Management

La Sociedad del Conocimiento, el Moderno Sujeto Laboral y el Desarrollo de Talentos

Autor
Institución
Universidad del CEMA
Fecha de publicacion
Formato del archivo
PDF
Idioma
Español
Tipo de documento
Papers

Se estudia cómo los trabajadores han contribuido al progreso de las organizaciones.

Este documento, a cargo de Cristina Minolli, hace un recorrido de la era agraria a la revolución industrial, de ésta a la sociedad de la información, tratando finalmente en la actual sociedad del conocimiento y poniendo en relación las características de los distintos sujetos laborales que sirvieron a los diversos paradigmas.

En este contexto, más que nunca puede decirse con Christophe Dejours que “hay un desfasaje irreductible entre la tarea prescrita y la actividad real del trabajo. La elaboración de la organización real del trabajo implica entonces apartarse de la letra de las prescripciones y pasar por “interpretaciones”. Es necesaria entonces la cooperación del nuevo sujeto laboral para proceder a obtener la riqueza que asegure el progreso. Esta cooperación tiene que ver con la libertad de los sujetos y con la confianza de la organización. La cooperación es la contribución específica e irremplazable de los trabajadores, siendo dicha contribución abonada por el deseo de cada sujeto, por lo que de lo que se trata es de que no se refrenen sistemáticamente las iniciativas y los deseos de cada quien de aportar una contribución, es decir que no se lo tenga al sujeto laboral como un “ejecutante estricto”.

Entre algunas de las conclusiones está el que es posible encontrar que el concepto de riqueza, atraviesa transversalmente tanto la historia como las diversas culturas, constituyéndose así en un hilo conductor a través del cual pueden abordarse los cambios de paradigma asociados al progreso que van de la economía agraria a la sociedad del conocimiento.

Cuatro grandes paradigmas pueden mencionarse en este sentido, a saber: la era agraria, la época de la revolución industrial, el período de la sociedad de la información y el actual paradigma de la sociedad del conocimiento, cada uno de los cuales se asentó en una idea particular de producción de riqueza y por ende de consecución de progreso. La era agraria basaba la generación de riqueza en la posesión de la tierra ya que ella otorgaba una importante ventaja a quienes la poseían frente a aquellos que no eran propietarios de una porción de suelo, debido a que la tierra era el factor productor de ingresos por excelencia.

Descargar documento
En profundidad

Únase a la conversación