Management

El error como motor para la evolución de las empresas

0
walter-brizuela_1.jpg

Por Walter Brizuela, consultor y asesor de empresas.

Por

El error está presente en toda actividad productiva humana y las organizaciones trabajan intensamente para minimizarlos debido a la pérdida de eficiencia y dinero que provocan. En mi experiencia profesional, he podido corroborar que el margen de error tiende a cero para las compañías que se consideran altamente eficientes.

Asesorando a una empresa, le propuse implementar un sistema para minimizar errores e incrementar la productividad, reconociendo con premios en dinero a las ideas que permitieran disminuir sus costos. Esas ideas no tardaron en llegar desde los distintos sectores, produciendo la reducción de costos esperada, una notable mejora de la eficiencia y el rendimiento económico, y un descenso de las equivocaciones.

Teniendo en cuenta que el error es intrínseco al ser humano, las empresas pueden:

  • Implementar sistemas que premien la equivocación “reparada” o “re convertida” en un proceso positivo y sano, en pos de disminuir los márgenes de error para ser altamente eficientes.
  • Desarrollar programas de capacitación basados en simulaciones, para evaluar niveles de respuesta y precisión, y detectar potenciales errores, antes de que estos ocurran en la vida real.

Al producirse el error, si son analizadas sus causas y las consecuencias que provoca, puede convertirse en un elemento aleccionador para ajustar procesos e incorporar enseñanzas, convirtiéndose en una oportunidad de crecimiento para la organización.

La clave está en cómo reaccionar, para transformar los errores en un impulso positivo, más allá que la aceptación de equivocaciones sea inexistente en la organización.

La tolerancia a los errores en las empresas, suele ser como la tolerancia a la frustración en las personas que desean evolucionar. No se toleran, pero hay que aprender a convivir con ellos.

En el plano individual, aceptar una equivocación como aprendizaje, es el primer paso hacia el progreso. Es de esperar, por lo tanto, que los errores en las compañías se conviertan en uno de los motores de su propia evolución.

Invertir dinero en un sistema de medición y premiación de los errores es un gran negocio para las organizaciones que aprenden.

En profundidad

Únase a la conversación