Economía

Los Efectos Económicos de la Migración en el País de Destino. Los Beneficios de la Migración Mexicana para Estados Unidos

Autor
Institución
BBVA
Fecha de publicacion
Formato del archivo
PDF
Idioma
Español
Tipo de documento
Papers

Una revisión de los salarios que ganan los mexicanos en tierras estadounidenses. 

Cuando se mide el impacto económico de la migración, uno de los aspectos positivos es lo que gana el país de origen de los migrantes. Sin embargo, poco se revisa cuánto gana el país al que llegan.

En este documento además de describir algunos de los posibles impactos negativos, que algunas investigaciones han argumentado y analizado ampliamente de forma empírica, se señalan ciertos efectos benéficos potenciales que la migración puede generar en los países de destino. Se presenta evidencia de algunos de los efectos benéficos que Estados Unidos ha tenido con la migración mexicana.

Comúnmente se argumenta que la migración tiende a elevar en el país de destino las tasas de desempleo y reducir los salarios de los trabajadores nativos. Lo primero debido a que los migrantes incrementan la oferta laboral y compiten por los puestos de trabajo con los trabajadores nativos y con ello algunos de éstos pueden ser desplazados. También se argumenta que los migrantes en general están más dispuestos a aceptar condiciones laborales inferiores, entre ellas, menos prestaciones laborales y menores remuneraciones, con lo que los trabajadores en el país de destino también pueden verse obligados a aceptar menores ingresos, lo cual ocasiona que en general los salarios se reduzcan.

En general, la emigración se suele observar de los países en vías de desarrollo a países desarrollados; estos últimos concentran el 60% de la migración mundial. Los países desarrollados tienden a presentar tasas de natalidad y mortalidad relativamente bajas, con lo cual se puede presentar en ellos un envejecimiento de la población, en términos relativos más acelerado. 

Las estimaciones de la División de Población de las Naciones Unidas señalan que en las regiones más desarrolladas, casi una quinta parte de la población tenía 60 o más años en el 2000; para 2050, se espera que esta proporción sea de un tercio

En las regiones menos desarrolladas sólo el 8% de la población tiene actualmente más de 60 años y se espera para 2050 que las personas en edad avanzada representen una proporción similar a la alcanzada por los países desarrollados en el año 2000, es decir de 30%.

De los 10 principales países receptores de migrantes: Estados Unidos, Rusia, Alemania, Ucrania, Francia, Arabia Saudita, Canadá, India, Reino Unido y España, en 8 de ellos la tasa de dependencia en edad adulta se incrementará en más de 2 veces entre el año 2000 y el 2050 y en 5 de ellos ese indicador sería de al menos 40% en el 2050, de acuerdo con proyecciones de la División de Población de la ONU, 2009.

En relación a los efectos positivos sobre la política fiscal y monetaria, en general, los flujos migratorios fluctúan en el mismo sentido que el ciclo económico. En épocas expansivas se aceleran y en épocas de recesión se reducen. Con ello pueden potenciar los efectos de la política fiscal y monetaria. Veamos por qué.

Si la migración incrementa la oferta de trabajo cuando más se requiere, contribuye a acelerar la
velocidad a la que se expande la economía favoreciendo el quehacer de la política fiscal. Además, cuando la economía crece los precios tienden a elevarse dado que en general los insumos no se incrementan rápidamente.

La inmigración hace, en cierta medida, que esto último no sea una restricción. Al incrementar la oferta laboral la inmigración genera que los costos laborales tienden a mantenerse relativamente estables sin generar presiones sobre los precios, con lo cual se puede relajar el endurecimiento de la política monetaria.

La migración de México a Estados Unidos ocurre principalmente por factores económicos. Contrario a lo que tradicionalmente se señala que es la falta de oportunidades en México lo que principalmente estimula la migración mexicana al vecino país del norte, los resultados aquí mostrados evidencian que la demanda de empleo en Estados Unidos tiene mayor importancia desde un punto de vista del ciclo económico que el desempleo y la falta de oportunidades en México y que los diferenciales salariales entre ambos países, que parecerían determinantes menores pero aún suficientemente importantes.

Constantemente se argumenta respecto a los beneficios que México ha tenido con la migración. Que son indudables y que han ayudado a las familias a mejorar su perfil de ingreso y de acceso a diversos servicios, como la educación. No es discutible que ha habido impactos positivos. No obstante, poco se ha estudiado respecto a los beneficios que la economía estadounidense ha tenido con la migración mexicana. Como aquí se muestra, los migrantes mexicanos han sido importantes contribuidores en el nivel de desarrollo que actualmente tiene la economía de Estados Unidos.

En los últimos años los migrantes mexicanos han incrementado su importancia en el sector laboral estadounidense. Han permitido satisfacer la demanda de empleo en algunos puestos de trabajo surgidos a partir de la salida de trabajadores nativos de Estados Unidos. Actualmente por cada migrante mexicano ocupado existen 4 estadounidenses pensionados. Además, existen otros elementos que aportarán los migrantes como el pago de impuestos que permitiría mantener muchas de las actividades que el estado proporciona a través de bienes y servicios públicos.

Descargar documento
En profundidad

Únase a la conversación