Management

CEO Regional de Philips: “Creo ser el único CEO de América Latina que no tiene una oficina”

0
dsc_5364.jpg

Henk De Jong también habló sobre los cambios que se han implementado en la cultura organizacional de la holandesa y como estos han impacto positivamente en su eficiencia y productividad.

Por

En conversación con AméricaEconomía, el CEO Regional de Philips, Henk De Jong, habló sobre los cambios que ha implementado la holandesa en su cultura organizacional y los proyectos en los cuales están involucrados. Para el ejecutivo, la clave para que los trabajadores se sientan comprometidos con la compañía es que perciban que son parte fundamentales de un equipo.

-¿Qué cambios está generando la compañía en su cultura organizacional?

Nosotros hemos cambiado bastantes cosas. Comenzamos con el proyecto Accelerate, el cual nos ha permitido reducir los costos y la burocracia. Por consiguiente estamos invirtiendo más en ventas, relación con los clientes y publicidad. Asimismo, estamos entrenando a un nuestros equipos para que sean más innovadores.

Sin embargo, mudar a otra cultura no es una misión que se puede hacer en un corto plazo. Nosotros hemos requerido de 3 a 4 años para realmente implementar los cambios.

Philips hizo una mudanza profunda no solamente de productos sino también de trabajadores, lo que nos ha permitido ser más ágiles, estar más enfocados en el cliente y realizar un trabajo mancomunado.

-¿Cuáles son las claves para que los trabajadores de Philips se sientan comprometidos con la empresa?

Que nuestros colaboradores se sientan parte del equipo y que sean parte del desarrollo de la innovación. Y es que creemos que nuestros trabajadores están innovando no solamente en productos y servicios sino que en soluciones.
Nosotros queremos ser una empresa digital, innovadora y con trabajadores jóvenes donde se fusione la cultura y promesa de la marca.

-¿De qué trata el Workplace Innovation?

Es una mudanza donde el jefe o el gerente no tienen un lugar privado donde trabajar. En las oficinas de Philips no hay barreras si no espacios abiertos y amigables donde todos los trabajadores comparten. La gran ventaja es que la información corre de manera más rápida y directa. Así también se puede trabajar mejor la cultura al interior de la empresa.

Cabe destacar que yo creo que soy el único CEO de América Latina que no tiene una oficina propia.

-¿Cómo se tomaron los empleadores este cambio?

En un inicio no fue fácil, porque siempre hay trabajadores que les gusta tener privacidad. Sin embargo, nosotros estamos haciendo un trabajo muy arduo que se fundamenta en enseñar a través de ejemplos.

-¿Cómo están impulsando el talento de sus empleadores?

Nosotros estamos invirtiendo bastante en nuestros empleados. Nuestra regla es contar con un 70% de práctica en el trabajo, 20% de coaching y 10% de academia.

Muchos requerimientos de nuestros clientes son proyectos que yo no puedo hacer solo, por ende, debemos capacitar a un equipo para trabajar.

-¿Cuánto están invirtiendo en investigación y desarrollo?

7% de nuestra facturación lo estamos invirtiendo en investigación y desarrollo.

-¿El tener una cultura corporativa de innovación ha dificultado el crecimiento de la empresa?

No. Nosotros estamos muy orgullosos de lo que ha sido el resultado de la compañía, sobretodo, en los dos últimos años, ya que una vez que nos fuimos del modelo tradicional, nuestro nivel de eficiencia aumento en forma considerable, principalmente ganando mercados y por otro lado siendo más eficientes. Lo más importante es que la gente está feliz. 

Hemos participado durante los dos últimos años en el Great Place to Work donde nos hemos ubicado entre las mejores 20 empresas para trabajar en Chile.

-Algunas empresas se unen con escuelas de negocios o universidades, de forma de hacer transferencia tecnológica. ¿En Philips han realizado o piensan hacer este tipo de colaboraciones?

Tenemos un proyecto llamado “Ciudades Habitables”, una iniciativa diseñada para generar ideas prácticas y viables para mejorar la salud y el bienestar de los habitantes de las ciudades del mundo. Estas se enfocan fundamentalmente en la seguridad, la eficiencia, el embellecimiento y el manejo independiente de las personas en su vida cotidiana. En estos encuentros reunimos a académicos, autoridades gubernamentales y otros actores.

-¿Cómo integran la sustentabilidad en sus operaciones y acciones?

Hace 22 años que estamos trabajando con proyectos de sustentabilidad. El 52% de nuestras ventas son productos verdes. 

Asimismo, estamos impulsando proyectos como el “Ilumina tu juego” que busca iluminar con tecnología LED y paneles solares canchas de fútbol ubicadas en zonas de escasos recursos de África, el Caribe y Latinoamérica que no cuentan con acceso a energía.

Por su parte, en Buenos Aires estamos trabajando en un programa que pretende cambiar el 75% del alumbrado público por luces LED con telegestión. Con este proyecto reducimos en un 50% las emisiones de C02. Hasta el momento hemos cambiado 20 mil luminarias.

-Actualmente existe todo un discurso que habla del mejoramiento de los espacios de trabajo, porque estos afectan el rendimiento laboral. Y Philips ha innovado en iluminación. ¿Qué se viene como tendencia en este tema?

Hay estudios en Holanda que evidencian que los alumnos pueden aprender más con una luz adecuada. Y es que incluso también se habla que los supermercados podrían vender un 5% con una luz apropiada.   

En Philips tenemos sistemas de luz programables durante el día con distintos niveles de intensidad para que los empleados se puedan complementar mejor con sus trabajos. La luz va cambiando automáticamente y se apaga cuando no hay movimiento. Esto nos ha permitido tener un mejor rendimiento.

-¿Cuáles son los proyectos de Philips en los próximos años?

Queremos desarrollar junto a los gobierno programas de prevención en el área de la salud. Asimismo, queremos seguir con proyectos de cambio de luminaria en otras ciudades del mundo. Por su parte, en el área consumo queremos impulsar la alimentación saludable con productos innovadores como el Air Fryer, electrodoméstico que permite cocinar papas fritas libres de aceite.

En profundidad

Únase a la conversación