La economía mundial tiene un archienemigo

0
gabriel-rovayo.jpg

Por Gabriel Rovayo, PhD y presidente de EFQM- South America Pacific European Foundation For Quality Management.

Por

Quienes siguen los temas de la economía global saben su nombre y apellido: Donald Trump. Lo cierto es que en lo que va de su presidencia ha habido varios episodios que han marcado el rumbo del manejo económico y los acontecimientos en materia financiera a nivel mundial.

Me recuerdan esos comics en los que los superhéroes suelen tener archienemigos. En los que los villanos hacen de las suyas capítulo a capítulo. Pues bien, mencionaré algunos de los episodios en los que el bien se ha enfrentado contra el mal en materia económica.

El anuncio de un arancel de 25% sobre importaciones de China de hasta 50.000 millones de dólares, que con la amenaza de retaliación, se incrementó a 400 mil millones. Esto, obviamente repercute en todas las latitudes. Para nadie es novedad que China está a un mínimo paso de ser la mayor potencia económica mundial y un carraspeo provoca sismos financieros hasta en los más lejanos países.

Y tras el episodio del 25% de aumento a las importaciones chinas, el personaje continuó arrasando con sus súper poderes imponiendo esos aranceles a otros dos socios comerciales importantes, como Canadá y México, países a los que también había eximido en un principio.

Sin embargo, Trump, continúa haciendo declaraciones que abonan a una guerra comercial. El presidente estadounidense amenazó con imponer una tarifa de 20 por ciento sobre todos los vehículos importados de Europa. Y ante la ola de protestas dentro de Estados Unidos, por estas declaraciones, su única respuesta en su cuenta de Twitter fue: “Fabriquenlos aquí.”

No pienso en absoluto que China sea, en este símil, el superhéroe o el bueno de la película, pero sus afectaciones obviamente repercuten en todo el mundo. Por eso es preocupante que a partir del 6 de julio, Estados Unidos tiene previsto aplicar aranceles a 34 mil millones de dólares en productos chinos para castigar a Beijing por obligar a compañías estadounidenses a ceder tecnología a cambio de acceso al mercado de China y otros intentos para quitar del podio ganador a la tecnología estadounidense.  

Y, claro, no olvidemos el tema del petróleo. El aumento del precio del petróleo, para los países no productores es el equivalente a un sismo grado cinco. Y este se ha debido en gran medida al regreso de las sanciones contra el programa nuclear de Irán por parte de Estados Unidos.

Otra preocupación para varios países, sobre todo los que están en el grupo de economías emergentes son los créditos que originalmente provienen de Estados Unidos. Y todo se debe a que la Reserva Federal de Estados Unidos está aumentando las tasas de interés, atrayendo capitales del resto del mundo. El crédito más caro y un dólar más fuerte están presionando a países como Argentina, una nación que ya se encuentran bajo un fuerte estrés en materia económica.

En profundidad

Únase a la conversación