La capacitación constante como eje de la competitividad

0
anapaula.jpg

Por Ana Paula Poratelli, directora académica del IEEC.

Por

¿Cómo beneficia a una empresa la formación continua de sus empleados? ¿Puede realmente hacerla más competitiva? La respuesta es contundentemente un sí. En efecto, la capacitación continua de los empleados de cualquier organización tiene muchos beneficios para todos los involucrados, que derivan finalmente en mayor competitividad, entendida ésta como la capacidad de seguir creciendo y generando ganancias, aún en mercados altamente complejos y con muchos competidores buscando los mismos objetivos.

En la medida en que el personal de una organización se mantenga actualizado y adquiera progresivamente nuevos conocimientos, competencias y habilidades, más fácilmente podrá adaptarse a los cambios y responder a los desafíos externos. Si las personas se capacitan, mejoran la calidad del trabajo que realizan, y cuando la empresa se expande pueden ayudar a hacer crecer el negocio, optimizando sus condiciones de empleabilidad.

Pero también, la actualización formativa constante permite obtener las herramientas necesarias para gestionar una dinámica productiva y laboral cambiante y dinámica, en un marco de consolidación de la Cuarta Revolución Industrial, impulsada por el crecimiento de la inteligencia artificial en todos los sectores.

Además, la capacitación permite la construcción y el desarrollo de equipos altamente motivados y leales a la empresa, y profesionales listos y preparados para reemplazar a quienes eventualmente se desvinculen de la organización. Aunque más importante aún, es que un grupo de empleados bien entrenados y actualizados siempre impresionan bien a los clientes, a través de la alta calidad en el servicio que presta una compañía.

Para lograrlo, hoy contamos con diversas modalidades formativas. Tradicionalmente las empresas han optado por enviar a sus empleados a realizar estudios en universidades o centros externos, o han impulsados procesos de capacitación in-company.  Sin embargo, con la aparición de nuevas las tecnologías y métodos más modernos y dinámicos de aprendizaje, la formación continua corporativa se enfoca en sistemas más flexibles, más efectivos y menos costosos.

Veamos algunas claves a considerar en el desarrollo de un proceso de capacitación:

1. Priorizar la orientación del personal: es importante que la orientación de cada empleado en sus primeros días en el trabajo se realice en forma efectiva. Es crucial para su correcta incorporación al flujo laboral de una empresa que su inducción sea exitosa. Cada nuevo integrante de un equipo debe aprender cuáles son los objetivos y metas de la organización, y entender cómo puede participar en la búsqueda del éxito desde su aporte personal. En la orientación deben estar involucrados los líderes corporativos, desde el Gerente General hasta los supervisores de cada área. En forma individual es importante dejar bien establecidas las expectativas que la organización tiene de cada colaborador.

2. Desarrollar una cultura de formación continua. Es importante seguir incorporando habilidades, competencias y conocimientos en forma permanente, para poder ayudar a los empleados, en particular, y a los equipos, en general, a adaptarse a los cambios inevitables que se irán planteando en su ámbito de responsabilidad dentro de una organización. Más aún, cuando el incremento de la presencia de la inteligencia artificial en todas las industrias y sectores, se consolida rápidamente, obligando a la reconversión profesional de las personas varias veces a lo largo de su vida laboral, para garantizar su empleabilidad.

3. Incorporar estrategias de e-Learning: Según estadísticas de Ernst & Young, se estima que el 25% de las personas que dejan un trabajo voluntariamente, lo hacen por falta de capacitación. Muchas veces la falta de un plan adecuado de formación está relacionada con una elección de una modalidad no adecuada para las necesidades de una organización y las dinámicas de actualización profesional más efectivas para los tiempos actuales. El mundo se enfrenta a nuevos desafíos, en un mercado dinámico y muchas veces impredecible, en el que la modalidad de aprendizaje online constituye una solución eficiente, ya que permite acceder a la capacitación en el momento exacto en el que se la requiere y desde múltiples dispositivos (incluso desde un smartphone). Además, cuando los cursos están diseñados con un buen sustento pedagógico, están sintonizados con los requerimientos que las empresas exigen a sus profesionales, se encuentran orientados a criterios de movilidad y ubicuidad, y son de calidad, el e-learning brinda grandes resultados, mejorando la performance y bajando los costos de entrenamiento.

El aprendizaje online implica tener acceso a propuestas educativas que permitan mejorar nuestro desempeño, en cualquier lugar el mundo y a toda hora. Iguala oportunidades para personas que no pueden desplazarse por discapacidades físicas, por restricciones de su vida cotidiana, por falta de presupuesto o por limitaciones geográficas. Permite a las empresas llegar a todos sus empleados con capacitación y entrenamientos de primer nivel y estandarizados, sin que desatiendan sus responsabilidades diarias. Además, es el futuro que ya llegó, tan prometedor como inevitable. 

Dice Robert Ubell, vicedecano de Online Learning de la NYU School of Engineering: "Las nuevas tecnologías nos permiten usar eLearning de tal forma que es más participativo y más efectivo. Quien no aprovecha el aprendizaje virtual se está quedando fuera del mundo".

Ahora bien, ¿cómo está impactando el e-learning en las empresas?:

  • El e-learning es una manera más rápida de aprender y adquirir competencias, y más accesible desde el punto de vista económico. Ernst and Young asegura que la modalidad ha ayudado a disminuir los costos de capacitación en las empresas en un 35%.
  • Se espera que el uso de los MOCCs (Massive Open Online Courses) aumente un 28% en los próximos dos años. Todas las empresas de Fortune 500 utilizan e-learning, en mayor o menor medida, para capacitar empleados y clientes
  • Se estima que el 25% de los empleados que renuncian a un trabajo lo hacen por falta de capacitación y entrenamiento adecuados. La capacitación online asegura la posibilidad de que todos los colaboradores de una organización accedan a una formación de calidad.
  • Las empresas que utilizan herramientas de e-learming generan un 26% más de ganancias por empleado.
  • Actualmente más de 3 millones de estudiantes en los Estados Unidos toman clases exclusivamente online.  Este número es mayor que el total de alumnos universitarios en toda Francia.
  • El crecimiento global de e-learning es impactante: 77% de las empresas norteamericanas ofrecen cursos online en sus programas de desarrollo profesional, más de 3.000 empresas europeas hacen lo mismo, y de las 140 empresas de capacitación online existentes en India, 100 fueron fundadas en los últimos 3 años.
  • Se estima que para 2019 el 50% de las clases universitarias en el mundo serán online.
  • Finalmente podemos decir que el mercado mundial de e-learning móvil superará este año los 12 mil millones de dólares.

Las nuevas generaciones demuestran estar ansiosas por trabajar en lugares donde el incentivo no es únicamente el sueldo. Buscan ámbitos laborales que ofrezcan la posibilidad de aprender nuevas tareas, asumir desafíos profesionales y adaptarse al cambio constante que plantea el sistema productivo y el ecosistema laboral. 

Al invertir en la capacitación de sus empleados las empresas muestran su compromiso con ellos. Además, cuanto más entrenamiento se ofrece a los equipos de trabajo, menos supervisión se necesita, lo cual libera a los gerentes de determinadas tareas de control, para enfocarse en el desarrollo del negocio y el aumento de las ventas. 

Más clientes, nuevos negocios y mayores ventas son justamente las claves que llevan a una mayor competitividad en los mercados actuales, que tanto nos desafían.

*Ana Paula Poratelli es directora académica del IEEC, la Escuela de Supply Chain Management y Logística*

En profundidad

Únase a la conversación