Emprendimientos
0
pexels-photo-66357.jpeg

5 tips para criar un niño emprendedor y exitoso

Es importante crear herramientas y estrategias básicas para que los niños puedan desarrollar un verdadero espíritu emprendedor.

Por

Es importante crear herramientas y estrategias básicas para que los niños puedan desarrollar un verdadero espíritu emprendedor.

Con frecuencia se dice que “nunca es demasiado tarde” para empezar, pero lo cierto es que, asimismo, “nunca es demasiado temprano”.

De acuerdo con The Harvard Graduate School of Education y la National Foundation for Teaching Entrepreneurship, “los jóvenes a quienes se les enseñan temas de emprendimiento muestran un cambio en su actitud y desarrollan una búsqueda positiva del éxito; asimismo, tienden a enfocarse más en logros académicos y profesionales, así como en el liderazgo".

Con los siguientes pasos, extraídos del libro Kidpreneurs de Adam y Matthew Toren podrás comenzar a cimentar el camino que lleve a tus hijos al éxito.

1. Permite que tu hijo exprese todas sus ideas

Algunos de los mejores productos y servicios surgen de las ideas más excéntricas o, aparentemente, imposibles. Así que no dejes que tu sentido paternal limite a tus hijos. Déjalos soñar en grande y expresarse.

2. Enséñales a enfocarse en sus metas

Todos los niños tienen grandes sueños. Así que enséñalos a formar el camino que los llevará a cumplir sus metas. Por lo pronto, escribirlos es ideal, pues es una manera de formalizarlos.

3. Enséñales que el fracaso es una oportunidad

Los emprendedores piensan diferente. Así que enseña a tus hijos a que cuando tengan algún fallo o tropiezo lo vean con ojos optimistas para encontrar nuevas oportunidades y soluciones al problema.

4. Invierte en ellos

Apoya a tus hijos para que logren sus sueños. Pero no sólo les des dinero y ya. Puedes enseñarles el valor del capital asignándoles tareas extra y un pago por ellas y conviértete en el cliente. Evalúa el servicio que tu hijo da (es decir, la forma en que realizó la tarea, pero sin regañarlo).

Las preguntas que debes hacerte

También, el Dr. Leonard Sax, en su libro The Collapse of Parenting, explica lo que se puede hacer para educar hijos exitosos. También presenta algunas preguntas que los padres necesitan responder día a día para lograrlo:

-¿Mis hijos saben que los amo?

Mostrarles que los amas no significa decírselo todo el tiempo o darles todo lo que quieran. Se trata de honestidad y madurez: que sepan que todo lo que haces es porque quieres lo mejor para ellos.

-¿Estoy actuando como un verdadero padre/madre?

Es cierto que debes dejar que tus hijos hagan algunas cosas que desean o que obtengan otras y tomen ciertas decisiones. Pero tampoco los trates como adultos. Debes actuar con la autoridad que tienes y enseñarles lo que en verdad es correcto.

-¿Estoy atento a la forma en que se involucran con la tecnología?

Además de cuidar que no visiten sitos inapropiados o de que se expongan a peligros, es importante evitar que desarrollen adicción hacia los dispositivos electrónicos. Y si el niño no quiere despegarse, recuerda que tú eres la autoridad.

-¿Mis hijos tienen toda mi atención?

Todos tenemos cosas que hacer. Pero es importante procurar espacios exclusivos para la familia. Estos pueden ser la hora para hacer la tarea, la comida o la cena, también cuando los llevas a la escuela puede funcionar y, por supuesto, los fines de semana.

-¿Festejo a mis hijos por todo?

Halagar, premiar o festejar a tus hijos por cualquier cosa no es bueno. Por ejemplo, está de más premiarlos si sacaron buenas calificaciones o condicionarles algún juguete o dulce si cumplen con su tarea, pues es su deber. Es importante enseñarles humildad para que sepan que no son príncipes ni princesas.

-¿Les enseño hábitos saludables con el dinero?

Enséñales el significado de la vida y que no todo gira alrededor del dinero.

-¿Los dejo ser niños realmente?

Ante todo, los niños son niños y debes dejarlos ser. Déjalos jugar, expresarse, reír y llorar cuando sea necesario. No quieras hacerlos crecer en un instante.

Foto: Pexels

En profundidad

Únase a la conversación