey y Ciudad de México, la rectora de las Escuelas Nacionales de Posgrado de Negocios y Gobierno, comenta acerca de la estrategia de consolidación e internacionalización de esta entidad del Tec de Monterrey. Y de EGAP, su escuela de gobierno.

Por

Lleva apenas cuatro meses como rectora de las escuelas nacionales de posgrado, EGADE Business School y EGAP del TEC de Monterrey y se entrevista con nosotros para saber de los grandes cambios involucrados. En el teléfono desde México, María de Lourdes Dieck repite y hace énfasis en la palabra "reto". Y es que ser una mujer a la cabeza de una B-School y  liderar un proyecto ambicioso, es un gran desafío.

Usted asumió este cargo hace poco, en enero de este año, ¿Cómo ha sido?

Ha sido muy satisfactorio que se me haya dado este cargo, porque es un reto y también algo muy importante para la institución. Porque se trata de hacerse cargo de las escuelas de posgrado del Instituto Tecnológico de Monterrey (Tec).

Me parece desafiante continuar profundizando cada una de las escuelas, tanto en el área de las organizaciones y la economía, como en el sector público, para el futuro de la escuela de gobierno.

¿A qué se debió la unificación de las escuelas de negocios del Tec en una sola gran escuela?

Al realizar una evaluación nos percatamos de que se duplicaban los esfuerzos en distintas áreas. Nos damos cuenta también que de que podíamos introducir una iniciativa que podía ser compartida en otro campus. Entonces entendemos que somos una escuela de negocios e institución como el Tecnológico donde se necesita enriquecernos de lo que tenemos en una. 

Era un desperdicio de recursos, porque diluimos recursos económicos y de capital humanos, pero que unidos podríamos haber llegado más lejos. Con ese descubrimiento, el saber que estábamos desaprovechando nuestra riqueza y competencias, decidimos preguntarnos por qué no dialogamos y nos unimos. Entonces surge la consolidación.

¿Por qué es importante la creación de la Egade Business School?

En el pasado cada sede era independiente y participaba en los ránkings de forma independiente y decidimos materializar la idea de que la unión hace la fuerza. El foco es manejar mejor las riquezas y aprovechar las sinergias entre las sedes, generar investigación con la sociedad, comunidades y empresas. Esto ayuda a generar valor agregado, porque estos centros son importantes para nuestros alumnos, pero también para las comunidades.

¿Por qué además, juntar en un sólo liderazgo las escuelas de gobierno y negocios?

Es fundamental que estén bajo una misma estructura y unidad. Para mí la capacidad de sinergia de la escuela de negocios y de gobierno es fundamental. La finalidad es buscar nuevos espacios de diálogo, junto con tener proyectos conjuntos y visión del negocio. Están las necesidades en las políticas públicas, en el marco regulatorio e internacional. Es necesario ser competitivos y crear empleos, porque el gobierno mexicano quiere que se creen empleos.

Uno de los ejemplos de la sinergia es que en el veranos tenemos un programa desarrollado por la escuela de gobierno en que los alumnos pueden tomar un curso en la Universidad de Georgetown. Esto antes sólo era para la escuela de gobierno, pero ahora está abierto para los alumnos de negocios.

¿Cuál es la estrategia de desarrollo de los posgrados del Tec?

Consolidación académica. Enriquecimiento y actualización de nuestros programas. A su vez, lograr que el egresado innove y sea líder, para eso tiene que estar siempre renovándose o proyectándose.

Estamos incursionando con las empresas en programas MBA In- Company, trabajando en problemáticas de las propias empresas y apoyando a los alumnos de éstas. Debido a la crisis de algunas empresas, éstas deben asegurar la efectividad y capacitar con programas valiosos, que tengan un valor adicional para ayudar a la empresa.

Entre otra de las estrategias está el situarnos más en los medios de comunicación, generar proyectos de consultoría e investigación. Asimismo, vincularnos con el sector empresarial, impulsar la incubación y aceleración de empresas. Un capítulo de esto es la vinculación con empresarios exitosos.

Otro desafío es potenciar la relación con los egresados, y para eso tenemos una estrategia nueva para ofrecer. Consiste en un programa de actualización, educación continua y mercadotecnia. Se trata de ayudarles para renovar conocimientos. A esto se suma un Career Center para alumnos y así apoyar a quienes deseen ascender en la misma empresa o que desean buscar nuevas metas.

¿Cómo se posicionarán a nivel internacional?

Estamos trabajando en algunos convenios ya establecidos y buscando otros nuevos para realizar programas conjuntos, para llevar a cabo intercambios con instituciones de renombre. Tenemos algunos acuerdos como el One MBA, en el que se encuentran además cuatro universidades más de Brasil, Estados Unidos, China, Europa y nosotros. Tenemos también el Executive MBA con la Universidad de Texas. Existen diferentes maneras de vincularnos y no solamente en programas conjuntos sino que también en proyectos de innovación.

En relación a seguir en acuerdos con Brasil, ya tenemos el programa One MBA y estamos platicando cómo incrementar este tipo de programas, al igual que con Chile y Argentina, pero estamos en la instancia de diálogo.

Estamos pensando en traer gurús de de otras instituciones y queremos que nuestros profesores lleguen a otras escuelas y latitudes. Por ejemplo, hay mucho interés en mercados emergentes y México está bien evaluado. En otros países quieren la visión de un país emergente y eso tenemos que aprovecharlo. 

¿Qué  actividades tienen pensado desarrollar, pensando en las sinergias entre negocios y gobierno?

Estamos formando programas de posgrados en administración pública. Buscamos interrelación directa entre los alumnos de ambos posgrados y de los profesores que hagan política pública y desarrollo regional. Se trata de tener esa línea directa. En ese mismo impulso, potenciaremos el que se hagan proyectos en los que estén presentes las dos visiones.

Por lo mismo, se realizarán conferencias conjuntas, mesas redondas y se revisarán temas conjuntos. También el pasar a hacer programas conjuntos: un MBA con mezcla de negocios y políticas públicas. Eso es una ventaja adicional y un reto para mí, al tener a las dos escuelas bajo este mismo techo.

Estamos trabajando ahora en una maestría en prospectiva estratégica, que tiene que ver con macro tendencias. Ahí vamos a utilizar estas disciplinas para proyectar estas tendencias y aterrizarlas en las políticas públicas. Esto se está pensando posicionar no sólo en las sedes de Monterrey y en las sedes de Ciudad México, vamos a ir buscando incorporar otras sedes y tenemos mucha demanda. Pensamos, por ejemplo, en Guadalajara y Puebla. Podría ser de aquí a un máximo tres años.

Usted es una de las pocas mujeres a la cabeza de una escuela de negocios ¿Qué reflexión le trae esa condición?

Es un reto enorme y es fabuloso. Las mujeres nos hemos estado preparando al mismo nivel que los hombres. Tenemos que seguir esa carrera, tomando riesgos, e incrementando los conocimientos desde que estudiamos, a través de las maestrías y luego con doctorados. Estar muy seguras y trabajar en ello. Nada es gratis. Tradicionalmente por diferentes motivos la mujer prefiere no ascender y hacerse cargo de temas familiares. 

Si se desea llegar, se puede. Pero se requiere equilibrar lo profesional y familiar. Por eso es alentador ver que mujeres empiezan a escalar en posiciones de dirección en empresas, en organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, y en educación. Porque si analizamos las composiciones de los alumnos, ellas son mayoría. Debemos entonces darles un modelo a seguir, que las motive a llegar, conociendo las posibilidades que tienen a futuro y que son prósperas. 

En profundidad

Únase a la conversación