Emprendimiento

Christopher Lathrop, de Nuevo Capital: "El programa Zafiro busca ser un aporte a la industria financiera con la creación de nuevo capital humano"

0
img_20190924_134121.baja_.jpg

El gerente corporativo de Recursos Humanos de Nuevo Capital nos entregó detalles de este programa de entrenamiento único para recién egresados. También abarcó parte de la contingencia como la reducción de la jornada laboral.

Por

A la fecha, ya ha capacitado a más de 30 jóvenes y les ha garantizado su ingreso al mundo laboral. Zafiro es un programa de entrenamiento para recién egresados que busca identificar candidatos para formar a la nueva generación del mercado de finanzas. 

La iniciativa de Nuevo Capital, pionera en Chile, consta de un plan intensivo de 3 meses para luego ser contratados por la misma empresa, en su gran mayoría. El objetivo es abrir oportunidades a nuevos talentos y entregarñes un valor diferenciador. 

Conversamos con Christopher Lathrop, gerente corporativo de Recursos Humanos de Nuevo Capital, respecto al programa y también, temas de contingencia. Sus respuestas, a continuación. 

- ¿En qué consiste el programa Zafiro? ¿Qué metodología utiliza?

Es un programa de entrenamiento de ejecutivos comerciales enfocado principalmente en factoring, el cual utiliza la metodología “learning by doing” o “aprender haciendo”, un sistema tradicional, pero que en jóvenes que se están formando como ejecutivos y que nunca han trabajado, es la mejor forma de aprender. El concepto es aprender a trabajar, trabajando. En este sentido, este modelo tiene que ver con la debida combinación entre la práctica en terreno – con clientes, acciones y desafíos reales-, la rutina del trabajo financiero, el conocimiento técnico y el oficio.

Esta iniciativa – que es la primera en Chile - consta de un plan intensivo de 3 meses y que convoca a jóvenes menores de 30 años, los cuales son contratados por la empresa con una expectativa de sueldo que está por sobre el mercado. Además de tener la oportunidad de insertarse laboralmente en el rubro financiero. 

Zafiro está inspirado en el modelo de formación de la empresa hipotecaria estadounidense Quicken Loans. Ellos cuentan con una metodología de entrenamiento de fuerzas comerciales muy potente y que se basa en la repetición de acciones de venta e implementar desafíos semanales que van desde involucrarse en la cultura organizacional de la empresa hasta la captación de clientes y operaciones comerciales reales. Un modelo de mentoría que hemos implementado en Chile de manera muy exitosa.  

- ¿Cuáles han sido sus resultados y a cuántas personas ha impactado?

Hemos tenido excelentes resultados. A la fecha, la iniciativa ha desarrollado tres versiones que convocó a más de 300 postulantes de los cuales seleccionamos a 10 por versión. 

En este sentido, este programa busca ser un aporte a la industria financiera con la creación de nuevo capital humano. Actualmente este capital está dado principalmente por ejecutivos de oficio, quienes se mueven de una empresa a otra acotando mucho la captación de nuevos talentos. 

Por ello, el desafío no sólo es entregar al mercado nacional mejores ejecutivos comerciales, sino que este talento también sea exportable a otros mercados. Si bien, el mercado chileno es pequeño contamos con un sector financiero muy desarrollado. 

- Una vez que los estudiantes han egresado, ¿cómo los insertan en el mercado laboral?

En la mayoría de los casos, los jóvenes que participan de Zafiro son todos contratados por la empresa, ya que el programa egresa a profesionales altamente calificados quienes tienen la opción de trabajar en Nuevo Capital u otra entidad financiera para iniciar su carrera como ejecutivos comerciales. 

Además de esto, una vez egresados se les aumenta el sueldo en cerca de un 20%, un reajuste que va muy por sobre el promedio. Con esto, se busca reconocerlos y premiarlos por su esfuerzo y dedicación durante los tres meses de aprendizaje. También tienen la oportunidad de hacer carrera en una de las 50 mejores empresas para trabajar en Chile, reconocimiento que logramos por parte de Great Place To Work. 

- ¿Existe una escasez de profesionales especializados en el ámbito financiero y del factoring?  

Sí, efectivamente existe una escasez de profesionales capacitados. Esto se da, en parte, por las barreras de entrada que tiene el rubro, puesto que, al ser un mercado liderado por ejecutivos de oficio, esto hace que inevitablemente los mismos profesionales roten de un factoring a otro e imposibilita la entrada de nuevos actores como los jóvenes recién egresados. 

En esta perspectiva, Zafiro apunta a democratizar y abrir las puertas a nuevos talentos a través de la formación y el entrenamiento de jóvenes con alto potencial para desenvolverse en esta industria que los necesita. 

Por otra parte, este rubro es uno de los más desgastadores que hay en el mercado, ya que estos ejecutivos comerciales se dedican a vender facturas, que vencen en 30 o 45 días máximo, y luego de eso, el negocio se consume. Esta situación obliga a los ejecutivos a estar en permanente búsqueda de nuevos clientes y operaciones. 

- ¿Cuáles consideras que son los desafíos de las empresas en el ámbito de la gestión del talento?

Desde la perspectiva del recurso humano, el talento es una composición de tres aspectos esenciales: la competencia, el compromiso y el bienestar. Para gestionar a personas talentosas, las gerencias de Recursos Humanos deben trabajar estas tres dimensiones. 

En palabras simples, la competencia es tener a la persona correcta, en el momento indicado y con las habilidades correctas. De alguna forma, la gestión del talento pasa por mirar a tu equipo y ubicarlo de la manera más competente posible. Hay personas que, en un cargo, puntualmente, no funcionan, pero en otros sí. Además, si sumamos habilidades adicionales que la empresa puede entregar esto generará un aumento en su nivel de competencia, por tanto, el talento mejora. 

El compromiso tiene que ver con la propuesta de valor. Aquí hay un enorme desafío para las empresas sobre qué valor entregas, como compañía, a un empleado o ejecutivo comercial para que se sienta satisfecho y contento. Esto puede ser desde pagar sueldos más altos, contar con buen clima laboral, ofrecer un abanico de beneficios que generen tranquilidad y bienestar en tus empleados, hasta jefaturas con mayor liderazgo y retroalimentación.  

Finalmente, el bienestar tiene que ver con una empresa ganadora que es exitosa y crece. Lo mejor que le puedo entregar a mis empleados es una institución que le vaya bien y que tenga proyecciones de crecimiento. Entonces, si las empresas se abocan a esas tres dimensiones se podrá contar con personas altamente talentosas, quienes van a cuadruplicar los resultados de una compañía. 

- Actualmente, la discusión está en la reducción de la jornada laboral, ¿cuál es tu mirada respecto a esta temática país? ¿Es posible la productividad en 40 horas semanales? 

Soy un convencido en un 100% que es posible trabajar y ser productivos en 40 horas. Creo que los márgenes de productividad se ganan con este tipo de medidas y no sólo con la reducción de la jornada, sino que también con la flexibilidad horaria que la compañía pueda ofrecer a sus empleados. En este sentido, si las personas tienen la posibilidad de flexibilizar sus horarios y ampliar su ámbito laboral, no hay motivo para negarles esa posibilidad. 

Un aspecto clave en este debate está en entender las múltiples individualidades y realidades que hay en los equipos de trabajo. Existen personas con diversos ritmos de vida, algunas que son deportistas, que no pueden irse después de las 5 de la tarde, mientras que a otras les complica entrar a las 8 de la mañana, pero sí pueden llegar a las 10:00 horas. Por tanto, si uno no reconoce que el principal activo de una empresa son las personas, en el largo plazo ocasionará que se pierda el nivel de productividad.  

En Nuevo Capital tenemos implementadas las 40 horas desde el 2013 y esto nos ha permitido cuadruplicar nuestros resultados y estar dentro de las 50 mejores empresas para trabajar en Chile en tan sólo 6 años de operación. Además de esto, la mejora en la productividad nos ha dado la posibilidad de competir de igual a igual con grandes actores de la industria del factoring. 

En profundidad

Únase a la conversación