Responsabilidad Social Empresarial

Las empresas socialmente responsables

0
lydia_3.jpg

Por Lydia Arbaiza, PhD y profesora de Universidad Esan.

Por

La responsabilidad social empresarial constituye una nueva forma de enfocar el quehacer de la empresa, haciendo que sus decisiones se fundamenten en la ética y en la inclusión de los intereses de todos los públicos que afectan y son afectados por la empresa.

Suele afirmarse que la responsabilidad social surge para responder a una necesidad de equidad social y que sirve a su vez como distintivo de competitividad empresarial, al otorgarle un valor agregado a aquellas empresas que de manera voluntaria la adoptan.

Las acciones de una empresa socialmente responsable pueden ir en diferentes caminos. Si hablamos de defensa de la ecología, todos los países en la actualidad tienen la necesidad de conservar, defender y mejorar el ambiente y los recursos naturales, buscando de manera imperiosa que no se produzcan hechos que deterioren la naturaleza. Por ello, deben adoptar una política ambiental que obligue al estado a planificar su desarrollo. Es dentro de este marco que los programas de responsabilidad social pueden constituirse en herramientas de gran utilidad que contribuyan, de manera efectiva, a la defensa del ambiente y de los recursos naturales.

Si pensamos en la búsqueda del desarrollo sostenible, los programas y las políticas de responsabilidad social de las empresas deben estar orientadas a lograr el desarrollo sostenible. Esto se debe, principalmente, a que las empresas que desarrollan sus negocios en un determinado país no tienen la seguridad de que permanecerán en ese mercado para siempre y es por ello, que se debe buscar que las iniciativas que estas empresas construyeron en materia de responsabilidad social, puedan seguir teniendo vida propia aunque los fundadores ya no estén en la comunidad.

Es el caso de las empresas mineras que estarán en la comunidad mientras haya minerales que extraer y luego de que estos recursos se agoten, las empresas se retirarán para buscar nuevos yacimientos. Con el fin de no abandonar en sus esfuerzos de desarrollo a la comunidad en la que estarán por un buen tiempo, y de lograr que este desarrollo sea sostenido, la Compañía Minera Antamina, por ejemplo, ha creado la Asociación Ancash asignándole un presupuesto y formando, junto con ella, el Fondo de Sostenibilidad de Huarmey, estableciendo un fideicomiso en el Banco de Crédito. El mencionado fondo será invertido en los proyectos que sean seleccionados por los representantes de la sociedad civil huarmeyana, que deberán fiscalizar el uso de los recursos, conciliando los objetivos empresariales con las expectativas de las comunidades que los rodean, y creando mecanismos de interacción de consulta y comunicación constantes.

Las empresas que se formen como consecuencia de programas de responsabilidad social crecerán con estos conceptos y conforme se desarrollen, irán aplicando los mismos conceptos con los que fueron formadas.

En profundidad

Únase a la conversación