Management

Crowdsourcing: una ola que debemos surfear

0
mario-araya.jpg

Por Mario Araya, Gerente General de Kibernum.

Por

Hace poco más de cinco años que el término Crowdsourcing se viene escuchando cada vez con más fuerza en la industria TI. La posibilidad de optar a un puesto de trabajo con más libertad y flexibilidad ha permitido sumar cada día más adeptos, en tanto las empresas del sector han visto esta opción como una buena forma de reducción de costos y disponer de los mejores profesionales disponibles, sin importar su ubicación geográfica.

En términos simples, podríamos definir al Crowdsourcing como la convocatoria abierta y flexible que una organización realiza a un grupo indeterminado de personas, para que desarrollen un proyecto en particular, den soluciones a problemas complejos o aporten nuevas ideas o visiones.

En síntesis, el Crowdsourcing consiste en externalizar tareas que tradicionalmente realizaban colaboradores de la empresa, dejándolas a cargo de un equipo idóneo de personas que puede incluir aficionados que trabajan en su tiempo libre, profesionales especializados o pequeñas empresas de nicho.

De esta forma, el método permite a las organizaciones reducir costos, ahorrar tiempo, generar ideas innovadoras y compilar una gran variedad de propuestas de alta calidad; además a instar a las personas a ser más naturales y receptivas, al no estar siendo juzgadas o examinadas físicamente.

Una vez que los proyectos desarrollados concluyen, las mejores soluciones propuestas pasan a ser de la entidad que planteó el problema y, en ocasiones, las personas que presentaron esas soluciones son recompensadas con dinero, premios o reconocimientos. En otras, sólo queda la satisfacción personal del deber cumplido.

Esta característica del Crowdsourcing revela los cambios que la tradicional relación empresa-colaborador está experimentando hoy en día, y que más allá de que puedan calificarse como positivos o negativos, las organizaciones debemos considerar si queremos continuar creciendo y desarrollándonos.

En la actualidad es Estados Unidos el que lleva la delantera en este ámbito, con una gran variedad de empresas que han decidido implementar el Crowdsourcing a su negocio. Sin embargo, hoy se acerca a pasos agigantados a América Latina, convirtiéndose en una ola que debemos surfear.

Estamos siendo testigos de cambios inminentes que llegaron para quedarse y es por esto que debemos estar atentos. El Crowdsourcing nos plantea grandes desafíos y nos insta a integrar la sabiduría del pasado con las mejores tecnologías de hoy.  

En profundidad

Únase a la conversación