Management

Turismo y la brecha digital: el golazo tras las redes

0
alejandro-moreno.jpg

Por Alejandro Moreno Dupuy, Gerente de Proyectos, Centro de Competitividad en Universidad del Pacífico.

Por

De acuerdo a los datos proporcionados por Turismo Chile, durante el año 2014, las Redes Sociales que recomiendan Chile, crecieron en un 85% en su número de seguidores. Un dato positivo que se suma al balance de las autoridades que informaron un incremento en el turismo receptivo de 2,4% -respecto 2013-  que implicó la llegada a Chile de más de 3 millones 600 mil turistas extranjeros que visitaron Chile.

Este explosivo aumento del uso de las redes sociales, no nos debe sorprender. Si la tendencia mundial de las compras a través de la red en todo ámbito de industrias y productos avanza a pasos agigantados,  el turismo también, y siempre asegura un sitial de privilegio en el podio.

No obstante, si la concepción de empresarios, asociaciones y entidades que piensan que con implementar una página web y tener su fan page se han subido al vagón de la modernización, y que por ello, su tarea de cara a la tendencia del mercado está casi cumplida, podría estar incurriendo en un error mayor, debe transformarse usted o contratar un buen maquinista, porque el tren de la innovación y la comercialización ya ha avanzado muchas, muchas estaciones más.

Es cierto que son indiscutibles las ventajas de estas plataformas on line: conectan directamente la oferta con la demanda, eliminando casi por completo la existencia de posibles y quizás muchos intermediarios que antes se hacían parte de las transacciones, cuando los programas o viajes se adquirían principalmente en un punto de venta presencial. Hoy por hoy, esto ha permitido tanto a los compradores conseguir mejores precios, abaratar costos, comprar cómodamente y a cualquier horario, como a vendedores, mejorar sus márgenes de utilidad, y comercializar sus productos de forma permanente, interactiva y a nivel global que desde el inicio de la era de mundialización de la oferta por la web, evoluciona ydeja en evidencia brechas que en nuestro país se deben asumir en pro de aplicar un plan de acción para superarlas con cierta premura.

Una de las principales brechas a cubrir, es la comunicación e interacción, fluida, rápida permanente y bidireccional, entre empresas y sus clientes actuales y potenciales, teniendo siempre en el horizonte que este modelo de gestión de la comunicación, se transforma en un pilar competitivo fundamental, para no ser devorado por sus competidores, que antes eran cientos y ahora son millones.

Estas redes, han permito que se tejan con un entramado favorable para concretar ventas. No obstante, se debe incorporar la convicción de que las mismas, son un potente motor de fidelización, un motor que requiere que se mantenga en marcha los 365 días del año, en función de acelerar el contacto con la demanda, que la oferta se expanda y que la empresa u organización ostente una posición vigorosa a frente a sus competidores.

La experiencia en países desarrollados, que con mucho éxito se comienza a implementar en este lado del continente es la contratación de Community Managers (administradores de Redes Sociales) de forma asociativa, es decir, a través de la mancomunión de varias empresas, generalmente micro y pequeñas y organizaciones de similares vocaciones,  que acceden a costear planes de gestión y actualización permanente de contenidos particulares o asociativos.

Por esbozarlo de un modo simple y sencillo, la práctica a instalar, es el uso permanente o recurrente de las redes sociales, tal como cada quién cambia de ropa, fomentando su uso y no abuso, pues  tenerlas sin renovar sus contenidos, es un caña de pescar sin hilo y por cierto, sin anzuelo.

 

 

 

Únase a la conversación