Gestión de Carrera

Autora del libro Método Bravo: "Hablar en público hoy es la vara para medir profesionales"

0
portada_metodo_bravo_.jpg

Hablamos con Mónica Galán Bravo para conocer más detalles de este método que promete dejar de lado el miedo y afrontar con éxito un público masivo.

Por

Esta española reconoce que fueron años de trabajo para sacar a la luz el Método Bravo. Su formación y experiencia como coach especializada en comunicación, oratoria y entrenamiento de voz certificada por ASESCO, fueron clave para reunir esas técnicas sencillas, pero fundamentales para dejar de lado el pánico escénico. 

Mónica recuerda que la idea surgió por casualidad en una de sus clases. Al ver que sus lecciones realmente daban frutos, le insistieron que debía plasmar su método en un libro, ya que sin duda sería de gran utilidad. Y así lo hizo publicándolo el 13 de febrero de 2018. 

Corresponde a un manual con técnicas y herramientas prácticas para enfrentar una conferencia donde el público sea el principal obstáculo. El objetivo es que el miedo se convierta en placer escénico. 

Para eso Galán explica y entrega ejemplos para que cualquier persona pueda acceder a esta información y ocuparla a su favor. Conversamos con ella y no sólo nos contó más detalles de su método y lo que trae su libro, sino que experiencias personales entorno a lo que plantea: hablar en público.

Te invitamos a leer su entrevista a continuación. 

- ¿Tienes alguna anécdota o experiencia en donde hayas sufrido al hablar en público?

¡Claro! ¡Todos tenemos historias de miedo escénico! La última ocurrió en la presentación de mi libro con más de 500 personas y muchísimos amigos y familiares en uno de los teatros más bonitos del centro de la ciudad de Madrid. Al salir a agradecer la asistencia de mi audiencia se me empañaron los ojos, se me secó la boca y pensé que no iba a ser capaz de decir una sola palabra… ¡y eso que presentaba mi libro de oratoria! Por suerte utilicé una de las claves que conozco para calmarme (técnica de respiración Yóguica) y pude comenzar mi discurso. 

- En definitiva, ¿cómo describirías en simples palabras el Método Bravo?

Un sistema para hablar en público en cinco pasos, de la B de Bienvenida a la O de ovación, pasando por la R de reconocimiento, la A de autoridad, y la V de Valor. Gracias a este método saldrá reforzado el orador, se aprenderá mucho sobre la temática y sobre todo los esfuerzos estarán dirigidos a que la audiencia sea la verdadera protagonista. 

- ¿Cómo pudiste comprobar que a través de este método, el pánico escénico podía desaparecer?

En mi misma y en mis clientes. En verdad cualquier reto partido en pequeñas metas es más fácil de lograr. Con la comunicación sucede lo mismo, trabajando cada fase por separado y después uniendo sus piezas puedes diseñar y ejecutar un discurso perfecto. 

- Este libro no sólo se enfoca en enfrentar grandes audiencias sino en conversaciones simples, ¿qué técnicas de influencia y persuación son claves para causar impacto?

En conversaciones simples o delante de miles de personas, no hay nada tan impactante como la verdad desnuda y la autenticidad. No sabemos cómo lo sabemos, pero lo sabemos, somos “máquinas perfectas” para detectar la coherencia, o la falta de ella en el discurso de nuestro interlocutor.

- ¿Qué tan relevante es potenciar la comunicación tanto en lo personal como en lo profesional?

En lo profesional está claro: hablar en público hoy es la “vara de medir” profesionales. Cualquier trabajador que tenga y desarrolle sus estrategias de comunicación tiene una clara ventaja comparativa con respecto a sus compañeros, o competidores. En lo personal, hablar bien en público y en privado es un sinónimo de autoestima, de conocimiento interior y de sana autoimagen.

- Para quienes creen no poder superar el miedo de enfrentar a un público, ¿qué les recomendarías? 

Si el miedo roza la patología recomiendo la opinión de un profesional del mundo de la psicología. Si no roza este extremo recomiendo las técnicas de la Programación Neurolingüística (PNL), son francamente efectivas y aunque no son sencillas de resumir (aparecen detalladas en el Método BRAVO) sí son muy sencillas de seguir y francamente eficientes. 

En profundidad

Únase a la conversación