Finanzas

Miopía y mirada a futuro a la hora de invertir

0
abaqus_damian_gelerstein.jpg

Damián Gelerstein, CEO de Abaqus.

Por

La tecnología ha hecho que podamos acceder a nuestras inversiones y ahorros de manera instantánea, además de hacer movimientos con solamente un par de clicks. Investigaciones en el ámbito de la economía conductual han descubierto una serie de sesgos cognitivos en los inversionistas y han revelado que el hecho de tener acceso a esta información en tiempo real muchas veces puede ser bastante dañino para el portafolio de las personas.

La aversión a la pérdida miope, ¾ myopic loss aversion en inglés¾ que es la combinación de una mayor sensibilidad a las pérdidas que a las ganancias y una tendencia a evaluar los resultados de las inversiones con frecuencia,  habla sobre cómo la gente toma decisiones en base a qué tanto evalúan su portafolio financiero.

En otras palabras, nos importa mucho cómo recibimos la información por lo tanto qué tan frecuentemente estamos revisando nuestra cartola de inversiones o de nuestros fondos de pensiones, y esto, tiene un impacto en la percepción que tenemos del riesgo. Las inversiones diversificadas tienen un retorno esperado positivo, pero con volatilidad, lo que se traduce en que si vemos nuestras inversiones a diario, es posible encontrarnos con periodos en los que perdemos algo de dinero, pero en el largo plazo, lo anterior sucede con mucha menor frecuencia.

De acuerdo a investigaciones del economista Shlomo Benartzi, la gente tiene una fuerte tendencia a enfocarse en el presente inmediato y pierde la capacidad de mirar en perspectiva. Esto produce que se tomen decisiones de inversión que no son adecuadas, en particular, porque cuando hay períodos de alta volatilidad, las personas tienden a refugiarse en activos de menor riesgo.

El problema con esto, es que en el largo plazo y al tomar este tipo de decisiones, perderemos más que si decidimos dejar nuestros fondos sin moverlos. En otras palabras, lo que pasa es que compramos muy caro y vendemos muy barato. De acuerdo a ciertas investigaciones en Estados Unidos, los inversionistas que mueven sus inversiones frecuentemente ganan en promedio un 3.52% anual menos que si las mantuvieran en un portafolio accionario sin moverlas.

En este sentido, lo más importante cuando invertimos, especialmente en el largo plazo, es entender cuál es nuestro perfil de riesgo. Para esto es necesario saber los riesgos asociados e invertir en algo que se ajuste a nuestra tolerancia, horizonte de inversión, etc. Luego de esto lo mejor es no mirar las inversiones a diario, porque si las vemos cada día esto cambia nuestra percepción del riesgo de una cartera de inversiones, y tal vez no lo toleraremos. En cambio, si vemos nuestros fondos con menos frecuencia, la probabilidad de perder dinero es bastante menor. No seamos miopes con nuestras inversiones y miremos al largo plazo.

En profundidad

Únase a la conversación