Economía

Oro y Bitcoins: ¿son inversiones viables?

0
robert_stammers.jpg

Por Robert Stammers, CFA, Director de Educación a Inversionistas de CFA Institute.

Por

Con la considerable caída del precio del Oro y el surgimiento de la moneda electrónica conocida como Bitcoin, cada vez es más importante revisar los fundamentos de estos sustitutos monetarios.

Los factores que determinan el valor de una mercancía, o commodity, pueden ayudar a los inversores a analizar críticamente los cambios de precio y a determinar si deberían comprar o vender uno de estos dos activos.

A pesar de su escasez natural, la oferta del oro no tiene mucho impacto sobre su precio. Generalmente, la oferta global de oro aumenta alrededor de 1,5% al año, la cual se devora rápidamente por la producción de joyas, nueva tecnología y por la industria, lo que silencia su impacto en el mercado. 

El valor del oro tiene un mayor impacto puro debido a los cambios en la demanda de inversión. Su valor aumentará y disminuirá como resultado de las expectativas de la inflación del mercado o cambios en el poder adquisitivo de la moneda. Por ejemplo, si el mercado espera una inflación o que el retorno real de una moneda sea cero o negativo, la demanda por el oro como reserva de valor aumentará, mientras que si el mercado percibe la posibilidad de un retorno real positivo en la moneda, la demanda de oro debe disminuir y los precios deberían bajar.

En la mayoría de los casos, esto es verdad porque el oro ha sido la moneda en uso o el principal substituto de la moneda en momentos en que el poder adquisitivo de la moneda se ha disminuido. Con la llegada de monedas digitales y su potencial de ser un substituto del oro, esa relación podría cambiar e impactar el precio del oro en el futuro. 

Bitcoins, la más popular de estas nuevas monedas digitales que tiene una reserva limitada de 21 millones, se diseñó para ser única, permitiendo imitar la escasez natural del oro. No se creó para ser un medio de inversión, sino para ser una forma segura y de intercambio equitativo para comprar bienes o transferir dinero entre fronteras sin la influencia de un tercero o una autoridad regulatoria central. 

La falta de una autoridad regulatoria central que pueda crear nuevas Bitcoins quiere decir que un incremento en la demanda tendrá un efecto directo sobre el precio. Un aumento continuo en la demanda resultaría en una deflación en dólares a medida que los inversores buscan un recurso escaso. En otras palabras, habría un número fijo de Bitcoins con una cantidad más y más grande de dólares detrás de esta moneda. 

La presencia de estafas en este mercado no regulado, junto con los problemas de seguridad en grandes intercambios de Bitcoins, ha creado una amenaza existencial para esta moneda. Esto, en combinación con temas de la forma en que los consumidores guardan e intercambian Bitcoins, generan la duda si los inversores deberían involucrase para empezar. De hecho, otros riesgos existen, por ejemplo el gobierno de Tailandia acaba de establecer a los Bitcoins como ilegales.

Aunque los desarrolladores de esta moneda electrónica estaban dispuestos a mantener a las autoridades centrales fuera de las transferencias de monedas digitales, el futuro de la plataforma podría al final depender de su aceptación por parte de los gobiernos centrales.

Antes de examinar su valor, los inversores deberían tener en cuenta el plazo de su inversión. Estos mercados de ritmo acelerado han mostrado últimamente una volatilidad significativa en su ritmo y cualquier intento de capitalizar sobre movimientos de precio a corto plazo deberían considerarse como especulación.

Los inversionistas deberían considerar a largo plazo lo siguiente cuando evalúan si tiene sentido invertir en Oro o en Bitcoins:

1. Entender la diferencia entre especulación e inversión.

2. Conocer la importancia de la confianza como la base fundamental del valor de una moneda.

3. Considerar los obstáculos que enfrenta una moneda electrónica en ganar una amplia aceptación.

4. Identificar indicadores de oferta y demanda en el mercado:

a. Desarrollar una opinión sobre la tasa real de rendimiento de ahorro a largo plazo en su moneda nativa y su efecto sobre el precio del oro y del Bitcoin.

b. Entender el efecto del Bitcoin como un posible sustituto para el oro sobre el precio del oro.

c. Conocer las implicaciones de una posible deflación debido a una reserva de Bitcoin permanentemente limitada.

Tanto el Oro como el Bitcoin, presentan ejemplos interesantes de activos que tienen poca utilidad inherente fuera de una provisión de valor o un modo de intercambio. Los inversores deberían tomar en cuenta las ideas delineadas previamente y buscar asesoría profesional para determinar si estos activos representan una opción inteligente de inversión.

En profundidad

Únase a la conversación