Navegador Semántico

Categorías

Personas

Compañeros indeseables: ¿cómo lidiar con ellos?

Contar hasta diez, tener paciencia, responder con indiferencia y poner límites, son algunas de las recomendaciones que hacen los expertos.

Autor: Florencia Sánchez

15/01/2010
  • Promedio: 4.3 (13 votos)
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar

El trabajo no sólo implica desempeñarse satisfactoriamente, sino también convivir y relacionarse de manera cotidiana con una múltiples personas. Sin embargo, en muchas ocasiones, los compañeros de labor no cumplen precisamente con el perfil ideal para entablar una relación armoniosa, transformando el ambiente en un escenario tenso y poco grato.

Quienes han tenido que compartir extenuantes jornadas con colegas desagradables, chismosos o egocéntricos, saben que esto no es una tarea fácil. Y aunque los conflictos entre compañeros son tan antiguos como el trabajo mismo, el mayor problema se presenta cuando la apatía, la falta de comunicación y la poca cordialidad llegan a límites intolerables, quebrantando las relaciones laborales.

Si bien es cierto que los problemas de convivencia se generan en todas partes, y que es iluso pretender llevarse bien con todo el mundo, los roces por incompatibilidad de personalidades, rivalidad natural, poder, competitividad, envidia o también por razones infundadas que poco tienen de razonable y comprensible, pueden debilitar la dinámica del equipo de trabajo e, incluso, llevar al fracaso los objetivos de la empresa.

“La persona que puede generar antipatía es aquella que carece, mayoritariamente, del apego de sus compañeros de trabajo, ya sea por posiciones egocéntricas, imprudencia o simplemente por algo que no se sabe que es, pero que con sus actitudes desmotiva al equipo, merma la creatividad y productividad que pudiera generarse”, explica Alfredo Luna, director administrativo de Centrum Católica.

Para enfrentar este problema, los expertos recomiendan buscar distintas soluciones. Una de ellas, es tratar de comprender si la antipatía del compañero tiene algún origen o motivación. “Una mala disposición en las relaciones se debe, habitualmente, a problemas personales o a insatisfacciones, por lo que es posible que enfrentando a la persona y preguntándole directamente el porqué de su actitud, ésta se pueda desahogar e ir cambiando su actitud gradualmente”, dice Luna. “Si no es posible, ya sea por lo distante de la relación o por cualquier otra razón, lo más adecuado es relacionarse lo estrictamente necesario, relativo sólo a lo laboral”, agrega.

Si siente que uno de estos días perderá la calma por culpa de un compañero indeseable, cuenta hasta diez y trate de comprender la reacción de su colega.

A juicio de Lorena Pérez, encargada del área de desarrollo de carrera, de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad Diego Portales, con compañeros antipáticos, lo aconsejable será ser políticamente correcto y diplomático, es decir, “saludar, mantener relaciones cordiales dentro de lo posible y mantener una relación de respeto, una distancia adecuada y enfocarse sólo en lo profesional”.

Si la antipatía es causada por un deseo de figurar, se debe responder con la indiferencia, explica el experto de Centrum Católica. En cuanto al compañero imprudente, es suficiente poner límites. “El tino, la tolerancia y la paciencia son las mejores consejeras para poder eludir la amenaza de los reyes o reinas de la simpatía”, afirma.

Revirtiendo la situación. Según los expertos, una buena opción para acercar a los empleados es realizar dinámicas grupales que estén fuera del contexto laboral, para distender y fortalecer las relaciones personales.

“En caso de que la antipatía se vuelva un problema, un consejo es conocer a esta persona en un plano más informal como paseos de la empresa, happy hours, cumpleaños, lugares fuera de la oficina, para ver si efectivamente hay algo que lo haga actuar de esa manera”, dice Pérez.

El apoyo de profesionales expertos en temas de comunicación y manejo de conflictos, también es de gran ayuda. Al igual que capacitar a los gerentes de recursos humanos para que gestionen mejor las relaciones laborales entre empleados, y tracen una estrategia de acercamiento con la persona non grata

“En ocasiones ,es necesario una posición de grupo para seleccionar a un interlocutor que sea admirado, respetado y que la persona generadora de antipatía escuche, para que hable con ella. Esta persona, antes de hacerle alguna sugerencia podría escucharlo, no sólo para que la persona generadora de antipatía reciba un consejo acertado, sino para que ésta se sienta acogida por la organización y se comprometa a un cambio significativo”, observa Luna.

En este sentido, el especialista agrega que una vez que se haya intervenido sobre el sujeto y se observe algún cambio, se podrán reforzar los vínculos al interior del equipo para promover la cooperación entre los miembros y, de esta forma, mejorar el ambiente en general. Pero si la antipatía, las faltas de respeto y las deslealtades persisten, es recomendable denunciarlas, a fin de recuperar la convivencia y evitar que las metas de la empresa se vean afectadas, al igual que la salud del resto de los compañeros.

“Si la persona en cuestión transgrede los límites o normas, o contamina el clima laboral, esto debe ser conversado con alguna instancia superior o jefatura”, sostiene Pérez.

Por último, si siente que uno de estos días perderá la calma o reventará de ira a causa de algún compañero indeseable, cuenta hasta diez, ármese de paciencia y trate de comprender la reacción de su colega. Pasar malos ratos por culpa de otros, podría terminar afectando su salud e, incluso, su desempeño laboral.

  • Promedio: 4.3 (13 votos)
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar

Comentarios

Anónimo
8 August, 2013 - 21:12

Encantado de poder tener el apoyo con conocimientos desde mi hogar, que sirvan para poder arreglar mis problemas laborales. Muy de acuerdo con muchos comentarios, en mi caso son ciertos.

cristina
17 February, 2013 - 21:12

Creo que cuando hay problemas de interrelación laboral, el gran culpable es el jefe del departamento o sección en donde trabajan las personas en conflicto, porque un verdadero líder o jefe interviene en forma eficaz y hasta con humor, para distender y encontrar nuevos caminos de entendimiento.

Pero lamentablemente, en muchas empresas, los jefes utilizan estas rivalidades o la fomentan para usar a los obsecuentes de turno y manipular a los empleados que se destacan por su desempeño y eficiencia. La maldad, la ignorancia y la brutalidad cuando llegan a lugares de poder hacen estragos con los empleados y con la empresa.

wil gar
8 January, 2013 - 15:59

todo requiere mucha, pero mucha paciencia, porque a veces dan ganas de pegarles su buen patin para que no molesten tanto, sólo Dio nos ayude con esto que tenemos que soportar a diario con gente que la verdad me ofenden con su sola presencia.

Anónimo
8 June, 2012 - 22:24

Este artículo me pareció de lo más interesante y me ha ayudado a ver una situación en perspectiva, gracias y me gustaría recibir más información acerca de estos temas.

Gracias y felicitaciones por tratar estos temas con tanto respeto y neutralidad.

Sue
21 April, 2012 - 11:25

Me ayuda mucho leer este tipo de páginas.

Saben mi hermana trabaja en una Municipalidad, en el área de Educación y Cultura y vaya a verse la clase de "gentuza" porque no puedo decir otra palabra que trabaja ahí. Le hacen la vida a mi hermana de cuadritos todo porque de verdad que ella se hace querer rápidamente por su trabajo, en tan corto tiempo y sin haber estado mucho en el partido político valió que le den una oportunidad ahi para que aplique sus conocimientos y deseos de que donde uno esté marque la diferencia para bien, para mejorar el lugar de trabajo y eso creo que les arde a éstas personas.

De verdad le dice por mi hermana: por favor ayúdame a colocar mas sillas para los participantes y responde: hazlo tú pues. O escriben cosas feas en las paredes de los baños, la secretaria le dice que cualquiera no va a venir a mandar en su oficina, porque su jefe más anda y confía en mi hermana y le pide que organice algunas actividades y coordine y eso le arde.

Son envidiosas, no soportan que alguien pueda ser tan dinámica como mi hermana. Yo la admiro y la respeto y me molesta mucho como gente así, en vez de avanzar juntos o aprender de esa persona, le quieren echar barro su trabajo y por ende malograr la gestión municipal.

No aman ni su trabajo, ni a la ciudad. Por mi parte yo tambien soy secretaria y trato cada día de mejorar y aportar cosas positivas a mi trabajo y motivar a mis compañeros. Lástima que la gente no quiera avanzar y por momentos se me quiere salir lo barrio como se dice aquí en la ciudad y darle una grana bofetada, pero sé que no lograré mucho de esa manera. Al contrario puedo empeorar las cosas.

Lo único que le he dicho a mi hermana es que busquemos otro trabajo para ella y se salga de esa olla de grillos.

Anónimo
27 March, 2012 - 15:19

En cierto modo concuerdo con el comentario del 13 de abril, ya que en mi caso, las jefas que manejan el lugar de trabajo no se hacen cargo de nada y por más que ellas mismas hayan visto la actitud de mi compañera de trabajo no son capaces de hablar con ella.

Ha cometido muchos errores, y se ha tomado atribuciones que no corresponden, y aún así sigue en el trabajo y sin cambio alguno, entonces a veces ¿de qué sirve hablar con el compañero o con los jefes si todo sigue igual?

Y para que a mi ya no me afecte me veo en la obligación de buscar otro trabajo, porque la que sale con el doble de trabajo o enojada, etc, etc, soy yo, y no me parece justo.

Aún así el informe no deja de ser bueno, ya que con paciencia hasta ahora no he perdido la cordura...

claudia tapasco buitrago
13 October, 2011 - 14:58

Me encanto, espero que todo lo que ustedes nos dan a conocer o a dar me lo puedan mandar al correo, muchas gracias.

Anónimo
28 September, 2011 - 15:39

Estoy de acuerdo, todo lo que hago o dejo de hacer, nada más están sobre mí, ya no sé qué hacer, un problema pequeño lo hacen grande, quiero un consejo por favor.

Anónimo
13 April, 2010 - 13:27

He leído este artículo y quiero aportar también mi opinión al respecto, más que nada por pura experiencia personal. No es tan fácil dominar situaciones como las referidas. A veces te encuentras con personas en la vida muy difíciles de tratar. Y si encima la empresa en la que estás es una empresa completamente dominada por el abandono y la desidia por la falta más absoluta de dirección (cosa que pasa ante todo en las empresas públicas, aunque también en las privadas, y yo señalaría particularmente las multinacionales...), denunciar puede hasta llegar a ser perjudicial para el propio trabajador. Y en casos especialmente críticos, si al trabajador le es posible, lo mejor es buscar un nuevo trabajo, porque aguantar puede no ser sano mentalmente.
Se puede ser diplomático, pero hay personas que ni con eso. Hay gente que convierte su trato cotidiano en un insulto personal y reiterado hacia todas las personas que considera débiles y que no se pueden defender; que equivoca la cordialidad con la injuria, al haber perdido toda noción del respeto, simplemente por ser personas probablemente afectadas mentalmente (son lo que ahora se da por llamar en psiquiatría como " psicópatas").
Este tema está cada vez siendo más analizado y estudiado en el ámbito jurídico y psicológico, y se conoce con el nombre de acoso moral o "mobbing". Se empieza a reconocer como fenómeno particularmente grave, que mina a las empresas por dentro y que provoca verdaderas pérdidas ecónomicas al conjunto de la sociedad, aparte de la multitud de "víctimas" que genera (me refiero a los compañeros de trabajo de los psicópatas).
Pienso que todas las personas que sufran o hayan sufrido acoso moral en el trabajo deben recurrir a un profesional lo antes posibles para su correcto tratamiento y denuncia, y no conformarse con la simple lectura de un artículo. Sé que este artículo es bienintencionado, y por eso en situaciones no especialmente graves puede ser tratado como un buen consejero, pero me temo que en otros casos resultaría enormemente insuficiente, así que yo lo que recomiendo es poner atención especial a las circunstancias.

Enviar un comentario nuevo

Nombre: Email: Sitio Web: