"Chile debe estar conectado intelectualmente al resto del mundo"

0
molly_pollack_foto__.jpg

Molly Pollack, directora ejecutiva de Chile Global, conversó con AméricaEconomía.com, sobre los logros y objetivos de la entidad, que busca vincular al país con profesionales chilenos residentes en el exterior, a fin de impulsar el emprendimiento, la innovación y el desarrollo de la economía local.

Por

Molly Pollack, directora ejecutiva de Chile Global, lleva cinco años trabajando en la tarea de vincular al país con profesionales chilenos residentes en el extranjero. Todo, con el objetivo de impulsar el emprendimiento y la innovación, y promover y facilitar el desarrollo de la economía nacional. 

En entrevista con AméricaEconomía.com, la experta compartió la historia, logros y objetivos de la entidad, y profundizó en los principales aspectos que destacan a la institución, que busca potenciar un modelo sustentable de desarrollo y el funcionamiento de redes que mejoren el capital social y económico del país.

-¿Cómo nace Chile Global?
En principio, la idea fue formar una red de talentos entre Chile, México y Argentina, crear una red con sus emigrantes basada en la idea de las diásporas de La India, China e Israel. Yo era consultora del Banco Mundial e hice un trabajo sobre la emigración de talentos. La idea era una red de empresarios chilenos que trabajaban en el extranjero y les iba muy bien. Pretendíamos aprovechar ideas, experiencias y contactos de estas personas para desarrollar la innovación y el emprendimiento en el país. Empezó en 2005 y se suponía que era por seis meses, pero el entusiasmo fue tan grande que teníamos una red de 300 empresarios muy exitosos en Estados Unidos y Canadá. Ahora llevamos cinco años, estamos financiados por Corfo y el Banco Mundial y, hoy en día, contamos con todo tipo de profesores y todo tipo de ejecutivos.

-¿Cuáles son los objetivos de la institución?
Contribuir a la incorporación de Chile a la economía del conocimiento, aprovechando la experiencia internacional, ideas y contactos de sus miembros, en beneficio de un mecanismo de atracción de oportunidades de negocio, transferencia de tecnología y know-how. Asimismo, buscamos promover negocios innovadores, transferencia de conocimiento y tecnología desde y hacia Chile, facilitando la generación de nuevas oportunidades, comprometiendo a los actores y buscando los medios para que los negocios y alianzas se concreten.

-¿Cómo crearon las redes de contactos?
Al principio fue difícil porque no había una base de datos. Todo funcionó a través de contactos personales, ellos mismos fueron poniéndonos en contacto con otros profesionales en el extranjero. Ahora tenemos convenios con Prochile y tenemos el apoyo de muchos miembros en EE.UU., Canadá, España, Suecia, Brasil, Argentina, Grecia y China, entre otros.

-¿Qué tipo de actividades organizan?
Antes, la principal idea era traer capitales pero ahora ha ido cambiando el objetivo de la red y todas las actividades que hacemos han sido propuestas por los miembros y ellos nos proponen lo que quieren hacer. Hasta ahora tenemos un programa de pasantías, de modo que los miembros nos ofrecen cupos de trabajo para estudiantes chilenos egresados, que viajan a otros países para realizar prácticas profesionales. También tenemos convenios con incubadoras de negocios para que nuestros contactos en el extranjero vengan a Chile, a las diferentes escuelas, y hablen con los alumnos. Es más beneficioso, ya que al fin y al cabo la idea es inculcar el emprendimiento en Chile.

-¿Cree que este programa puede ser una solución a la fuga de talentos?
Por supuesto, hay que aprovechar que los que están fuera sean imagen de nuestro país. Dentro de un área económica del conocimiento, Global Chile vincula a las personas que emigran a otros países para que puedan aportar sus experiencias y su conocimiento a su nación de origen. Yo creo que la fuga de talentos no es mala si es que uno logra vincular a la persona con su país para que pueda aportar conocimientos, ese es el alma de nuestro proyecto. No tratamos de que regresen, nosotros hicimos un estudio de por qué no regresaban, y el resultado estaba claro. En un mundo globalizado esto va a ir creciendo y hay que trabajar con ello, estas redes de diásporas cada vez aumentan más. Hay países que replican lo que estamos haciendo. Tenemos pocos recursos, teníamos presupuesto cada dos años, pero hemos ido creciendo poco a poco.

-¿En qué medida ayuda este proyecto a la mejora económica del país?
En el caso de las pasantías, ayuda a empresarios chilenos a que hagan contactos y se inserten. También depende del país de destino y de cuál es el aporte que pueden hacer pero, en términos generales, la existencia de una red de este tipo es una condición indispensable para que Chile dé un salto en su desarrollo, con una total integración a la economía global, a través de su incorporación a la economía del conocimiento. Para integrarse, Chile debe estar conectado no sólo física y digitalmente, sino también intelectualmente al resto del mundo.

Únase a la conversación