Anar Joshi, de Start-Up Chile: “Quiero ayudar a crear una cultura de innovación”

0
anar_hi_res.jpg

Desde septiembre, esta ingeniera industrial de la Universidad de Berkeley, ex profesional en PayPal y mentora de Start-Up Chile está ayudando tanto a emprendedores chilenos como extranjeros a acelerar sus proyectos desde el programa gubernamental Start-Up Chile.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

Con solo 28 años, Joshi Anar ya tiene una impresionante trayectoria. Junto con su trabajo de product manager en el gigante de Silicon Valley, donde fue responsable de armar la cartera digital de la empresa, tanto para la web como para dispositivos móviles, trabajó en social media para una agencia de publicidad y en una empresa consultora.

Tiene una verdadera pasión por la tecnología y el diseño de proyectos, además de un gran interés por ayudar a otros a alcanzar su potencial, algo que realiza a tiempo completo.

¿Cómo te contactaste con Startup Chile y por qué tu deseo de estar en ese país?

Me presentaron a Horacio Melo, director ejecutivo de Start-Up Chile en San Francisco, a través de un conocido mutuo. Ahí hablamos sobre mis objetivos y las metas que me gustaría alcanzar con el ecosistema emprendedor del país. Ambos coincidimos en que trabajar como mentora en la institución sería lo más adecuado para ambas partes. 

Creo que Chile es especialmente atractivo debido al trabajo que ha venido realizando Start-Up Chile para crear una comunidad emprendedora e impulsar una cultura de innovación, que es uno de mis principales objetivos. Dado mi trabajo previo e interés en tecnología, Chile parecía ofrecer la combinación perfecta de una experiencia cultural única y acceso a emprendimiento de nivel internacional.

¿Con qué experiencias llegas después de haber estado en Paypal?

Paypal fue mi primer proyecto como product manager, desde 2011 a 2013. Allí aprendí mucho sobre cómo obtener feedback de los clientes respecto de lo que funciona o lo que no en el tema del diseño de productos o aplicaciones, tuve un equipo a cargo y pude ver cristalizadas mis ideas. En ese sentido, fue una gran experiencia y me dio la oportunidad de aprender cosas que no hubiese aprendido de otra forma, respecto de cómo desarrollar un producto, cómo trabajar con desarrolladores y diseñadores y cómo hacer global un producto. Pero sentí que estaba lista para tomar esas habilidades y aplicarlas en algo totalmente mío y así dejar mi marca.

¿Qué cosas sabías del ecosistema chileno para el emprendimiento?

Antes de venir a Chile, no sabía mucho más sobre el ambiente emprendedor, excepto por lo que había escuchado del trabajo de Start-Up Chile. Y aunque la decisión no fue fácil, una vez acá me he enfocado en sacar el máximo provecho a mi estadía, la que ha sido tan agradable como desafiante, ya que el cambio desde un puesto estable en una gran compañía tecnológica hacia un trabajo mucho menos estructurado es al mismo tiempo empoderante e inquietante. Con sólo un mes, la experiencia ha superado con creces mis expectativas y estoy expectante respecto de lo que vendrá.

¿Cuáles han sido las experiencias hasta ahora con los grupos de emprendedores ahí?

A pesar de que no he tenido más exposición al sector que la desarrollada en Start-Up Chile hasta el momento, creo que Chile es un país de una cultura bastante conservadora, y creo que el emprendimiento como cosa central es difícil para los chilenos. Ser emprendedor tiene un riesgo inherente y requiere de una piel muy dura. Dicho eso, los chilenos que he conocido en mi mentoría son absolutamente increíbles: poseen la convicción y empuje para hacer realidad sus ideas, lo cual es inspirador. Start-Up Chile además les ofrece una plataforma de buena calidad para trabajar en sus proyectos, lo que ayuda a mejorar el avance de los emprendimientos en el país.

¿Cómo es tu trabajo en este ambiente?

Es bastante distinto cada día. Por lo general me reúno con 5 ó 6 startups por semana y los ayudo con cualquier problema que estén experimentando. Hablamos de una gran variedad de temas: desde dificultades articulando el trabajo con los miembros de su equipo hasta cómo crear más eficientemente un producto para promoverlo en el mercado. Junto con ello, inicié un trabajo más cercano con algunos emprendimientos con los que he pasado más tiempo construyendo su extrategia o evaluando la competencia. Esta variedad de tareas me brinda la oportunidad de aprender mucho.

¿Y cómo es el trabajo en Exhosphere?

Exosphere es un campamento del emprendimiento. Se enfoca a construir una comunidad de gente apasionada por el emprendimiento y los provee con las herramientas y habilidades para triunfar como emprendedores. Es una iniciativa privada, pero al mismo tiempo un emprendimiento en sí mismo. Mi trabajo con ellos también es de mentora, pero se enfoca más en la gente y sus pasiones más que en un proyecto específico, como ocurre en Start-Up Chile.

Además de tu mentoreo profesional, eres mentora probono a través de la iniciativa Minds Matter. ¿Cómo funciona eso?

Minds Matter es una organización estadounidense de voluntariado, abocada a ayudar a estudiantes de alto potencial pero de escasos recursos a entrar a la universidad. Trabajamos con ellos a lo largo de tres años y los llevamos a programas de verano que son ofrecidos por las distintas universidades para exponerlos al ambiente universitario, además de capacitarlos en áreas específicas como matemáticas, astronomía, lenguaje, entre otras.

Allí, mi rol es el de mentora y en especial este año me dediqué a dirigir el programa senior. Nos enfocamos en ayudar a los estudiantes de último año de secundaria para postular y encontrar distintas formas de acceso a créditos y becas para el ingreso a la universidad. Afortunadamente todos mis estudiantes quedaron en las universidades que querían.

En profundidad

Únase a la conversación