Navegador Semántico

Categorías

Palabras Clave

Consejos para lidiar con un jefe difícil

Tener paciencia, madurez y tolerancia para reaccionar ante alguna provocación, son algunas de las recomendaciones que hacen los expertos.

Autor: Felipe Molina

10/11/2009
  • Promedio: 4.8 (8 votos)
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar

Santiago. Nadie quisiera toparse con personas difíciles. Evitar al vecino intolerante, al conductor neurótico o a la cajera apática del supermercado, es algo que cualquier ser humano buscaría hacer.

El problema surge, sin embargo, cuando aquel individuo complicado es imposible de evadir, y más aún, cuando se debe tratar a diario con él, cumpliendo objetivos, pero también estrictos mandatos.

Se trata del jefe difícil, aquella especie de ogro o demonio que nadie quisiera tener como superior, pero que inevitablemente puede aparecer más de una vez en la vida profesional. Según los expertos, este tipo de directivo se caracteriza por tener mal carácter, ser irritable, terco, intolerante e inflexible.

El jefe complicado nunca se muestra conforme con el alcance de los objetivos, ni se preocupa por crear un ambiente idóneo para que sus trabajadores puedan desenvolverse con todo su potencial.

Según los expertos, un directivo difícil se caracteriza por tener mal carácter, ser irritable, intolerante e inflexible.

Tratar con un superior difícil puede ser una ardua tarea. Y para ello, los expertos recomiendan tener la paciencia, madurez y tolerancia suficientes para reaccionar ante alguna provocación, o simplemente para ignorar actitudes desagradables. En ese sentido, lo primordial será que el empleado se centre en su desarrollo personal y autosatisfacción.

“Cuando se tiene un jefe difícil, el empleado debe tener la capacidad de estimularse de manera autónoma. Para ello, puede recurrir a satisfactores internos como el desarrollo profesional, personal o académico. Inclusive, ver esta situación como una oportunidad de crecimiento, un reto que lleve a la innovación y avance en lo profesional”, explica Diego Cardona, Decano de la Escuela de Negocios de la Universidad del Norte de Colombia.

Según Roger Marull, gerente general de Meta 4 Chile, es importante que el subordinado fije sus prioridades, a fin de cumplir con los objetivos que tiene definidos. “Los objetivos no deben estar centrados en las características poco positivas del jefe, sino más bien en los logros que la organización espera de él”, sostiene.

Acérquese a su jefe. Para conseguir un mejor trato de parte del superior, los especialistas aconsejan a los empleados tener buen rendimiento y mantener la independencia, cordura y pertinencia, sin alterar negativamente el clima organizacional. “De esta forma, el directivo -tarde o temprano- reconocerá el esfuerzo y dedicación de la labor, cambiando su actitud hacia el trabajador”, dice Marull.

Conseguir participar en la toma de decisiones, intentando un plan sutil e inteligente de manipulación y seducción, es otro objetivo alcanzable, según afirma Luis Felipe Calderón, académico de la Universidad Esan. “Con ello, el empleado descubrirá que ese jefe demonio, en el fondo, tiene una personalidad débil, que está dominado por muchos miedos y que su dureza externa no es más que un mecanismo de defensa al haber alcanzado su nivel de incompetencia en el cargo de jefe”.

Lo aconsejable, entonces, será encontrar la mejor forma de hacer que las propuestas y logros no sean vistos por ese directivo como una amenaza, sino como un apoyo ante esas debilidades. Por otro lado, siempre será recomendable mostrarse como un trabajador capaz, proactivo, dinámico, competente y dispuesto a trabajar en equipo.

Si finalmente ninguna estrategia funciona, los expertos aconsejan, como última salida, buscar un traslado interno a otra división o empresa, o abandonar aquel ambiente hostil.

“Si nada funciona, nunca será saludable continuar en un ambiente tóxico porque o sino, tarde o temprano, el empleado quedará contaminado”, concluyó Calderón.

  • Promedio: 4.8 (8 votos)
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar

Comentarios

Anónimo
29 June, 2013 - 10:08

A veces es difícil cuando la empresa está plagada de "amigos" que no tienen las competencias adecuadas para el puesto que desempeñan, y precisamente esa amistad la usan para ser además ineficientes, con la complacencia del jefe.

Anónimo
30 August, 2012 - 09:56

Cuando uno se enfrenta ante un jefe difícil, lo mejor es tomar una actitud de paciencia y sabiduría, la educación no pelea con nadie me enseño mi padre, ante todo cordura pero tener un jefe difícil, especialmente una mujer, que los problemas o frustraciones familiares los lleva al trabajo es complicado, pobrecita porque morirás engañada, por eso su rendimiento profesional no se superara jamás ...NO ABANDONARÉ MI TRABAJO POR NINGÚN MOTIVO.

Anónimo
29 June, 2012 - 20:38

Es muy dificil tratar con una persona así y a veces es gente envidiosa que al ver que uno hace bien su trabajo, conciente o inconscientemente tienen miedo de que les bajes la chamba, o solo quiere fastidiar por fastidiar. O es gente frustrada que quiere descargar sus frustraciones con uno o hasta causarte un daño psicologico o físico.

Es triste, pero a veces mas vale dejar el ambiente hostil, por la propia salud y tranquilidad emocional de uno, aunque esto sea como último recurso.

Anónimo
4 November, 2011 - 18:10

en realidad es un poco difícil ya que yo desempeño un trabajo que hacen los hombres: reparar relojes y tengo un jefe judío que no sé si sera por su cultura machista, pero hago todo lo que tengo que hacer, le tengo sus trabajos al día y no tolera eso, no sé cómo manejar esta situación, inclusive está tras inventar algo que le dijeron para decir que no hice bien mi trabajo, pero como yo todo lo que hago lo escribo en una libreta, no puede probar que un reloj lo devolvieron si era garantía, inclusive no me mira a los ojos como si el me tuviera miedo y yo trato de respetar hasta el último gesto que él haga con otros empleados, y a mi me encanta el trabajo que hago, en resumen creo que no tolera que soy MUJER Y REALIZO UN TRABAJO DELICADO QUE NORMALMENTE HACEN LOS HOMBRES, bueno seguiré trabajando, chao.

Anónimo
11 June, 2011 - 15:37

Me parecen atinados, pertinentes y útiles los consejos dados, pero hay jefes que no les interesa la eficiencia, sólo actúan por convicción política. Si tú no eres de línea nada de lo que hagas será valioso e importante para ellos, por lo tanto nunca tendrás la posibilidad de mejoras económicas o ascensos. Sólo aprovecharán tu esfuerzo para lograr sus objetivos propios.

Anónimo
9 June, 2011 - 09:16

Los consejos están muy bien, e incluso hay algo que estaba aplicando mal, y otros voy por buen camino, pero gracias a esta lectura lo corregiré.

Entiendo que hay jefes que son súper difíciles, pero el país de donde soy, son más difíciles los empleos. No creo que sea una solución dejar el trabajo. Ese comentario no me ayuda.

Enviar un comentario nuevo

Nombre: Email: Sitio Web: