Buscar trabajo en tiempos turbulentos

0
idelberg.JPG

Por Guillermo Edelberg, profesor emérito de Incae Business School.

Por

Al comienzo de mis estudios de posgrado en Estados Unidos cursé dos materias dictadas por sendos economistas. Uno hablaba sobre fluctuaciones económicas; el otro, sobre economía de empresas. Recuerdo un par de comentarios. El primero dijo lo siguiente: "No se puede afirmar que las fluctuaciones económicas vayan a desaparecer, pero si llegasen a tener lugar, sus consecuencias no van a ser tan graves como las de la Gran Depresión. Ahora contamos con mejores herramientas para manejar la economía". El segundo: "El desempleo va a aumentar si se produce una recesión, pero a ustedes no los va a afectar dado el nivel de educación que poseen".

El primer comentario parece mantener, al menos hasta ahora, su validez. El segundo parece ser discutible. Distintas publicaciones han detallado las vicisitudes que padecen para conseguir trabajo, los egresados o los próximos a egresar tanto de las licenciaturas, como de los Masters en Administración en Estados Unidos.

Por ejemplo, los servicios financieros. Como no es de extrañar, ante la magnitud de la crisis constituyen una de las áreas que induce a modificar los planes de los jóvenes. Un artículo publicado en The Boston Globe señaló que si bien el 44% de la promoción de MBA graduados en la Harvard Business School, en mayo de 2008, había conseguido trabajo en dicha especialidad, un año después los puestos en finanzas para los cuales las empresas pensaban reclutar graduados en esta casa de estudios habían disminuido el 40%, mucho más que el porcentaje similar para el conjunto de las especialidades. Los números en otras escuelas fueron parecidos. No va a ser fácil conseguir un puesto en banca de inversión con un suculento salario en una empresa de Wall Street.

¿Dónde buscan trabajo hoy los jóvenes egresados? Una guía la proporcionan las áreas en las cuales las oportunidades aumentan en lugar de disminuir. Por ejemplo, el cuidado de la salud, la educación y los servicios sociales. Hay jóvenes a los que les atrae la posibilidad de desempeñarse en una organización sin fines de lucro y otros a los que les parece apropiado iniciar una actividad por cuenta propia. También está extendida la noción que ésta es una buena época, como sucedió durante la crisis de las punto.com, para inscribirse en un máster, tal vez de dos años, con la esperanza de que al graduarse haya mejorado la situación y sea más fácil conseguir trabajo en el país o el exterior.

Un artículo en The Wall Street Journal, observó que numerosos egresados de masters, ante la dificultad de cambiar de especialidad como era factible hacerlo al término de sus estudios, buscaban trabajo y eran reclutados para trabajar en la especialidad que ejercían antes de comenzar sus estudios de posgrado.

¿Qué carreras prevalecerán en los próximos años? The New York Times ofreció algunas señales. Para desentrañar el futuro indicó que tal vez ayuden estas fuentes de información: las preferencias de los jóvenes al inscribirse en las escuelas de posgrado o en los cursos de las licenciaturas; los resultados de los servicios de empleos de distintas universidades, y los comentarios de estudiantes y profesores.

Una nueva tendencia parece estar surgiendo. Se nota una preferencia, además de las ciencias y la enseñanza, por los servicios públicos y el empleo en reparticiones gubernamentales. Se escucha a estudiantes de Administración decir que los atrae la posibilidad de dejar su marca en la cambiante relación empresa-gobierno.

Al igual que en los Masters en Administración, se observa un aumento en las solicitudes de admisión en las escuelas de gobierno y políticas públicas. A la vez, la nueva administración gubernamental tiene como objeto duplicar las inversiones en ciencias básicas y triplicar el número de fellowships. La administración pública, se observa, ofrece mayor estabilidad en el empleo y existe la expectativa, ante los programas de salvamento encarados en los últimos tiempos, de un aumento de los empleos disponibles. A lo que deben sumarse los programas que se piensan encarar en las áreas de energía, medio ambiente y salud.

En profundidad

Únase a la conversación