Gestión de Carrera

Terminé mi curso: ¿quién me consige un empleo?

graduados.jpg

Con un diploma en la mano y varias interrogaciones en la cabeza, muchos de los profesionales se sienten perdidos a la hora de dejar la vida académica e iniciar una carrera.

Por

Si preguntamos a cualquier niño lo que quiere ser cuando crezca, será bastante probable que la respuesta la tenga en la punta de la lengua. Los pasos a seguir para conseguir una carrera brillante puede ser descrito más fácilmente de esta forma: escuela, facultad, empleo de los sueños. Dejando de lado la imaginación, las cosas no son tan simples. Cuando, en vez de la bicicleta, los dibujos animados y la tarea de la casa, las prepocupaciones son la realización personal, profesional y económica, encontrar un rumbo es el mayor obstáculo para muchas personas.

Cuando dicen que sin un diploma es difícil conseguir un futuro en la vida, parece que al obtenerlo todo será fácil. Hermoso engaño. No son pocos los profesionales que recién formados enfrentan el drama de no saber qué hacer. En esas condiciones, muchos tienen dificultad de conseguir empleo. Y entre los que tienen éxito, varios trabajan en áreas diferentes de las cuales se graduaron.

“El mercado parece, por el momento, no ser capaz de aprovechar a los estudiantes de los cursos superiores fomados en cada semestre. Además, muchos estudiantes que trabajan mientras estudian, prefieren continuar invirtiendo en las empresas en que actúan, aunque, en áreas de diversa formación académica”, explica Elizabeth Carvalho, directora de Grupos de Estudios de Asociación Brasileña de Recursos Humanos en Río Grande del Sur (ABRH-RS).

En el caso de los graduados en cursos multidisciplinares como Administración, la diversidad de campos en que se puede atrabajar es un aspecto favorable en la disputa por una vacante, sea en la búsqueda de pasantes o profesionales. “La flexibilidad del grado ayuda bastante”, explica Eduardo Oliveira, superintendente de Operación del Centro de Integración Empresa-Escuela- CIEE.

Para algunos recién formados, sin embargo, la variedad de opciones se traduce en dudas. “En administración, cada disciplina cursada es una área de actuación dentro de una empresa. Entinces, ¿cuál área seguir? ¿en qué especializarse?¿cuál área está teniendo más carencia en el mercado? ¿cuál es el perfil de los profesionales que las empresas están necesitando?”, se pregunta Cintia Patricia Santos concluyendo su graduación en Administración con habilitación en Márketing.

En la facultad

Planear la vida profesional incluso durante la graduación es un bien comienzo para minimizar las dificultades después del término del curso. “Es importante que el estudiante se familiarice con las opciones del mercado desde que está en la facultad, y para eso puede hacer mediante pasantías, visitas técnicas a empresas o con la participación en grupos de estudio, en los cuales toman parte también profesionales ya insertos en el mercado. Esto lo puede ayudar a construirse una idea más realista del ambiente profesional y de sus alternativas”, afirma Elizabeth.

La analista de proyectos Tatiane Oliveira sabe bien de la importancia de estas prácticas. “Fui pasante por dos años y, al final, fue contratada”, afirma mientras resalta que la experiencia fue un factor decisivo, porque en la mayoría de las empresas, es uno de los requisitos a la hora de contratar. De acuerdo con Eduardo Oliveira, del CIEE, “el índice de contratación de los pasantes brasileños es de un 64%, y sólo no es mayor porque, en el caso de las empresas públicas, es necesario concursar para que un profesional sea contratado”.

A la hora de buscar una actividad práctica durante la graduación, sin embargo, es necesario tomar ciertas precauciones para asegurar que no se generen consecuencias negativas para el futuro profesional. “En primer lugar, debe analizarse la compatibilidad con lo que se está estudiando, pues es la experiencia práctica en esta área lo que agregará valor cuando postule a las vacantes laborales. Después, se debe valorar si es posible conciliar esa actividad con los estudios”, resalta Eduardo Oliveira.

Con las prácticas o pasantías, los estudiantes pueden conocer mejor la profesión en que pretenden graduarse, por lo mismo es también una oportunidad de identificar que esa actividad es de hecho con la que quieren comprometerse profesionalmente. “Sugerimos que los alumnos conozcan las posibles áreas de desempeño laboral de su carrera con las cuales puedan tener realmente más afinidad o que les interese especializarse”, destaca Patrícia Bach, coordinadora de Selección de Pasantías en Link/ABRH-RS.

Con el diploma en la mano

Mantenerse presente en el mercado, incluso sin un empleo, es el primer consejo para los recién graduados. “Es fundamental no apartarse del entorno profesional, y participar de eventos que agreguen conocimientos y posibiliten mantenerse actualizado sobre oportunidades de trabajo o que generen experiencias interesantes. La recomendación es continuar enfocado y elaborar una agenda de acciones y compromisos para seguir activo en lo que se concreta el objetivo”, resalta Elizabeth, de ABRH/RS.

Activar el network en ese momento también es indispensable, pues es ese canal que que suele proveer la mayor parte de las propuestas de trabajo. “Después de la graduación, es importante remitirse a las redes de conocidos, allegados, colegas, amigos y familia, de donde pueden surgir oportunidades atractivas para el inicio de la carrera profesional”, completa Elizabeth.

Finalmente, la especialista indica que, de aparecer un chance, lo ideal es aceptar, incluso si no es lo que el egresado tenía en mente o deseaba. “El objetivo primordial en ese momento es ganar experiencia. Un proyecto desafiante puede proporcionar aprendizaje y va a otorgar valor al currículo, por eso debe ser cuidadosamente considerado”, destaca Elizabeth. La analista de proyectos Tatiane Oliveira constituye un ejemplo de alguien que siguió este consejo y le fue bien. “Comencé en un área totalmente diferente a mis estudios, pero luego tuve la oportunidad de evolucionar dentro de la empresa”, cuenta ella.

Antes de dar el sí, sin embargo, es preciso prestar atención a las trampas. En ese momento es importante tener cuidado de estar al tanto de la reputación del contratante. Asociarse con empresas o profesionales que no tienen buena fama en el mercado -o representan valores y métodos de trabajo cuestionables – puede pesar negativamente en el futuro.

Administradores.com.br

Únase a la conversación