Gestión de Carrera

La fuerza del networking

0
julia-sanchez-ie.jpg

Por Julia Sanchez, directora Asociación de Antiguos Alumnos IE Business School.

Inscríbase en nuestros newsletters

Por

En la formación empresarial, la palabra networking se ha convertido en un mantra que se repite una y otra vez hasta el agotamiento. A pesar de que estamos cansados de oír esta palabra tan de moda en las publicaciones de negocios, y que a veces se utiliza en exceso, nosotros seguimos creyendo en la fuerza del networking en un contexto profesional si se hace de la manera adecuada. Desde el primer día animamos a nuestros alumnos a hacer networking con sus compañeros, con sus profesores, con empresas y, últimamente, les alentamos a que hagan networking hasta que alcancen sus objetivos: cambiar de profesión, conseguir que les promuevan, asegurar una inversión, etcétera. En realidad esto marca el primer paso de un largo proceso de descubrimiento en el que se debería profundizar.

En IE intentamos que los alumnos lleguen a un nivel de conocimiento más profundo, que mediten sobre qué significa realmente hacer networking y sobre cómo evitar caer en la trampa de perseguir un enfoque puramente transaccional que les pueda decepcionar cuando vean que no obtienen a cambio ningún resultado de manera inmediata.

Hace poco pedí a Ribal Ragheb, alumno de la promoción de 2012 del máster en Gestión, que en la actualidad trabaja para Google como director territorial de ventas internas de Francia, que nos diera un ejemplo de un clásico error de principiante. «Querer venderte activamente para causar una buena impresión», contestó. Su consejo fue «procurar no forzarlo, actuar con naturalidad».

Ribal ha captado perfectamente el tipo de networking que desaconsejamos a nuestros alumnos de IE, y explica muy bien su punto de vista sobre el enfoque que les ha funcionado mejor a él y a sus compañeros, basándose en filosofías que han aprendido dentro y fuera del aula: «Sal de tu zona de confort. Busca más allá de las personas de las que normalmente serías amigo. Mantén la mente abierta. Hay más puntos de vista válidos, aunque no estés de acuerdo con ellos. Estate preparado para debatir».

Ribal, antiguo alumno francés y libanés, se tomó muy en serio el networking y actuó como catalizador de dos de sus antiguos compañeros de clase, el irlandés Ian O´Shea y el alemán Philip Petersen, que más tarde se unieron a Google en su central de Dublín gracias a los vínculos que habían establecido mientras cursaban el programa. Ribal acaba diciendo: «Trabajes con quién trabajes, siempre se llevará una impresión sobre ti». Ese es el aspecto clave para construir una relación que comienza en la cartera de los programas, dado que la mayoría de los proyectos cuentan con un importante componente de grupo que proporciona una base de pruebas realista para mostrar lo bueno, lo malo y lo feo, lo cual produce una impresión positiva o negativa que, como ha comentado Ribal, tiene un impacto duradero.

En consonancia con las observaciones de Ribal, he ido acumulando experiencias con el paso del tiempo basadas en mis conversaciones tanto con profesionales como con antiguos alumnos, que se resume en 5 consejos clave para conseguir hacer un buen networking:

Consejo 1: Tener conversaciones significativas

Haz los deberes. Cuando interactúes con alguien nuevo, que la conversación no se limite a ser un intercambio sistemático de información. Intenta observar y escuchar para identificar intereses comunes y, si no encuentras ninguno, aprovecha la oportunidad para preguntar más sobre algún asunto y así aprender sobre él. Haz un esfuerzo adicional para mostrar que no mantienes una conversación con tu interlocutor con alguna intención oculta. Comienza a crear una relación e invierte tiempo en ir más allá de lo superficial. En el foro de antiguos alumnos que estamos creando para proporcionar este tipo de contexto, hemos optado por contar con espacios especialmente destinados al networking sobre asuntos de interés actual como nuevas tecnologías, contratación 4.0, seguridad informática, etcétera, en lugar del speed networking tradicional, para animar a los antiguos alumnos a que hablen de asuntos que les interesen y conseguir mantener conversaciones significativas.

Consejo 2: Deja en casa al experto que llevas dentro

A nadie le interesa alguien que lo sabe todo, así que sé humilde. Busca a otros que tengan puntos de vista enfrentados para poder entablar un buen debate. Acepta las críticas constructivas y reconoce tus límites. Reconocer que otros puedan saber más que tú no es malo. De hecho, es ahí donde reside la belleza de rodearte de personas inteligentes, dinámicas y con experiencia.

Consejo 3: No sigas un programa

Lo mejor del networking eficaz es que puede sorprenderte. Cuando escuchas a los demás y muestras interés por ellos, se te abre un mundo nuevo. Es posible que descubras un interés oculto, o una pasión nueva. La magia surge cuando te dejas llevar y te sales de lo establecido. A menudo los alumnos se esfuerzan demasiado en seguir un camino, y esto reduce las posibilidades que podrían encontrar más adelante. No te encasilles: «Solo quiero trabajar en finanzas», «Solo quiero trabajar en marketing », etcétera. Ábrete a la posibilidad de disfrutar de experiencias nuevas.

Consejo 4: Lo que das es lo que recibes

El networking no implica que pidas y te den. Supone aportar un valor añadido y crear, a cambio y con el tiempo, una relación de apoyo mutuo. Es posible que el timing no sea el que esperas, pero si cuidas la relación y le dedicas tiempo, al final se acabará abriendo una puerta.

Como parte de mi charla para los antiguos alumnos, suelo hacer referencia al término «modelo de referencia». En IE nos esforzamos en construir una comunidad de modelos de referencia que aspira a interactuar de manera positiva y a crear vínculos duraderos entre ellos. En la actualidad estamos trabajando en un proyecto denominado EPIC, Extraordinary People Impacting the IE Community (Gente extraordinaria que impacte en la comunidad IE). La idea es recoger historias de antiguos alumnos en una plataforma de referencia para proporcionar más oportunidades de networking y, más importante aún, para que se sirvan mutuamente como fuente de inspiración para dar sus siguientes pasos personales y profesionales.

Consejo 5: Seguimiento

No prometas lo que no vas a cumplir. Asegúrate de que tu objetivo es realista. Si te comprometes a hacer algo, recuerda que los demás cuentan contigo y que te juzgarán conforme a tu habilidad de llevar o no a cabo lo prometido.

Es posible que estos consejos sean obvios para algunos, pero hay otros que necesitan practicarlos, y que se les recuerden constantemente. La buena noticia es que, cuando perteneces a una red que abarca 110 países y cuenta con 50.000 miembros, cuentas con infinidad de oportunidades y siempre hay un margen de prueba y error hasta que aciertes. Lo más importante es que el networking en IE es muy significativo y tiene muchas posibilidades. Supone progresar y tener éxito a nivel personal. Y, como tal, nos esforzamos en mantener ese espíritu en todo lo que hacemos.

En profundidad

Únase a la conversación